Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

El Sanador

El Sanador

Finalmente aprendí lo que significa ser un médico

 E-Mail

Después de más de treinta años en la medicina, por fin he aprendido lo que significa realmente ser un médico.

León Friedman (nombre cambiado) se convirtió hace varios años en mi paciente. Era un superviviente del Holocausto, que luchó con sus recuerdos. Sí, sufrió depresión, y lo que algunos llamarían "culpa del sobreviviente". Había perdido a toda su familia y sufrió una odisea increíble de escondites, trabajo brutal en prisiones y, por último, los campos de concentración. A medida que envejecía, varias enfermedades le atormentaban. Lo vi con frecuencia por un problema u otro, a veces pensé que sólo quería hablar.

Su visita a menudo desafiaba mis habilidades para diagnosticar. Algunas de sus quejas eran claramente psicosomáticas, y en ocasiones, es difícil separar lo patológico de lo emocional. Fue cordial conmigo y mi equipo y parecía estar tranquilo con mi consuelo. Yo lo respetaba, también. No sólo sobrevivió horrores indescriptibles, fue capaz de construir una vida en Estados Unidos, estableció un negocio de metales, mantuvo un matrimonio feliz que produjo tres hijos amorosos e inteligentes.

Disfrutaba hablando con León sobre sus intereses en la política y la religión. Podía encontrar una referencia religiosa para casi cualquier situación. Cuando mis padres murieron, yo solía asistir a los servicios por la noche en la sinagoga, donde era un miembro. Él me saludaba y me llamaba su rofe, el término hebreo para el médico. Explicó que los judíos en todo el mundo rezan cada día por una refua shlema una curación completa de los enfermos.

Y entonces, cuando León tuvo una tos persistente, ordené una radiografía de tórax. Aunque no había evidencia de neumonía, la placa mostró nuevas sombras. Un seguimiento por TAC confirmó mi sospecha de posible linfoma. Debido a su avanzada edad, y porque la condición no causaba síntomas, León y yo estuvimos de acuerdo en ponerlo en observación. Un oncólogo coincidió.

Pero después de un año, León se quejó de una creciente fatiga y un malestar general. Pudimos obtener una biopsia de un ganglio linfático que, como yo esperaba, confirmó el diagnóstico de linfoma. Hablamos acerca de las opciones. Al principio, él estaba muy abatido y no quería hacer nada. Pero después de consultar con el oncólogo y su familia, estuvo de acuerdo en tratar con quimioterapia.

El tratamiento fue difícil. Se puso más débil. ¿Era el linfoma? Pensé, ¿o era la depresión? Muy pronto tuve la respuesta. León desarrolló una fiebre repentina y aguda y fue internado en el hospital porque se temía una infección.

Para mi consternación, mi hospital principal no tenía camas disponibles, un hecho demasiado frecuente, por lo que León fue transportado a través de la ciudad a otro centro. Yo sabía que iba a recibir una atención excelente, conocía el hospital y a los otros médicos que se ocupaban de su caso. Pero yo todavía estaba fuera del círculo de tratamiento.

Entonces, recibí una llamada angustiada del hijo de León. Parecía estar enojado conmigo por no haber garantizado la continuidad de la atención. Traté de explicarle que yo no era un miembro del personal del otro hospital, que había recibido algunos informes, pero que no podía estar involucrado en el cuidado diario de su padre. Por otra parte, le expliqué, me sentía confiado en sus médicos y que me podían llamar en cualquier momento.

Realmente no parecía satisfecho. Luego dijo: "Por lo menos podría haber llamado". Mi mente estaba entumecida. No puedo visitar a todos los enfermos que terminan en otro hospital. ¿Qué estaba diciendo? ¿Yo puedo llamar a todos mis pacientes en el hospital? León era un paciente leal, un hombre agradable, pero no era mi buen amigo. Él no era un familiar.

Estaba confundido, molesto, pero me mordí la lengua. Pensé para mis adentros que el hijo estaba emocionalmente angustiado porque su padre se hallaba enfermo, y probablemente moriría. La experiencia siguió fastidiándome en lo más recóndito de mi mente. Tuve sentimientos encontrados: rabia, ansiedad e incluso culpa.

