Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Bienvenido a Casa

Bienvenido a Casa

Reflexión sobre el rescate de los mineros

 E-Mail

¿Conoces los chistes de "¿Cuántos _____________ se necesitan para cambiar una bombita?

Pues, aquí hay uno:

¿Cuántos sicólogos se necesitan para cambiar una bombita?

Respuesta: Alcanza con uno pero la bombita tiene que querer cambiarse.

Pensé en este chiste al mirar, junto al 15% de la población mundial (aproximadamente 1.000.000.000 de personas), al último minero chileno salir de la mina subterránea situada a unos 700 metros de profundidad que le sirvió de casa junto a otros 32 compañeros durante los últimos 69 días.

Durante los primeros 17 días después de que la entrada por medio de la cual descendieron a su lugar de trabajo se derrumbara no tenían ni idea si la gente siquiera sabía dónde estaban o que estaban con vida como para intentar rescatarlos. Cuando luego de 17 días, con reservas de comida suficiente como para durar apenas 48 horas, se estableció contacto con los de la superficie, tenían que esperar unas semanas más hasta poder ser rescatados. Sobrevivieron gracias a la comida y suministros que se les fueron enviados por medio de la vía que se estaba expandiendo para permitir bajar la cápsula de rescate por medio de la cual subirían a su libertad.

Llegué a ver como entró a la cápsula que habían bajado a la mina y como emergió en la superficie unos 15 minutos después, recibido por sirenas, aplausos y silbatos de familiares, amigos, colegas y un gran abrazo del sonriente presidente de Chile. Con esto se dio fin a un rescate que costó unos USD 22.000.000.

Mientras lo miraba, pensé: ¿qué puedo aprender de este episodio?

Me acordé de una metáfora que había escuchado hace mucho. Las imágenes que estaba mirando hicieron que el mensaje vibrara con otra resonancia e inmediatez.

Imagínate, por un momento, que los mineros no hubiesen podido ser rescatados pero había una manera de seguir suministrándoles comida y demás necesidades vitales como para que puedan seguir viviendo cómodamente bajo tierra. Imagínate que no fueran mineros sino familias que hicieron rapel en sus vacaciones y de repente se encontraban condenadas a vivir en la mina sin perspectivas de salida en el horizonte...

Imagínate que pasaron los años y nacieron hijos que nunca habían estado en la superficie, cuya experiencia de "trabajar para vivir" se reducía a nada más que abrir los paquetes que salían todos los días de la apertura del ducto.

Una vez al año ("Papá, ¿por qué es que el año tiene 365 días?" "¿Qué son estaciones?" "¿Qué es el sol?") los padres conmemoran un aniversario más del día que arribaron a este lugar, lloran y hablan de volver a una vida muy diferente en un lugar llamada "casa". Un lugar donde hay cosas denominadas sol, brisa, nieve, praderas, ríos, duchas, playa, palmeras, caballos, y donde hay billones de seres humanos…. Dónde la comida sube de la tierra en vez de bajar de ella….

Los chicos escuchan incrédulos. ¿De qué hablan estos viejos? Deben estar fantaseando… Los chicos preguntan y los padres responden. Los padres tienen todas las respuestas a sus preguntas y dan la impresión que están convencidos de la certeza de las mismas. Los hijos siguen siendo escépticos…. Parece todo tan irreal….

Imagínate que los "inmigrantes" originales fallecen y ahora tenemos una segunda y tercera generación de habitantes de la mina… La generación mayor transmite a la siguiente lo que habían escuchado de sus padres, los inmigrantes, pero no pueden responder a todas las preguntas sobre la vida en la superficie, ni pueden comprobar la veracidad de la información que recibieron de sus padres ya que nunca habían experimentado una realidad fuera de la mina subterránea.

Un día baja una cápsula por el ducto y se le dice a los nativos que hay que entrar a la misma para poder finalmente ser liberados y volver a casa….

¿Cómo, te imaginas, sería su reacción?

Antes de que te rías de los "mineros" tontos que no quieren abandonar su "casa", pensá por un instante ¿somos realmente tan diferentes a ellos?

Nosotros, también, vivimos una vida muy diferente de cómo son las cosas "en casa".

¿"¿Qué quieres decir con 'en casa'?" me preguntarás?

