Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Diarias

Diarias

 E-Mail
El primer campo de batalla es la cama, y los primeros tiros comienzan cuando suena la alarma. Yo Quiero se estira paraposponer la alarma al menos 10 minutos más; y Yo Debo esta listo para saltar de la cama y comenzar el día.
En Templo de Jerusalen, los sacerdotes se lavaban las manos antes de comenzar el servicio diario. Cada persona es un ser sacerdote en el templo, que es su casa y su corazón.
Vivimos en un espejismo cósmico. Estamos rodeados de miles de creaciones, todas aparentemente autosuficientes e independientes, pero como judíos sabemos que en realidad hay una sola entidad real. Un solo Di-s que es la esencia de todo. Un solo Di-s que se manifiesta en una infinita cantidad de creaciones.
La mayoría de la gente no toma el judaísmo como una religión marginal. Sin embargo, ese es nuestro uniforme. Debajo de las camisas, los hombres y los jóvenes judíos llevan puesto un poncho llamado talit katán...
Con estos cables de cuero te conectas la cabeza, el corazón y la mano. Una caja está atada a la cabeza y la otra está atada al brazo, al lado del corazón...
“Amarás a Di-s con todo tu corazón, con toda tu alma y con todos tus medios” –Deuteronomio.
El temor a Di-s es una mitzvá muy liberadora. Hay dos fuerzas que impulsan a las personas para que actúen en este mundo: el amor y el temor.
Cuando uno está contento, los trabajos más difíciles son un juego de niños; los adversarios más poderosos se conquistan sin problemas.
Tradicionalmente, los hombres y jóvenes judíos usan la kipá todo el tiempo, como símbolo de la conciencia de la existencia de un ser “superior” y de su sumisión a dicho ser.
El judío siempre estudia la Torá – 24/7/365. Nos tomamos un recreo para comer, para dormir, para rezar, para ganarnos el sustento y para recargar fuerzas.
El mundo es un templo, y la comida es algo divino siempre y cuando bendigas a su Creador antes de comer o beber.
Haces el ritual del lavado de las manos, pronuncias una bendición por la comida y luego, ¡al ataque! ¡Eleva todos esos carbohidratos y proteínas a una experiencia divina!
¿Disfrutaste de la comida? No te olvides de darle las gracias al dueño de casa.
Las leyes de kashrut requieren que, además de no comer estos dos alimentos juntos, esperemos un tiempo específico entre el consumo de carne y el consumo de lácteos.
La costumbre de rezar a la tarde la heredamos de Isaac, el segundo de los patriarcas. También sirve como substituto del sacrificio y el incienso que se ofrendaban todas las tardes en el Templo Sagrado en representación del pueblo.
La tercera de las plegarias diarias, llamada maariv (o arvit), se recita cuando ya es de noche (las primeras dos plegarias se dicen a la mañana y a la tarde). Esta plegaria fue instituida por nuestro Patriarca Jacob.
Todos sabemos que la manera en que dormimos de noche determina, en gran medida, la forma en que funcionaremos al día siguiente.