Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Come, reza, Facebook

Come, reza, Facebook

¿Estamos perdiendo definitivamente el contacto con lo que nos hace funcionar?

 E-Mail

No puedo sino reírme cuando recuerdo los días en que Internet era un lujo sagrado. Cuando aquellos quince minutos en un Cyber café eran simplemente los mejores quince minutos de mi vida. Un universo donde podía darme el gusto de un juego intenso de Tetris, teclear hotmail.com y esperar para chequear mi casilla de correos. Después... de horas de rogar, finalmente me daban quince minutos de diversión de avanzada en una computadora que ocupaba solo las tres cuartas partes del escritorio. Bueno, diez minutos y medio de diversión para ser precisa, una vez que, por supuesto, deducía los cuatro minutos y medio que le llevaba a la computadora sufrir una convulsión mientras emitía sonidos infernales de los que solo podía pensar que eran extraterrestres invadiendo el ciberespacio.

Puedo decir con seguridad que he evolucionado mucho desde entonces. Nuestras computadoras están curadas finalmente de las convulsiones, tenemos nuestros quince minutos completos de Tetris y tenemos conversaciones en vivo, cara a cara con gente alrededor del mundo. Lo que es más, podemos poner toda la red mundial en el bolsillo de atrás de nuestros jeans. ¡Por el amor de D-os!

Pero no estamos impresionados. No estamos asombrados ni encantados. Así es la vida ahora. No podemos imaginarnos el mundo de ninguna otra forma. No, no lo imaginaremos de otra forma. Hemos sido conmocionados por un síndrome donde si algo no es extremadamente pequeño, es considerado colosal, y si no es de alta velocidad es insoportablemente lento. El email es la nueva carta, el mensaje de texto es la nueva llamada telefónica y escribir en el muro es la nueva tarjeta de cumpleaños.

Bienvenido a la era de Google, la era de YouTube y el reino de Facebook. Bienvenido a los hogares que hemos construido en una galaxia lejos de las señales de tránsito y los semáforos, dónde los lugares se conocen por íconos y archivos. Un mundo donde lo que ves es lo que obtienes, incluyendo el relato de cada momento emocionante de nuestros días, videos en vivo de nuestras noches y evidencia de nuestras aventuras llenas de acción. Deja un mensaje en mi bandeja, envíame un tarjeta virtual, o escribe un grafiti en mi muro. Estás invitado a mi casa en cualquier momento que quieras, no necesitas golpear antes de entrar. Dale una hojeada a mi álbumes de fotos para entretenerte, y si todavía te sientes aburrido, mi diario está disponible para leerlo al mediodía. Se llama “Notas” por si quieres dejar tus comentarios sobre los detalles de mi vida íntima.

Parece que mostramos lo que somos en nuestras pantallas, dejando casi nada para la imaginación. Por lo que no puedo evitar preguntarme: ¿Estamos perdiendo definitivamente el contacto con lo que nos hace funcionar?

En lo que concierne a Facebook, esto es todo lo que soy: nací en noviembre. Tengo ojos verdes y pelo negro. Mis hobbies son salir de compras, bailar y subirme a montañas rusas. Y me gusta Oprah.

¿Pero eso es realmente lo que soy? ¿Eso es todo? ¿Una foto congelada en el tiempo que mira a mis 326 amigos y les pide que confirmen mi existencia? ¿Realmente soy tan unifacética que puedo condensar todos los dieciocho años de mi vida en dos párrafos titulados “Sobre Mí”?

En un mundo donde los regalos de cumpleaños pueden ser copiados y pegados, un amigo irritante puede ser borrado con un veloz click del mouse, y cualquier conocimiento de los sucesos de actualidad viene de un lugar llamado “Noticias”, tengo una pregunta: ¿Facebook se ha convertido en la crisis de identidad de los días modernos?

Mira, en Facebook, tú y yo somos virtualmente lo mismo. Podemos tener intereses similares, compartir los mismos amigos y asistir a las mismas fiestas. Incluso podemos tener el mismo gesto. Somos exactamente iguales, separados solo por el nombre arriba de nuestra foto. El carácter y la individualidad parece que están siendo destruidos como ventanas emergentes, y como si nada las personalidades están siendo tragadas en los muros vastos y que hacen eco, para no verse nunca más.

Sí, esta nueva era ha acortado las distancias en fracciones pero, esencialmente, ha creado una distancia que no puede ser atravesada por aviones o cámaras web. No una distancia entre tú y yo, sino una distancia entre tú y ti mismo. Una distancia que únicamente puede ser eliminada por un motor de búsqueda significativamente más sofisticado que Google, una búsqueda honesta y real del alma.

Tú ¿Quién eres tú? Si haces click mas allá de tu nombre, quitas todas la aplicaciones de tu página, y amplias tu cara, ¿a quién encontrarás detrás de todo eso? Cuando la situación es crítica, cuando los estatus son obsoletos, y Facebook pase de moda superado, por Twitter digamos, ¿quién serás, entonces? ¿Quién eras tú antes de los teléfonos celulares, en los días de las computadoras convulsivas que bailaban al compás de un Cyber café y en medio de modas como AIM, MySpace y el codiciado Facebook? ¿Quién es la persona detrás de tu monitor? ¿Quién es el tú esencial?

