Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

El lenguaje del alma

El lenguaje del alma

¿Cómo hablamos con nuestros hijos sobre cosas como el amor, la bondad, la fe, el coraje, la honestidad o la confianza?

 E-Mail

La comunicación con los niños es un desafío incluso bajo las mejores circunstancias. Y cuando intentamos hablar sobre cosas que son sumamente importantes, como los sentimientos y los rasgos de carácter de nuestros hijos, la tarea parece casi abrumadora. ¿Cómo hablamos con nuestros hijos sobre cosas como el amor, la bondad, la fe, el coraje, la honestidad o la confianza? A pesar de que estas son las cosas que más queremos comunicarles, son sobre las que nos es más difícil hablar.

La tarea se vuelve aun más difícil cuando esas virtudes y rasgos de carácter no son consistentes. Tienden a ser fluidos y abstractos. No se comportan de la misma manera en cada situación. Una bondad sin límites, aunque sea generosa y fluida, no siempre es sabia. La lealtad, aunque sea una cualidad exquisita, puede descarriar a nuestros hijos cuando se aplica ciegamente.

¿Cómo comprender esas sutilezas de forma suficientemente clara como para hablar sobre ellas con nuestros hijos? ¿Cómo, por ejemplo, distinguir entre el horror de la violencia y la necesidad de la guerra, la pureza de la honestidad y la crueldad implícita en hablar verdades innecesarias, auto confianza productiva y agresividad?

Para hacerlo sabiamente, se requiere comprensión de esas cualidades. Y un lenguaje, un vocabulario para expresar esas sutilezas. Pero, ¿dónde encontrar ese lenguaje? ¿Cómo explicar esos matices?

Hay una fuente que se nos revela específicamente en esta época del año. Es el lenguaje contenido en la “Cuenta del Omer”, una Mitzvá que hacemos durante los cuarenta y nueve días entre Pésaj y Shavuot.

Luego que los Hijos de Israel dejaran Egipto, pasaron cuarenta y nueve días hasta que recibieron los Diez Mandamientos en el Monte Sinaí. La tradición enseña que cada uno de esos días fue necesario para que los Hijos de Israel se refinaran a sí mismos y fueran merecedores de ese regalo. En cada día examinaron y corrigieron uno de sus rasgos y cualidades internas. Eran cuarenta y nueve en total.

Esos cuarenta y nueve rasgos estaban compuestos por siete atributos básicos. Cada uno de los siete conteniendo a los otros siete, comprendiendo así cuarenta y nueve.

Los cabalistas nos dicen que el alma del hombre incluye estos siete atributos básicos:

* Amor / Bondad (Jésed)

* Fuerza / Disciplina (Gevurá)

* Belleza / Armonía / Compasión (Tiferet)

* Victoria / Perseverancia / Determinación (Nétzaj)

* Humildad / Devoción (Hod)

* Fundación / Unión / Conexión (Iesod)

* Realeza / Dignidad (Maljut)

A medida que cumplimos con la Mitzvá de contar los días y semanas entre Pésaj a Shavuot, cada una de las siete semanas no dedicamos a un atributo distinto, una semana para la Bondad, otra para la Disciplina, otra para la Compasión, etc. En cada uno de los siete días de la semana refinamos cada uno de los siete aspectos del atributo de la semana. Por ejemplo, en la semana dedicada a la bondad, dedicaremos un día a refinar aquel aspecto de la bondad que requiere disciplina, otro día a refinar el aspecto de la bondad que requiere compasión, y así sucesivamente. Durante la semana que refinamos la belleza, dedicamos un día refinando el aspecto de la belleza que requiere dignidad, otro día al aspecto de la belleza que requiere humildad, hasta que hallamos refinado los siete aspectos de la belleza. En última instancia, todos los rasgos de carácter se derivan de combinaciones de estas siete características básicas. Cada cualidad interactúa continuamente con las otras, y al hacerlo, tiene la capacidad de modificar su expresión y efecto. Para ser completo, un rasgo de carácter debe incorporar a todos los siete, una falta o exceso de incluso uno de los siete lo corrompe y, en algunos casos, lo hace dañino. La disciplina, por ejemplo, fácilmente se puede, con una leve exageración, transformar en crueldad. Sabiendo esto, podemos usar esos atributos para comenzar a distinguir y explicar los caracteres y comportamientos de nuestros hijos y de nosotros mismos. Esos atributos, que contamos y refinamos en nuestro viaje de cuarenta y nueve días, pueden ser usados como los fundamentos de un nuevo lenguaje, el Lenguaje del Alma.

