Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Sonidos del Silencio

Sonidos del Silencio

 E-Mail

El orar con fe sencilla une a la esencia del alma con la esencia del Infinito, de modo que la Esencia del Ein Sof será el Sanador de los enfermos, y que bendice los años.

El Rebe, HaIom Iom, 11 de Tishrei.

Los músicos lo manipulan. Los comediantes juegan con él. Actores, políticos, niños y sus padres tienen algún sentido intuitivo de cómo transmitir mensajes profundos y potentes con esta técnica tan simple —Silencio. Ya se trate de una pausa elocuente, una síncopa optimista, una ceja levantada o el grito silencioso de un bebé, un silencio bien ubicado lo dice todo.

Pero para aquellos que no son tan buenos para leer entre líneas, hay un nuevo invento del Instituto de Tecnología de Karlsruhe que puede decodificar una gran cantidad de esa quietud para ustedes. Es un teléfono lector de labios que puede recoger bioelectricidad de los músculos de la cara y enviar la señal codificada a través de un teléfono celular para después volver a montarla como una voz que habla en el otro extremo de la llamada. Los labios se mueven en el punto A, escuchan el discurso en el punto B.

Eso puede o no poner detener a esas personas molestas que gritan en sus teléfonos celulares como si fueran vasos de plástico unidos por cuerdas. Pero lo que hará es ayudar a los pacientes con problemas de habla, los trabajadores en ambientes ruidosos, los amigos con secretos, y los astronautas con sus controles de vuelo de manos libres. Hay incluso una función de traducción que permite al oyente escuchar las palabras pronunciadas con la boca en su idioma.

Como tantas cosas en estos días, esta innovación a distancia de la lectura de labios ha sido presagiada por un antiguo ritual judío. No, no me refiero a sentirse culpable. Tampoco la subasta silenciosa (correcto, eso es chino). En realidad estoy hablando de la oración. Es cierto que no todas las oraciones judías son silenciosas —sólo la más importante —la Amida, la plegaria silenciosa que se dice de pie

El ciclo de plegarias matutino de un judío es por etapas —los Versos de Alabanza a menudo se dicen en voz alta o se cantan; las bendiciones del Shemá, que incluye una gran cantidad de lecturas vocalizadas, y la Declaración de la Unidad en sí —que en algunas congregaciones, la yemenita por ejemplo, es un ensordecedor grito que puede, literalmente, hacer temblar las paredes. Pero cuando llegamos al clímax de la plegaria, el último peldaño de la escalera, la Amida, ¿qué oímos? Nada. Sólo se mueven los labios.

Pero ¿por qué? ¿Por qué, después de todo el ruido, cuando llegamos al corazón de nuestra conversación personal con Di-s, finalmente callamos? Una respuesta es que las plegarias precedentes son nuestra conversación. La Amida es Di-s escuchando.

En general la plegaria tiene dos funciones. El verbo "orar" —lehitpalel —es en realidad reflexiva, significa juzgarse uno mismo. En este nivel, estamos trabajando en nosotros mismos, nuestro agradecimiento, nuestras emociones, nuestra conciencia. Para ello necesitamos la voz, necesitamos pronunciar, sentir la plegaria. Pero la palabra "plegaria" en sí misma —Tefilá —está más allá de eso, se trata de desinterés. De hecho, es tan desinteresada, que entramos en el reino de lo divino en el que creamos realmente una nueva voluntad dentro de Di-s mismo, para sanar a los enfermos , alimentar a los hambrientos, salvar relaciones rotas.

Aprendemos sobre la oración en silencio de la Jana bíblica que volcó su corazón y su alma en una plegaria entre lágrimas, en silencio para ser bendecidos con un hijo. El hijo que dio a luz, el profeta Samuel, ungió a Saúl y después David, el precursor del Mashíaj, que venga pronto en nuestros días. Entonces vamos a ver todas nuestras plegarias contestadas en un mundo donde todas las barreras de la comunicación se rompen, un mundo inundado de las ondas de silencio de los conocimientos, un mundo inmerso en el conocimiento de Di-s como las aguas cubren el mar.

Por Arnie Gotfryd
Dr. Arnie Gotfryd, PhD, es un judío jasidico y un científico ambientalista, siendo el primer Doctor en Canadá en Ecología aplicada. El creó y enseñó un curso llamado “fe y ciencia” que es uno de los más elegidos por los estudiantes de la universidad de Toronto.
El escribe y habla extensamente sobre la unión entre la fe y las ciencias, y como esto impacta a los individuos y al mundo en general. Puede visitar su sitio para más información.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
10 Comentarios
1000 Caracteres restantes