A la larga, lo físico es transitorio, las emociones fugaces, y todas las señales de una felicidad relacionada con la PC se desvanece en el momento que haces click en la “x” de la esquina superior derecha de la página. Lo único que queda, cuando apagas el monitor y cierras Windows, es tu alma.

Pero el alma es tan abstracta, y a menudo es tan difícil de identificarse con ella. Los términos son extraños, la anatomía desconocida, todo el concepto es algo difícil de meter en tu mente. Quizás la razón por la que encontramos tanto confort en Facebook es su simplicidad. La posibilidad de clasificarnos dentro de paredes limpias y bien definidas. En los recuadros azules y blancos, tú eres quien dices que eres. Te has explicado. Tu alma, en marcado contraste, es intangible. Inaceptable e increíblemente elusiva. No la puedes ver ni tocar. No puedes atrapar tu alma y encerrarla en un navegador web. De repente eres indefinible. De repente tus medidas identificatorias han escalado de una foto de 4 x 6 a un número demasiado grande de procesar. Tú eres mucho, y comienza a asombrarte y confundirte. Tienes literalmente al mundo entero doblado en tu bolsillo de atrás.

Y eso, mi amigo, te darás cuenta, es lo bueno de tener un alma. El cielo es el límite. No. Todo el universo y más allá. Aprovéchalo. Aprovecha las características extras, la eternidad, el hecho que nunca se va a poner viejo como otras cosas que vienen y se van. Acepta la invitación de D-os para entrar en la Eternidad. El guardia chequea tu identificación en la entrada. “¿Tienes un alma?” te pregunta. Es el club más exclusivo que hay. Tan exclusivo, que todas las celebridades claman por entrar en él.

Un alma es como una cadena de ceros. 000,000,000,000. Ceros que son lindos de mirar y son reminiscentes de una gran riqueza pero, seamos realistas, tienen el valor de ... cero. Si tú, sin embargo, pones un solo “1” delante de ellos, te volverías increíblemente rico.

Tu alma te permite utilizar esos ceros que te dio D-os. Conectándote con esta nueva energía, tienes la increíble capacidad de romper tus tendencias naturales y la habilidad de hacer posibles las cosas que pensaste que eran imposibles. Esta es una responsabilidad impresionante, pero un lujo divino.

Así que continúa y busca en tu PC. Contempla, en una carpeta oculta, encontrarás un archivo encriptado. Desencríptalo. Déjalo desenvolverse en su forma natural, desinhibida y en Times New Roman. Déjalo soltarse. Déjalo hacerte hacer cosas que nunca pensaste que podías. ¡Adelante!: conviértete en el equivalente espiritual de Bill Gates.

Pero debes saber: llegar a conocer verdaderamente la chispa divina que ruge dentro tuyo difícilmente tarde un nanosegundo. Toma toda una vida. Tomalo día a día. Disfruta del viaje. Deléitate en el conocimiento. Báñate en la luz. Toma fotos (¡y asegúrate de subirlas!). Y recuerda, no estás limitado a una foto unidimensional puesta en tu página de perfil. Eres infinitamente dimensional. Porque tienes las dimensiones de D-os arrolladas dentro de ti. No tienes solo la red de tu ciudad, tienes el Infinito.

Así que, cuelga tu traje espacial. ¿Por qué flotar en el ciberespacio cuando puedes volar por la Realidad? Sal de compras, pero no te dejes engañar por la versión falsa de ti que hay en las vidrieras. Nunca sacrifiques un valor eterno por una validación pasajera. Y mientras tecleas, subes y publicas, ten en mente: los comentarios son solo comentarios. Las fotos no tienen bocas. Y no puedes guardar los regalos virtuales que tuviste para tu cumpleaños. Facebook nunca será tan bueno como la vida real. Y realmente, cualquier lugar donde puedes tirar una oveja a alguien no debe ser tomado seriamente.

Desconéctate, haz click a la realidad.

Por Mushka Greenberg
Mushka es escritora de Buffalo, New York.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
14 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Berni Gutierrez Costa Rica 4 Septiembre, 2014

super bueno super bueno, valió la pena leerlo , gracias Reply

Sandra Doly Bogotá, C 11 Junio, 2011

Come, reza, Facebook ¿Estamos perdiendo definitiva Shalom
Me agradó mucho el articulo, porque ciertamente nos hemos preocupado más por figurarar ó paracer que por ser y esto es muy esenial ennutras vidas.
La facilidad nos ha desconectado del mundo real... Reply

Anónimo bogota, colombia 4 Marzo, 2011

La magia de lo cotidiano no puede ser reemplazada por FB.. Hay una búsqueda de lo trascendente en la militancia cibernetica...
pero la VIDA con mayuscula... en contacto permanente con el Otro, el distinto, y proyectada al infinito..es una experiencia irreemplazable... Gracias al Lubavitcher Rebe por la apertura brindada a mi alma. Shabbat Shalom! Reply

