Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos
Lunes, 29 Adar 5777 / 27 Marzo, 2017
El Tehilím constituye un diálogo franco entre el hombre mortal y su Padre Celestial.

Tehilim Diario

Tehilim Diario

Capítulos 140-150

 E-Mail
Mostrar el texto en:
Capítulo 140
David compuso este Salmo contra sus difamadores, especialmente el principal conspirador, Doeg. Quien enfrenta un difamador debe recitar este Salmo.

Para el Director del Coro, un Salmo por David: Libérame del hombre perverso, protégeme del hombre de violencia que idea planes perversos en su corazón; todos los días ellos se reúnen para guerras. Afilan sus lenguas como una serpiente; el veneno de la araña está siempre bajo sus labios. Protégeme, Adonái, de manos del malvado, cuídame del hombre de violencia, aquellos que traman hacer tropezar mis pasos. Los arrogantes ocultaron una celada para mí, y sogas; tienden una red en mi sendero, colocan trampas para mí continuamente. Yo dije a Adonái: "(Tú eres mi Dios!" Oye, Adonái, la voz de mis súplicas. Dios, mi Señor, fortaleza de mi rescate, Tú resguardaste mi cabeza en el día de la batalla armada. No concedas, Adonái, los deseos del malvado; no concretes su plan, hazlo inasequible para siempre. En cuanto a la cabeza de quienes me acosan, que la falacia de sus propios labios los sepulte. Que caigan carbones ardientes sobre ellos; que los haga caer en el fuego, en fosas profundas, para nunca subir más. No dejes que el hombre infamatorio se establezca en la tierra; que la maldad del hombre de violencia lo atrape hasta derribarlo. Sé que Adonái librará el juicio para el pobre, justicia para el necesitado. Por cierto, los justos ensalzarán Tu Nombre; los rectos morarán en Tu presencia.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 141
Una importante lección: Se debe pedir a Dios que ayude a que la boca no exprese lo que no alberga el corazón, como el guardia que sólo permite abrir la puerta cuando es necesario.

Un Salmo por David: Adonái, Te he llamado, apúrate a mí; escucha mi voz cuando Te llamo. Establézcase mi plegaria ante Ti como incienso, el alzado de mis manos como la ofrenda de la tarde. Adonái, pon resguardo a mi boca, monta guardia sobre la puerta de mis labios. No inclines mi corazón a una cosa mala, a realizar actos en maldad, con hombres, hacedores de maldad; no me dejes participar de sus delicias. Haz que el justo me golpee con bondad y que me reprenda; como el aceite más fino, que mi cabeza no lo rehúse. Pues mientras tanto [vivo], mi plegaria es [para conservarme] de su daño. Pues sus jueces han tropezado a causa de su [corazón de] roca, aunque oyeron mis palabras y se complacieron. Como quien fragmenta y astilla [madera] sobre el suelo, así fueron nuestros huesos esparcidos a la boca de la tumba. Pues hacia Ti, Dios, mi Señor, están mis ojos; en Ti me refugio; no derrames mi alma. Protégeme de manos de la trampa que colocaron para mí, y de la celada de los que hacen el mal. Que los malvados caigan juntos en sus propias redes, hasta que yo pase.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 142
Una plegaria portentosa compuesta por David al ocultarse en la cueva y cortar el extremo de la ropa de Shaúl [demostrando que pudiendo matarlo, no lo hizo]. Dijo: "¿A dónde me dirigiré, dónde huiré? ¡Sólo puedo clamar a Ti".