¿Viste? Ese es un buen ejemplo de lo que estoy hablando. Estamos tan acostumbrados al estilo de vida que vivimos que ni siquiera sabemos dónde realmente podemos decir que estamos "en casa".

"En casa" es el lugar de dónde venimos. "En casa" es el lugar a dónde aspiramos estar. "En casa" es el lugar dónde las cosas están como deberían estar.

"En casa" no es tanto un lugar como una condición; no responde a la pregunta "¿dónde?" sino a la pregunta "¿cómo?".

"En casa" es dónde nuestro potencial máximo, en lugar de mínimo, puede expresarse. "En casa" es dónde podemos ser tal cuál somos. Total y completamente.

"En casa" es el mundo en las condiciones que debería tener dónde podemos vivir cómo deberíamos vivir.

"En casa" es el mundo cómo D-os lo quiso. "En casa" es cómo será la vida una vez que llegue el Mashíaj.

A veces nos ponemos tan cómodos en nuestra "mina subterránea" personal que resistimos la oportunidad de dejar la "seguridad" que nos ofrece. No tenemos la confianza en la cápsula – las enseñanzas de la Torá, especialmente de la manera que han sido enseñadas a nuestra generación por el Rebe – que nos "invade" la seguridad de nuestro estilo de vida con el propósito de procurar liberarnos de ella y empujarnos hacia niveles desconocidos de libertad personal.

Los mineros, quienes estuvieron bajo tierra durante apenas 69 días, ya necesitaban lentes de sol especiales para proteger sus ojos de la exposición repentina a la luz al salir de una realidad a otra…

* * *

La lectura bíblica de la semana en la que ocurrió el rescate, "Lej Lejá", empieza con la orden Divina a Abraham (Génesis, 12:1): "Andate de tu tierra, de tu lugar de nacimiento y de la casa de tus padres hacia la tierra que yo te mostraré."

Nuestros sabios señalan que la expresión, Lej Lejá, puede entenderse también como "andá hacia ti mismo" y las palabras "tu tierra, tu lugar de nacimiento y la casa de tus padres" se pueden entender como "tus deseos, hábitos e ideas personales". En otras palabras, D-os le estaba enseñando a Abraham, y por medio suyo a todos nosotros, que para lograr acceder a la verdadera esencia personal debes, antes que nada, liberarte de las ataduras de tu propia comodidad y preferencias personales.

Una vez que nos damos cuenta por qué es que no nos damos cuenta de ciertas cosas, estamos en condiciones de ser liberados.

Para poder liberarnos de nuestra realidad subterránea, debemos querer salir de ella.

Debemos querer que venga el Mashíaj ya para que pueda llegar a transferirnos de esta realidad hacia la realidad en que deberíamos aspirar estar.

Por Eliezer Shemtov
Rabino Eliezer Shemtov es el representante del Rebe de Lubavitch, que su mérito nos proteja, en el Uruguay. Es autor de Amores Imposibles, Cruzando el Charco, Ser Judío Hoy y Veamos de qué se TrataHaga clic aquí para adquirir los libros del Rabino Shemtov
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
17 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Arturo Pedraza Colombia 26 Febrero, 2016

bienvenido a casa Hermosa enseñanza, y tiene razon en decir que nos acostumbramos a estar en una condicion donde ya nos acomodamos peri es el momento de querer regresar a casa que llegue el Masihaj pronto y querer llegar a casa sea un deseo permanente hasta su llegada Reply

Veleah Puebla Mexico 22 Nov, 2015

Gracias mil por tan hermosa enseñanza me estaba haciendo falta a mi y a mi familia Baruj Hashem !!! Reply

Adriana de Trott 22 Octubre, 2015

Rescato su frase: " "En casa" no es tanto un lugar como una condición; no responde a la pregunta "¿dónde?" sino a la pregunta "¿cómo?"."
Personalmente estoy emprendiendo el camino a "casa" .... Y es maravilloso. Sus palabras, sabias por los claras y simples, me dan la tranquilidad de estar recorriendo el sendero que siempre "sentí", pero al cual, como minero de tercera generación, no me animaba. Gracias. Bendiciones. SHALOM Reply

Anónimo Montevideo, Uruguay via jabad.org.uy 21 Octubre, 2012

lej lejá El refugio de los 33.
Muy bien explicado. ¡Que pronto podamos vivir en un mundo que nos permita desplegar todo nuestro potencial.... o sea ...... vivir de verdad!