Este lenguaje nos dará un vocabulario que nos permitirá tanto nombrar e identificar como hablar con nuestros hijos sobre las cualidades que no son tangibles, que no pueden ser tocadas ni vistas, pero pueden ser expresadas en la acción.

Si aprendemos a hablar sobre estas cualidades internas con nuestros hijos en forma clara, específica y concreta, tenemos la posibilidad de entrar en sus corazones y mentes y abrir su propia habilidad de comunicarse consigo mismo y con nosotros desde una parte más profunda de si mismos.

Usando los siete atributos como guía podemos hablar a nuestros hijos no solo sobre qué es algo, sino cómo es de esa forma. Podemos no solo definir la bondad, sino también describir cómo se ve en la acción. ¿Siempre se ve de la misma forma? ¿Puede un mismo acto ser bondadoso en una situación y cruel en otra? ¿Puede una acción parecer cruel y aun así ser bondadosa? ¿Cómo y por qué?

La expresión de cualquiera de esos siete atributos requiere cambios dependiendo de las circunstancias, y resulta en una variedad de formas en las que una cualidad puede expresarse en distintas formas para enfrentar una determinada situación.

Si ser servicial es bueno, ¿por qué ayudar a alguien a robar no es bueno? Si ser valiente es importante, ¿por qué está mal hacer algo peligroso? Si ser leal es meritorio, ¿por qué no hacer lo que hacen los demás aun cuando piense que están haciendo algo dañino? Si la tolerancia conduce a un mundo más pacífico, ¿por qué debo, a veces, ponerme en contra de lo que alguien hace, o hacer una distinción entre lo que está bien y lo que está mal?

A medida que uno explora cada una de estas siete cualidades y comprende cómo se afectan unas a otras, comienza a ver que la falta o el agregado de alguna de ellas cambia drásticamente el significado o expresión de las otras.

Si bien la esencia del “amor” es “dar”, ¿consideraría que un niño es amoroso si le da una caja de fósforos a un amigo de cinco años, o si regala sin preguntar un juguete que pertenece a su hermano o hermana, o si dice una mentira para evitar que un amigo se meta en problemas?

Si dedica tiempo a reflexionar sobre cada uno de estos siete (bondad, disciplina, compasión, perseverancia, humildad, conexión y dignidad) y como interactúan entre sí, los puede usar como una lista de comprobación para ver cuál, si es que hay alguna, de esas cualidades está faltando o hay en exceso en una situación dada. Esto le permitirá hablar más fácilmente de ellas con sus hijos.

Veamos la confianza en uno mismo como ejemplo. Muchos deseamos alentar esta cualidad en nuestros hijos. Es un rasgo de carácter necesario para tener logros y ser independiente (ir contra la corriente). Sin embargo, sabemos que la confianza en uno mismo puede bordear en agresividad, y fácilmente convertirse en una cualidad que es abusada, resultando en algunos rasgos de carácter potencialmente desagradables. ¿Pero cómo explicar esta distinción a nuestros hijos? Intentemos aplicar la lista de nuestros siete atributos.

Por ejemplo, ¿cómo sería la confianza en uno mismo si le faltara el atributo del amor o la disciplina? ¿Cuántas veces se ha encontrado con alguien que dice confiar en sí mismo pero está lleno de hostilidad? ¿Puede su hijo confiar en sí mismo y ser compasivo (comprensivo y considerado por la necesidad de los otros) al mismo tiempo?

Por un lado, confiar en sí mismo le puede ayudar a su hijo a ser independiente y no dejarse llevar por los demás. Le puede evitar ser intimidado. Pero sin inculcar humildad y compasión en su hijo, ¿cómo puede estar seguro de que no se va a convertir en el próximo matón del barrio? La confianza sin humildad, aunque haga tener éxito, también se puede transformar en arrogancia.

¿Cuán efectiva sería la confianza de su hijo si le faltara disciplina? ¿Por qué a mucha gente que confía en sí misma y se dedica apasionadamente a un objetivo importante, le falta la capacidad de lograr cosas? ¿Puede ser que con toda su fuerza y entusiasmo le falte resistencia y disciplina?

