Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Un Buen Corazón no Alcanza

Un Buen Corazón no Alcanza

 E-Mail

Cuando conversamos con la gente sobre la importancia de practicar los preceptos en nuestro día a día, muy a menudo la respuesta que recibimos es: A mí entender, lo más importante en la vida es tener un "buen corazón, ser honesto y correcto, respetar al prójimo, y no hacer daño a nadie; el resto es detalle". Infelizmente, a muchos les gusta hacer este tipo de afirmación; por eso voy a contar aquí una historia que responde muy bien a estos argumentos.

Era una vez una pequeña ciudad en la cual todos sus habitantes eran gente muy buena, todos tenían un buen corazón, mejor dicho, todos tenían un "corazón de oro".

El rabino de este poblado, - que ya se había cansado de hablar que sólo "buen corazón" no es el suficiente - resolvió enseñarles una lección de una buena vez. Fue al mercado de animales y compró un chivo, lo llevó a su casa, lo degolló y con mucho cuidado lo colocó en el medio de la calle sin que nadie se diera cuenta. Cubrió al chivo con una tela negra simulando que debajo de ella se encuentra el cuerpo de un recién fallecido y comenzó a llorar desconsoladamente. Mientras lloraba se lo podía oír decir en voz baja: "Era un Tzadik (hombre justo), jamás robó nadie, tenía un corazón de oro, nunca hizo daño a nadie; ¡ay! ¡ay! ¡ay!, que pérdida irreparable." No pasó mucho tiempo cuando ya había una multitud en vuelta del "difunto". Toda persona que pasaba por ahí y veía la tristeza del rabino participaba del luto por la muerte del "hombre justo". Después de que muchas lágrimas fueran vertidas por el alma del fallecido, llegó la hora de acompañar al cuerpo hasta su morada final, el cementerio judío en las afueras de la ciudad. A medida que pasaba el tiempo, el llanto aumentaba, pues había centenares de personas presentes.

Cuando bajaron el cuerpo a la fosa y retiraron la tela negra que lo cubría… para el espanto de todos, ¡era un chivo! Todos se quedaron atónitos. "¿Que broma es esta?" – decía un hombre. "¡Eso no se hace! ¡Llorando por la muerte de un chivo!" – gritaba una señora que había tomado parte en toda la ceremonia. "Si supiera que era un animal, no perdería mi precioso tiempo" – reclamaba la otra. El rabino entonces pidió la palabra y dijo: "Esperen un poco. Puedo ofrecer una explicación a todo esto. Al final de todo, este chivo siempre fue buenito, tenía un "corazón de oro" y nunca robó nadie. Además de ser honesto y correcto, ni siquiera habló mal de alguna persona, nunca trajo problemas a nadie. Eso es muy raro hoy día."

La moral de la historia es que, si un chivo, con sus limitaciones, "hace" todo que es bueno, nosotros, que poseemos una alma Divina, un potencial infinito, no debemos conformarnos solamente con el "corazón de oro"; es necesario que hagamos mucho más, y así seremos muy más felices y nos sentiremos mucho más realizados.

Por David Azulay
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
6 Comentarios
1000 Caracteres restantes
anita colombia 23 Mayo, 2014

Es preciso en nuestras vidas, tener muy claro en nuestra mente y corazón lo que estamos dispuestos a hacer por nosotros, el prójimo y el mundo. Reply

Wilson Flores LA CALIFORNIA 23 Mayo, 2014

Q Hashem les Bendiga. La verdad q si muchos pensamos q tener un buen corazon es suficiente, pero El ser judio debe de ser mucho mas q eso shalom baraha!. Reply

ZATZA BOGOTÁ, COLOMBIA via lubavitchcolombia.com 3 Agosto, 2012

Pues que a veces confundimos el ser buenos, con ser pasivos. Ser bueno implica defender al inocente, proteger al débil, ser valiente, arriesgarse, hablar cuando hay que hablar, callar cuando hay que callar.Ser fuerte, para que en esa fuerza se amparen los que no pueden. Decir la verdad, no ser cómplices con nuestro silencio ante un acto infame. Borgues decía: Bondad e inteligencia son inseparables.Ser bueno es acción no palabras. Reply

Ana Niza, Francia 12 Enero, 2012

la responsabilidad del día a día, las acciones en lo cotidiano siempre tienen que llevarnos a ser más
Una difícil tarea que nos llena de perspectiva y sentido al no conformarnos con nuestro ''buen corazón'' Reply

Gloria Pampa, Texas 2 Nov, 2011

Gracias por la leccion, porque yo como la gente de su historia, habia creido que el tener un buen corazon lo era practicamente todo.
Shalom Reply

silvia chavez quito, ecuador 26 Nov, 2009

que exactamente me faltaria hacer a parte de tener un corazon de oro Reply