Esa noche me decidí a llamar al oncólogo. Me enteré que el estado de León se estaba deteriorando y la esperanza se desvanecía. Llamé a la esposa de León y hable con ella de la situación por teléfono. Parecía satisfecha con mis explicaciones. Me dio las gracias por la llamada.

La semana siguiente fue agotadora, ocupado en la oficina y con pacientes de una residencia de ancianos, urgencias hospitalarias y las molestias habituales que los médicos enfrentan cada día, tales como papeles, irritantes llamadas de las compañías de seguros y similares. De alguna manera, encontré el tiempo de cruzar la ciudad para visitar a León en su habitación. La visita fue breve, pero él parecía muy contento. Salí contento pues había ayudado a levantar su ánimo deprimido.

Unos días más tarde, el oncólogo me llamó para decirme que una biopsia de médula ósea mostró que la quimioterapia había fracasado completamente. La fiebre fue causada por la enfermedad. Llamé a su mujer, pero atendió una de sus hijas. Yo le respondí a sus preguntas con sinceridad y claridad. Sentí que estaba involucrado en la atención de León en este momento al máximo de mi capacidad, a pesar de que fui relegado a un segundo plano por estar en otro hospital.

Esa noche, en el Shabat judío, León murió.

Fui a su funeral. Era un día frío de invierno, con nieve, y la asistencia era escasa. Con excepción de los hijos y nietos, no había parientes vivos. La mayoría de los amigos eran los miembros de su sinagoga. Escuché al hijo de León pronunciar un elogio fúnebre conmovedor, y conocí más anécdotas de su vida. Entonces el rabino habló. Comparó a León con la zarza ardiente en Éxodo, el arbusto que fue consumido, sin embargo, no murió. Dijo que la zarza no era sólo una señal de Di-s, una revelación a Moisés, sino también un símbolo de la durabilidad y resistencia del pueblo judío. Y León fue el ejemplo perfecto de un hombre que había sido golpeado por las adversidades, pero de alguna manera fue capaz de sobrevivir, y construir una vida nueva y fructífera.

Entonces el rabino dijo algo que me cayó como un dardo. Dijo que León tenía la extraña y admirable habilidad de ver lo bueno en otros. Ese comentario se quedó conmigo: la capacidad de ver lo bueno en otros. Luché con la observación del Rabino. Durante semanas este pensamiento y la experiencia telefónica con el hijo de León royeron mi conciencia.

Poco a poco, mis pensamientos se hicieron más lúcidos. Empecé a entender que tal vez el hijo de León sabía que su padre tenía un gran respeto por mí y que dependía de mí, y puede que me hubiera reverenciado como su médico. Para León, no era sólo su médico en el sentido de una persona a la que fuera a ver cuando no se sentía bien. Yo era su amigo, consejero y confidente. Era un "sanador", un "rofe"." Este hombre, que era tan bueno al ver la bondad en los demás, se sintió tan reconfortado por mis intervenciones y por mi presencia. Qué irónico que vio la bondad en mí que yo era incapaz de ver por mí mismo.

Los médicos están "atrapados" en las trivialidades de la práctica médica, la preocupación por las demandas legales, preocupación por el antagonismo de los pacientes y las familias. Nos olvidamos tan a menudo que nuestros pacientes nos respetan, se aferran a cada palabra que decimos, y dependen de nuestro asesoramiento y experiencia. Y muchos pacientes incluso nos veneran.

Ahora estoy decidido a abordar cada paciente de una forma diferente. Dado que mis pacientes me miran como alguien que sana, enseña, aconseja y consuela, debo a mis pacientes el responderles como alguien que aprecia la bondad que ven en mí.

Gracias, León por enseñarme esta lección.

Su rofe le desea la paz eterna.