¿Y cuán a menudo hemos encontrado gente confiada, disciplinada y comprometida que le falta apertura a nuevas ideas o la flexibilidad para responder a situaciones cambiantes? ¿Puede ser que les falte un sentido de conexión con un mundo grande y siempre cambiante? ¿No ven que sus acciones afectan este mundo en formas más grandes que ellos mismos, y que el mundo al que están conectados está constantemente afectándolos a ellos y a sus objetivos? O, faltándoles esta cualidad, tienden hacia un enfoque egoísta de la vida que los mueve hacia sus objetivos individuales a expensas de otros y sin un efecto positivo en el mundo a su alrededor.

Y finalmente, al tener confianza en sí mismo, su hijo debería tener un sentido de dignidad, un sentido de auto respeto y de ser merecedor del respeto de los demás. Considerándolo, ¿no se logra esto sólo si su hijo es capaz de confiar en si mismo de una forma amorosa, disciplinada y compasiva, ejerciendo resistencia y humildad, y dándose cuenta de las consecuencias de sus acciones en sí mismo y los demás? ¿Todos conocemos gente que confía en sí misma a la que le falta alguna de estas cualidades y consecuentemente no engendran nuestro respeto? ¿No tiene su hijo un compañero que parece obtener siempre lo que quiere, pero no es querido ni respetado por los otros niños? ¿Puede identificar uno o más de los siete atributos que le faltan a su hijo? ¿Puede ver cómo una falta en alguno de los siete atributos básicos puede tornar rápidamente una cualidad positiva en una negativa? ¿Le puede explicar esto a su hijo?

Luego de leer el párrafo anterior, ¿puede ahora imaginar una conversación con su hijo en la que intenta explicarle la diferencia entre confianza y agresividad usando los siete atributos como vocabulario? Si esta descripción le ha ayudado a comprender mejor la confianza, o le ha dado algún entendimiento de usted mismo o de alguien que conoce, entonces ha empezado a ver el Lenguaje el Alma en acción.

El autor desea agradecer la contribución del trabajo de Rabino Simon Jacobson para este artículo.

Por Jay Litvin
Jay Litvin nació  en Chicago en 1944. se trasladó a Israel en 1993 para servir como enlace médico para el programa Jabad de los niños de Chernobyl, y tuvo un rol fundamental en elevar emocionalmente a los niños de las áreas contaminadas por el desastre nuclear de Chernobyl; también fundó y dirigió el programa de las víctimas del terror de Jabad en Israel. Jay falleció en abril de 2004 después de una valerosa batalla de cuatro años con un linfoma  Non-Hodgkin, y es sobrevivido por su esposa, Sharon, y sus siete niños.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
16 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Libia rios Colombia Barranquilla 23 Abril, 2017

Dios bendiga por esta enseñanza tan creativa para trabajar no solo con los hijos sino con el ser humano, que nos hace recapacitar en el carácter, conocer y acercarnos más al todo poderoso.

Me gustaría aprender más sobre el alma, es fascinante.

Felicitaciones por este artículo . Reply

Mario Nuñez Arequipa-Perú 21 Abril, 2017

Gracias por esta enseñanza llena de sabiduría y profundidad, que conduce a conocernos y hacia dónde vamos. Gracias. Reply

Anónimo Hermosillo 21 Abril, 2017

Como nos hace falta este tipo de reflexiones. Gracias. Reply

Damaris Luz Medina Ortiz Naguabo, Puerto Rico 18 Mayo, 2016

Bendito y Alabado sea El Eterno por siempre.
Cuanta Verdad de un golpe, me roto en pedazos. Cuando hemos fallado, pensando que era una de las mejores Madres del mundo. Cuanto me falta por aprender Y cuanta la misericordia de HaShem, que aún en medio de mi falta de conocimiento mis hijos han sido favorecidos por tener en HaShem el Padre por excelencia. Reply

Jana Ramírez Garduño City México 4 Mayo, 2016

El lenguaje del alma Es muy interesante la enseñanza de esta enseñanza, sobre todo por que no es fácil captar la atención de los niños en cuanto a este tema tan importante. El cual es muy necesario para ellos más cuando están entrando en la adolescencia y en esta etapa tan importante y un tanto difícil es de gran utilidad saber como dialogar con ellos y así poder llegar a su mente sin dañar sus sentimientos. Muchas gracias por esta valiosa enseñanza. Bendiciones y todo lo bueno. Reply