Un maskíl de David, cuando estuvo en la cueva, una plegaria: Con mi voz clamaré a Adonái; con mi voz imploraré a Adonái. Derramaré mi súplica ante El; declararé mi angustia en Su presencia. Cuando mi espíritu se debilita dentro de mí, Tú conoces mi sendero. En la senda por la que camino, ellos han ocultado una celada para mí. Mira a mi derecha y ve, nadie hay que me conoce; todo escape se me ha perdido. A nadie le importa mi alma. Clamé a Ti, Adonái; dije: "Tú eres mi refugio, mi porción en la tierra de los vivos". Presta atención a mi cántico [de plegaria], pues he sido llevado muy bajo. Sálvame de mis perseguidores, pues son demasiado poderosos para mí. Saca mi alma del encierro, para que pueda reconocer Su Nombre. A causa de mí, los justos [Te] coronarán voluntad [Tú] cuando me tratarás con gracia.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 143

Un Salmo de David: Adonái, oye mi plegaria, presta oídos a mis súplicas. Con Tu fidelidad respóndeme, y con Tu rectitud. No vengas en juicio con Tu sirviente, pues ningún ser viviente será reivindicado ante Ti. Pues el enemigo ha perseguido mi alma; ha aplastado mi vida al suelo; me ha puesto en sitios oscuros, como aquellos que están eternamente muertos. Entonces se debilitó mi espíritu; mi corazón se consternó dentro de mí. Recuerdo los días de antaño; medité sobre todas Tus obras; hablé de la obra de Tus manos. Extiendo mis manos a Ti; como una tierra languideciente, mi alma [anhela] a Ti, sela. Respóndeme pronto, Adonái, mi espíritu se desvanece; no ocultes Tu rostro de mí, no sea que me asemeje a quienes desciende a la fosa. Déjame oír Tu bondad en la mañana, pues en Ti he confiado. Hazme conocer el camino por el que debo andar, pues a Ti he alzado mi alma. Sálvame de mis enemigos, Adonái. He ocultado [mis tribulaciones de todos, salvo] de Ti. Enséñame a hacer Tu voluntad, pues Tú eres mi Dios. Que Tu buen espíritu me conduzca en un sendero recto. En aras de Tu Nombre, Adonái, dame vida; en Tu rectitud, saca mi alma de la angustia. Y en Tu bondad, cercena a mis enemigos y elimina a todos los que oprimen mi alma, pues soy Tu servidor.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 144
Tras triunfar en todas sus batallas, David compuso este Salmo de alabanza a Dios.

Por David: Bendito sea Adonái, mi Roca, quien entrena mis manos para la batalla y mis dedos para la guerra. Mi fuente de bondad y mi fortaleza, mi alta torre y mi salvador, mi escudo, en quien me refugio; es El quien somete a mi pueblo a mí. Adonái, )qué es el hombre, que lo has reconocido; el hijo de un mortal, que lo tengas presente? El hombre es como un hálito; sus días como una sombra transitoria. Adonái, inclina Tus cielos y desciende; toca las montañas y se volverán vapor. Haz destellar un relámpago y los esparcirás; envía Tus flechas y los confundirá. Extiende Tus manos desde lo alto, libérame y sácame de muchas aguas, de la mano de forasteros, cuya boca habla falacia y cuya diestra es una diestra de falsedad. Dios, entonaré una nueva canción a Ti, te cantaré con un arpa de diez cuerdas. Aquel que concede victoria a reyes, El librará a David, Su servidor, de la espada maligna. Libérame y sálvame de mano de los forasteros, cuya boca habla falacia y su diestra es diestra de falsedad. Nuestros hijos son como retoños cuidados desde su mocedad, nuestras hijas como piedras angulares, modeladas a la manera de un palacio. Nuestros almacenes están llenos, desbordando toda suerte de alimento; nuestro ganado aumenta de a millares, creciendo de a decenas de miles en nuestros campos abiertos. Nuestros líderes soportan la carga más pesada; no hay quien produzca quebranto, ni hay mal informe, ni clamor en nuestras calles. Dichoso el pueblo cuyo destino es éste; dichoso el pueblo cuyo Dios es Adonái.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 145
Quien recita este Salmo 3 veces cada día con toda su concentración garantiza su parte en el Mundo Venidero. Por su eminencia, se compuso en secuencia alfabética.

