Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Revisando mi cuarto

Revisando mi cuarto

 E-Mail

Un prominente rabino de Newton, Massachusetts, asistió a una cálida fiesta en una casa grande, hermosa en su rico suburbio de Boston.

Los huéspedes se admiraban, revisando cada pieza inusual de mobiliario, cada lámpara exótica, cada pieza de artesanía importada, las alfombras azules y espesas, las manijas de la puerta de oro tallado a mano, y así una y otra vez.

Durante el transcurso de la noche, los propietarios de la casa relataron a sus invitados que habían pagado honorarios muy altos a su decorador de interiores, pero valió la pena cada centavo. Los resultados fueron sorprendentes. Toda decisión, hasta el tratamiento de la última ventana, era impecable. No podían estar más contentos.

"Esto" declararon "a diferencia de lo que mucha gente piensa, que es la forma de una casa debe amueblarse, es 'decoración de interiores'"

Alrededor de una hora pasó y la anciana madre de la dueña de casa, que vivía con su hija y su yerno, le pidió a su amigo rabino que subiera y echara un vistazo a su habitación.

Al salir de la sala de estar y comedor de lujo de esta grande, magníficamente equipada casa de lujo, la anciana abrió la puerta de su habitación del segundo piso y señaló con el dedo hacia la ventana. El rabino parecía que estaba asombrado de lo que vio.

La mujer no señaló, como hizo la hija, a cualquiera de los muebles o decorado de la habitación. Señaló sólo a la ventana, hacia una fila de cajas de caridad, pushkes, una para cada causa meritoria. Había cajas para los hospitales, las ieshivot (escuelas religiosas), orfanatos, refugios para mujeres maltratadas, hogares para niños ciegos o sordos, fondos para los discapacitados-¡lo que sea! Una por cada institución judía que pudo encontrar, que distribuyen cajas para caridad para que la gente ponga monedas y devolverlas cuando están llenas.

Antes que los métodos modernos de recaudación de fondos comenzaran, estas pequeñas cajas de caridad, "decoraban" las ventanas de la cocina en cada hogar judío tradicional. "Ahora rabino" dijo la anciana, mirando con orgullo a su ventana llena de cajas de caridad "¡está es mi decoración de interiores!"

Por Dov Peretz Elkins
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
4 Comentarios
1000 Caracteres restantes
gloria vicente lopez, argentina via bjzn.org 26 Agosto, 2011

que ejemplo de buena decoracion. ADMIRABLE Reply

Abraham Iedidiah Penuela Bogota, Colombia 16 Agosto, 2011

caridad
Excelente,
Dar rompe barreras, destruye fortalezas.

Pregunto: Se deben tener conocimientos basicos o profundos respecto del dar? o puedo dar a quien sea donde sea, a quien me pida? Reply

Isaac Mejorado Mexico, Mexico 29 Septiembre, 2010

Muy conmovedor En verdad de bendiciòn, porque todo de Hashem es, y como dicen los grandes sabios y gente de buen corazòn, solo nos da un prestamo a nosotros el creador.

hay que usarlo para bien, y dar ya que si ahora uno no se acostumbra a dar, menos cuando se tiene se va a dar, es de bendiciòn perdirle a D`s Abra nuestro corazòn y buena inclinacion para que no domine , ya que desgraciadamente aveces un piensa soy bueno y me pasan cosas malas.

Hay que dar. y la caridad junto ala tefila , teshuva anulan malos decretos y dan paz al alma, rompe la caridad lo malo que hay dentro de uno.

tomare esa enseñanza soy comerciante, y soy un zebulun, de igual forma apoyar causas judias y buenas obras.

AMEN

Isaac Mejorado Reply

eduardo lamadrid vasquez< barranquilla, colombia 1 Septiembre, 2010

revisando mi cuarto simplemente maravilloso Reply

Esta pagina en otros idiomas