María de los A Díaz Tirado Manatí,PR 4 Mayo, 2016

El Lenguaje del Alma Gracias por esta hermosa enseñanza, que a mi tambien me ha servido como guia, es tan especial que al comenzar a leerlo comienza a tranformar desde muy adentro de mi ser. Reply

Norman Garcia Tuxtla Gutierrez, Chiapas, Mexico 5 Abril, 2015

Muchas gracias por esta hermosa enseñanza, siempre he estado preocupado por enseñar bien a mis hijos y esta exposicion me sera de mucha ayuda

Bendiciones Reply

Anónimo castellon, españa 19 Abril, 2013

El lenguaje del alma Tengo dos hijas y con la mayor,que siempre hemos estado bien,hablando y tratando diferentes temas,ha seguido los consejos de sus amigas y dando valor al tener.La pequeña tiene unos vinculos muy fuertes,tiene 8 años.Pienso tratar cada una de las 7 virtudes con ella a ver si la guio bien,sueño de cualquier padre. Reply

jose madrid, españa via jabadbarcelona.org 20 Abril, 2012

el equilibrio que gran texto!. Es verdad, Hay cosas que he leido aqui que he visto hacer en mi vida, de forma poco equilibrada o que me han hecho sentir, y sin saber porque. Aunque siempre el interior de uno, es un gran desconocido. Gracias Reply

Anónimo mexicali, mexico 14 Abril, 2012

El lenguaje del alma Excelente exposicion. Hasta hoy he entendido claramente un concepto tan abstracto y como ponerlo en practica. Soy maestra y no solo me va a servir para mi misma, mis hijos, sino para mis alumnos. Muchas gracias.


Reply

Caleb Ramos Soto distrito federal, México 9 Mayo, 2011

El lenguaje del alma Excelente artículo. no cabe duda que si lo ponemos en acción de forma constante y corriente, seremos mejores personas y mejoraremos el mundo.
Felicidades. Reply

hilario morales celaya, Mexico 8 Mayo, 2011

el lenguaje del alma Gracias por esos muy buenos temas claros y con mucha sabiduria el ensenar a vuestros hijos el camino digno y de superacion para una vida plena. Reply

HANA RAMIREZ GARDUÑO MEXICO, D.F.. 6 Mayo, 2011

EL LENGUAJE DEL ALMA ES MUY CIERTO LO QUE EN ESTE TEXTO ENSEÑAN YA QUE ES IMPORTANTE HABLAR CON LOS NIÑOS Y ENSEÑARLES QUE NO HAY MEJOR LECTURA QUE LA TORA PARA EL CRECIMIENTO DEL ALMA. Y ASÍ ENSEÑARLES EL CAMINO DE LA SABIDURÍA. Reply

Anónimo charallave, venezurla 5 Mayo, 2011

el lenguaje del alma SHALOM UBRAJAT,FELECITACIONES MUY PERO MUY BUEN TRABAJO SOBRE EL TEMA DEL ALMA,DE VERDAD LO FELICITO ESTA MUY BUENO ESE TRABAJO ,YO LE DOY GRACIAS A HASHEM POR LA SABIDURIA QUE EL A PUESTO EN USTED PARA RELIZAR TAN BUEN TRABAJO,YA QUE NOS AYUDA A SER MEJORES PERSONAS . Reply

SAHAIDA SALOMON arica, chile 28 Abril, 2011

EL LENGUAJE DEL ALMA ES D ELO MEJOR ESTE ARTICULO AVECES ME HE VUELTO VAGA PARA LEER PORQUE SOLO´PIENSO EN ELM TRABAJO UY CONSEGUIR MUCHI DINERO, PERO GRACIAS A ESTE ARTICULO PUSE OTRA VEZ LA MENTE EN EL CIELO- GRACIAS QUERIDO RABI- SIEMPRE INSPIRATE EN EDUCAR LA JUVENTUD CHAO Reply

Margarita Amkie Mexico, Mexico 28 Abril, 2011

El lenguaje del alma Nuna habia leído una descripción tan clara y real de la relaión ente las virtudes. Un virtud sin otra está coja.
Me parece un artículo muy valiosopor su contenido descriptivo y educativo.
Si los padres de verdad tuvieran clara esta relacion y enonces pudieran educar a sus hijos en esta linea de relacion, tendriamos mejores persona, mas sólidas, seguras y sobre todo dignas. Reply