Leonel Patricio Silva Montellanos Lima, Perú 2 Marzo, 2011

Judaismo, Libertad e Identidad Procuro conciliar el respeto por mis raices sefaradis, la religiosidad judia que asumi a los 25 años, mi ideologia anarquista y mi labor de critico e intelectual. Agradezco al estructuralismo de Lévi-Strauss y al cartesianismo de Chomsky por devolverme el interes por la ciencia asi como al Lubavitcher Rebe por la conviccion. Desde ese trabajo, creo que fortalezco mi Alma. Shabbat Shalom! Reply

EITANA mexicali b.c, mexico 1 Marzo, 2011

face book todo depende como utilicemos este medio, pues gracias a esta nueva tcnologia podemos disfrutar de conciertos,estudios y todo cuanto nos ayude en nuestro crecimiento personal,interactuar con gente que de otro modo no conoceriamos....pero estoy de acuerdo en que todo es con equilibrio y debemos dejar tiempo sobre todo para poner en practica lo que ahi aprendemos. SHALOM Reply

Anónimo San Salvador, El Salvador 26 Febrero, 2011

La era cibernética Lo expuesto es totalmente cierto, casi hemos perdido nuestra verdadera identidad; fotografias estáticas, que no expresan nuestros más intensas emociones y que no emiten palabras de afecto. Sin embargo, en algunos paises como en el que yo vivo, es la forma más fácil y accesible, para saber como estaban hace 4 o 6 días o meses aquellos amigos o seres queridos que no vemos o escuchamos desde hace mucho tiempo. Sabemos de la existencia de muchas personas lindas; sobre todo cuando son parte del pueblo de Israel. Inclusive noticias, eventos y todo las actividades del pueblo de Israel. En lo personal, he encontrado a viejas amnistades. ¡¡¡A veces tenemos que conformarnos, únicamente con ver esa fotografía inmovil!! Reply

Yehuda Ninguna, Todo 25 Febrero, 2011

Muy descriptivo un buen trabajo peridistico, pero...Demasiado frío e impersonal el articulo, en FB, también existen los sentimientos. Reply

Anónimo los angeles , costa rica 24 Febrero, 2011

el el temor reverencial a hashem es lo que le hace falta al ser humano para saber la diferencia de la realidad de la existencia de cada ser con su alma que le pertenece solo a hashem cuando toda la humanidad persiva que pertenecemos a la luz divina y que estamos dispersos en y cuando nos decidamos a juntar los reshimot y multipliquemos sera el dia que atraeremos esa luz divina de hashem hacia nuestras vidas .majemos el ego aceptemos la misericordia de hashem Reply

Osvaldo González Las Piedras, Puerto Rico 24 Febrero, 2011

come,reza, facebook Me encanto su tema. Creo que es un llamado a despertar a la realidad en la cual vivimos. Hemos puesto lo ireal primero y luego, lo que en verdad tiene significado en nuestras vidas segundo.Todo lo puedo hacer sin sacrificar lo que en verdad es eterno.Bendiciones,shalom Reply

Anónimo autónoma de bs.as., Argentina 24 Febrero, 2011

FACEBOK ES MUY INTERESANTE EL ARTÍCULO, PERO, ME PARECE UN POCO LARGO PARA LAS PERSONAS ADICTAS.
COMO NO LO SOY LO LEÍ, TRATARÉ DE HACERLO CIRCULAR CON EL DESEO QUE SEA LEÍDO Y LE SIRVA A MUCHA GENTE. ¡¡¡¡SHABAT SHALOM!!!!! Reply

José Ben David Cali, Colombia 21 Febrero, 2011

facebook Excelente. Como hacerlo llegar a todos los jovenes de hoy? Reply

ESPERANZA CASTILLO CASTRO Guamal, Colombia 20 Febrero, 2011

...facebook vs identidad espiritual... ...si, me gusta mi vida.... Reply

Pierina Correa Guayaquil, Ecuador 20 Febrero, 2011

Come, reza, facebook Me parece muy apropiado este mensaje, espero que sea de gran meditación para muchos,...Shalom Ubrajot Reply

David Abraham Kladno, Rep. Checa 20 Febrero, 2011

El mundo feliz Saludos Sr. Rabino, su redacción, aunque parezca poco religiosa en realidad tiene una gran profundidad espiritual, porque en realidad, ahora los seres buscan ser lo más normales y estables posible, hasta el punto, que para lograr su objetivo buscan destruir aquello que los hace diferentes y especiales.

Esto me recuerda a la historia del libro ''El mundo Feliz'' escriba a principios del 1930 por el escritor británico Aldous Huxley, esta historia se desarrolla en una época donde la ciencia avanzó tanto al gradó que encontraron la manera de vivir en un mundo feliz, este mundo feliz estaba basado en el conformismo y la estandardización de las cosas y hasta las personas, y para asegurarse que eran realmente felices, consumían una droga, pero en realidad, toda esa felicidad era virtual y solo eran cuerpos vivientes sin emociones y sin sentido, en realidad era un mundo triste que se escondía detrás de una alegría falsa, D's no permita que lleguemos a este punto, shavua Tov. Reply