Por Gene Ginsberg
El doctor Gene Ginsberg es experto en geriatría, ha pasado los últimos 31 años dedicado a la practica privada y publica de la medicina en hospitales y geriátricos, y al mismo tiempo enseñando a residentes e internos, en Allentown, Pa.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
6 Comentarios
1000 Caracteres restantes
maria Guanajuato,Mex. 15 Nov, 2014

Gracias Dr.Ginsberg por compartirnos su profunda experiencia,son de esas cosas que nos llegan tan dentro que dejan huella,no soy doctora ni enfermera ni mucho menos,pero cuando tenemos un encuentro con HASHEM y lo que es de EL, nos importan las almas y esto me anima a mantener y avivar ese interes,un fuerte abrazo! No se rinda. Gracias equipo JABAD por las sobreabundantes bendiciones que nos comparten y nos ayudan a servir mejor a nuestro ADONAY :)
Shabat Shalom! Para servirles, maria. Reply

Miriam Maracay Venezuela 12 Julio, 2013

Dios permita y guíe, a muchos médicos a leer la experiencia del dr, Ginsberg, para que apliquen la enseñanza de esta gran lección, tan necesaria hoy en día.

Shabat Shalom Reply

jose madrid, españa via jabadbarcelona.org 23 Marzo, 2012

he leido el articulo y los comentarios.Mi abuela era enfermera titulada en argentina, y me llevaba a antender a la gente, yo le ayudaba. Les digo que en esta y en todas las profesiones se puede poner algo de corazon y sentimiento en ello... pero frecuentemente elejimos sacarlo de ahi, no ponerlo, para que no nos haga mal, no nos haga sentir "involucrados". Anestesiamos cosas dentro y despues...... bueno, pues todo es rutina, un dia mas. Si vivieramos cada dia conectando con los demas... hasta en la informatica donde trabajo, pues todo seria distinto. No dire que lo logro pero lo intento intentar cada dia mas, y si uno lo hace, otro lo hara y sera una cadena, aqui la cadena la comenzo el paciente y la transmitio al medico que se la transmitira a otro medico y asi ha hecho el Mundo el Creador, de esta manera lo ha estructurado. Bendito sea Su Nombre por Siempre. Amen, Selah Reply

Francisco guatemala, guatemala 11 Diciembre, 2011

Hola Soy mèdico, y es verdad que muchas vecs los médicos no vemos al paciente con el tiempo y las atenciones que el se merece. Sin embargo en este tiempo tambien a nosotros los médicos nos han dejado de ver como lo que somos. No estoy culpando ni a los pacientes ni a los médico. Es necesario que cada uno reconozca su papel. Al decir esto me refiero a que el médico debe atender a sus pacientes con todo el cuidado y solicitud que se merecen, que el paciente respete la autoridad de su medico, en cuanto al conocimiento que le ha sido otorgado, que los colegas se rspeten en cuanto a que ejercen una misma profesión (una muy hermosa por cierto). Que los medicos de mayor experiencia respeten a sus discipulos y les animen con afecto y cuidado. Cada uno debe cuidar de si mismo y saber cuando no se encuentra bien, solo así tendrá la capacidad de cuidar de otros! Reply

Anónimo lima, peru 7 Agosto, 2010

Es tan cierto eso de ls medicos.me gustó mucho,espero q muchos medicos leyeran esto y se dieran cuenta de cuanto sufre un paciente y requiere de sus atenciones. Reply

Pocho Montevideo , Uruguay 5 Agosto, 2010

Soy medico pediatra me jubile hace 4 anos aproximadamente, y coincido con lo que escribe el Dr. Ginsberg. En nuestro pais, cuando yo ejercia, la practica de la medicina, no era lo que es ahora: ni mirar al paciente y ya tener preparados los examenes a mandar. Nos sentabamos a su lado en la cama o en el consultorio, lo escuchabamos lo revisabamos de punta a punta, y de acuerdo a nuestras conclusiones pediamos los examenes necesario o no le pediamos nada. Y estoy convencido que solo con nuestra atencion, con simplemente oir los problemas, el recibirlos con una sonrisa, con palabras agradables, haciamos mas "curas" que con la bateria de medicamentos y examenes. Esto se ha perdido en la actualidad tambien en mi pais, el medico ya no es el profesional independiente, ahora es un empleado mas de una mutual y tiene la obligacion de ver un numero de pacientes por consulta en poco tiempo, y no mas. No hay tiempo para escuchar y aconsejar. Que pena verdad? Reply