No como Ud. bien lo explica como topos subterráneos. Reply

Rodriigo c Viña, Chile 24 Octubre, 2010

Bienvenido a casa excelente. Esta hazaña refleja que la unión de rescatados y rescatistas. conduce al éxito. Muy interesantes las reflexiones sobre la eventual vida bajo tierra delos mineros y las generaciones futuras Reply

suvanni Puebla , puebla 22 Octubre, 2010

gracias en verdd!!

y en efecto.. cada quien elige "atarse" a tal cosa o a equis situación, sin embargoo es momento de dejar de ser incredulos y sentir la necesidad de querer y seguir la toraahh.. seguir perfeccionandonos como nuestro avinu Abraham

shalom!!!!

B´H que nos recuerda lo que debemos seguir haciendo con este tipo de situaciones..


gam zu le tovaa
todo es para bien

*********** shain ortiz ***************** Reply

jayarajel asuncoin, paraguay via jabadparaguay.com 22 Octubre, 2010

la enseñansa de los mineros!!!!! Es buenisima, mejor no podria ser
, nosotros no queremos entender que este noes nuestro lugar que el dia que meshias llegue YA!!! esa recien va hacer nuestra verdadera vida. y estan dificl que muchas personas acepten, pero es normal, de verdad!!!!!
gracias por todas las enseñanasa. Reply

HU GO LEWY montevideo , uruguay 22 Octubre, 2010

ME GUSTO TU ENFOQUE SHABAT SHALOM HUGO LEWY Reply

fabio caba, argentina 21 Nov, 2010

bienvenido a casa Excelente reflexión muchas gracias.Shalom,Shalom. Reply

FAbian Dines Santiago, Chile 21 Nov, 2010

Bienvenido a Casa EN CASA... es estar en Israel, obviamente cumpliendo Mitzvot... las demas "casas" son solo pretextos de comodidad y justificativos. El Mashiaj te esperara en CASA a 14.000 km. ni a ti en Uruguay, ni a mi en Chile. Yo cada dia mas me lo cuestiono y me siento mas cerca de CASA

Cordiales Saludos. Shabat Shalom. Reply

Jennifer Franco Bogota, Colombia 21 Octubre, 2010

Bienvenido a casa La verdad es que nosotros tenemos que creer en la palabra que nuestro Di-s nos da por medio de la Tora, por que asi como en el ejemplo los hijos no creen mucho en lo que los padres conocian, asi estamos nosotros de escepticos frente a las promesas de nuestro Señor. Me siento feliz que por medio de esta explicación me hagan caer en cuenta que todos los dias, debemos acercanos mas a nuestro Señor y creer en fe es su verdad. Bendiciones a todos. Reply

Nely caracas, venezuela 21 Octubre, 2010

bienvenido a casa Que bueno, que maravillosa reflexión, llena de sabiduría, y gran poder para entender la verdad y realidad de nuestra vida. Esta es una gran enseñanza que nos fortalece. Shalom Reply

FREDI MALAVER Barrancabermeja, Colombia via lubavitchcolombia.com 19 Octubre, 2010

esta enseñanza reconforta mi alma y quita de mi una atadura y venda en los ojos y fortalece mi esperanza en El Señor, Bendito Sea Reply

Damaris Guaynabo, Pto Rico 18 Octubre, 2010

bienvenido a casa Excelente!!! Pienso k tenemos k reconocer nuestro encierro para querer ser liberados.
Tenemos que saber donde esta nuestra casa para querer regresar a ella. Reply

Rosa Quezada Pennsauken, N,J. U.S.A. 17 Octubre, 2010

Bien venido a casa; Tremenda reflexion;muchas veces si no es quwe todo el tiempo estamos comodo en nuestra vida aqui en la tierra y no nos ponemos a pensar que aqui somos peregrino que nuestra verdadera casa es la que nos va a dar el mesias cuando venga,Shalom a todos ustedes que nos mandan esas riquisimas reflexiones Reply

Anonymous DF, Mexico 17 Octubre, 2010

Lej lejá Respetable Rabino Eliezer Shemtov:
Excelente y profunda relacin analogica, entre la realidad de nuestro pueblo y la de los mineros.

Sinceramente Reply

Immanuel Santiago, Chile 16 Octubre, 2010

Hermosa reflexión, le doy un gran abrazo.

¡Shalom! Reply