Un Salmo de alabanza [pronunciado] por David: Te exaltaré, mi Dios el Rey, y bendeciré Tu Nombre para siempre. Diariamente Te bendeciré, y alabaré Tu Nombre para siempre. Grande es Adonái y sumamente ensalzado, y no hay limite a Su grandeza. Una generación a otra loará Tus obras, y el poderío de Tus acciones narrarán. Hablaré del resplandor de Tu gloriosa majestad y de Tus prodigiosos hechos. Ellos proclamarán el poderío de Tus actos imponentes, y yo he de contar Tu grandeza. Ellos expresarán el recuerdo de Tu abundante bondad, y cantarán acerca de Tu rectitud. Benigno y gracioso es Adonái, lento para la ira y de inmensa bondad. Adonái es bueno para con todos, y Sus misericordias se extienden sobre todas Sus obras. Adonái, todas Tus obras Te agradecerán y Tus piadosos Te bendecirán. Ellos declararán la gloria de Tu reino y acerca de Tu fuerza hablarán. Para dar a conocer a la humanidad Sus poderosos actos y la gloriosa majestad de Su reino. Tu reinado es reinado sobre todos los mundos y Tu dominio es en todas las generaciones. Sostiene Adonái a todos los que caen y endereza a todos los encorvados. Los ojos de todos miran expectantes hacia Ti, y Tú les das su sustento a su debido momento. Abres Tu mano y satisfaces el deseo de todo lo viviente. Justo es Adonái en todas Sus sendas y benévolo en todas Sus acciones. Próximo está Adonái a todos quienes Lo llaman, a todos quienes Lo llaman en verdad. El cumple el deseo de quienes Le temen, sus clamores oye y los salva. Adonái cuida de todos quienes Lo aman y a todos los malvados destruirá. Mi boca expresará la alabanza de Adonái y que toda carne bendiga Su santo Nombre para siempre.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 146
Este Salmo inspira al hombre a arrepentirse y hacer el bien durante su vida. No se fiará del mortal que ni puede salvarse a sí mismo, que súbitamente pierde el hálito de vida. En cambio, confiará en Dios, quien puede hacer lo que Le plazca.

Alabad a Dios, alaba a Adonái, alma mía. Cantaré a Adonái con mi alma; entonaré alabanzas a mi Dios con todo mi ser. No confíes en generosos benefactores, en hombre mortal, pues él no tiene la habilidad de salvar. Cuando su espíritu parte, él retorna a su tierra; en ese mismo día sus planes se tornan nulos. Afortunado aquel cuya ayuda es el Dios de Iaacov, cuya esperanza descansa sobre Adonái, su Dios. El hace los cielos, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos; El mantiene fielmente Su promesa para siempre. El hace justicia con los oprimidos; El da pan a los hambrientos; Adonái desata a los cautivos. Adonái abre los ojos de los ciegos; Adonái endereza a los encorvados; Adonái ama a los justos. Adonái cuida a los forasteros; El da fuerza al huérfano y a la viuda; y El tuerce la senda de los inicuos. Reine Adonái para siempre; tu Dios, Tzión, a través de todas las generaciones. Alabad a Dios.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 147
Este Salmo narra la grandeza de Dios y Su abundante benevolencia para con los seres que ha creado.

Alabad a Dios. Cantad a nuestro Dios porque El es bueno; porque El es grato, merece alabanza. Adonái es el reconstructor de Jerusalén; El recogerá a los dispersos de Israel. Sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas. Cuenta el número de las estrellas; a cada una de ellas da nombre. Grande es nuestro Amo y de abundante poder; Su comprensión no es mensurable. Adonái fortalece a los humildes; degrada a los inicuos hasta el suelo. Elevad en gratitud vuestras voces a Adonái, cantad con arpa a nuestro Dios. El cubre el cielo de nubes; prepara la lluvia para la tierra, y hace crecer hierba sobre las montañas. Da al ganado su alimento, a los corvatos que claman a El. No desea [a aquellos que confían en] la fortaleza del caballo, ni quiere a aquellos que se fían de [la rapidez de] los muslos del hombre. El desea a aquellos que Le temen, aquellos que ansían Su bondad. Alaba a Adonái, Jerusalén; Tzión, ensalza a tu Dios. Pues El ha reforzado los cerrojos de tus portales; ha bendecido a tus hijos en medio de ti. Ha hecho paz dentro de tus fronteras; del mejor de los trigos te sacia. Envía Su mandamiento a la tierra; muy célere corre Su palabra. Da nieve como la lana; desparrama la escarcha como ceniza. Arroja Su hielo cual trozos; ¿Quién puede sobreponerse a Su frío? El envía Su palabra y los derrite; hace soplar Su viento, y las aguas fluyen. Dice Sus palabras (la Torá) a Iaacov, Sus estatutos y ordenanzas a Israel. No ha hecho así con otras naciones, y ellas no conocen [Sus] ordenanzas. Alabad a Dios.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 148
El Salmista insta a alabar a Dios por Sus creaciones—superiores e inferiores—, que existen, todas, por la fuerza de Dios.

Alabad a Dios. Alabad a Adonái desde los cielos; alabadlo en las alturas celestiales. Alabadlo, todos Sus ángeles; alabadlo, todas Sus huestes. Alabadlo, sol y luna; alabadlo, todas las resplandecientes estrellas. Alabadlo, cielo de los cielos, y las aguas que están encima de los cielos. Que alaben ellos el Nombre de Adonái. Pues El ordenó y fueron creados. Los ha establecido para siempre, para todo el tiempo; emitió un decreto, no ha de violarse. Alabad a Adonái desde la tierra, monstruos marinos y todo [lo que vive en] los abismos; fuego y granizo, nieve y vapor, viento tempestuoso que cumple Su mandamiento; las montañas y todas las colinas, árboles frutales y todos los cedros; las bestias y todo ganado, reptiles y pájaros alados; reyes de la tierra y todos las naciones, gobernantes y todos los jueces de la tierra; mancebos como también doncellas, ancianos junto a niños. Alaben ellos el Nombre de Adonái, porque Su Nombre es sublimemente trascendental; [sólo] su brillo está sobre la tierra y el cielo. El realzará la gloria de Su pueblo, [incrementará] la alabanza de todos Sus fieles, los hijos de Israel, el pueblo cercano a El. Alabad a Dios.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 149

Alabad a Dios. Cantad a Adonái un nuevo cántico, [relatad] Su alabanza en la congregación de los piadosos. Israel se regocijará en su Creador; los hijos de Tzión se deleitarán en su Rey. Alabarán Su Nombre con danzas; con tambor y arpa, Le cantarán. Porque Adonái desea a Su pueblo; embellecerá a los humildes con salvación. Los piadosos se regocijarán en gloria; ellos cantarán sobre sus lechos. El enaltecimiento de Dios está en su garganta, y una espada de doble filo en su mano. Para hacer vindicación en las naciones, castigos entre los pueblos; para prender a sus reyes con grillos, y a sus nobles con cadenas de hierro; para ejecutar en ellos el juicio prescripto; honra será para todos Sus piadosos. Alabad a Dios.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 150
Este Salmo tiene alabanzas, aludiendo a los Trece Atributos de Misericordia con que Dios rige el mundo.

Alabad a Dios. Alabad a Dios en Su santidad, alabadlo en el firmamento de Su poder. Alabadlo por Sus poderosos actos; alabadlo conforme a Su abundante grandeza. Alabadlo con el son del shofar; alabadlo con arpa y lira. Alabadlo con pandero y danza; alabadlo con instrumentos de cuerda y flauta. Alabadlo con platillos resonantes; alabadlo con platillos altisonantes. Que todo ser que tiene alma alabe a Dios. Alabad a Dios.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.


Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Esta pagina en otros idiomas