Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos
Muchos de las historias en este libro muestran la dimensión contemporánea del liderazgo del Rebe, como él está involucrado con personas y situaciones en las cuales los Rebeim de generaciones previas no se encontraban. Pero no puede ser olvidado, que es el heredero de la tradición de aquellos previos Rebeim; que él perpetua la originalidad de la relación Rebe-Jasid que existió en generaciones previas. Este es el enfoque del presente capítulo.

Ser un Rebe

Ser un Rebe

 E-Mail

Una vez un grupo de jasidim vino a Rav Yisrael Ruzhin, quejándose de una sequía que estaba poniendo en peligro sus cultivos y su ganado. Rav Yisrael los condujo, a través de senderos en sombras, hasta un bosque cercano donde llegó a un árbol en particular. Hizo un gesto para que los

Jasidim se sentaran y dijo:

"Cuando había una sequía en el tiempo del Baal Shem Tov, él traía a sus jasidim a este árbol, cantaba una melodía, compartía una enseñanza y

la lluvia comenzaba a caer."

"Una generación más tarde, cuando había sequía, mi abuelo el Maguid de Mezritch también traía a sus seguidores a este árbol. El les contaba esta historia del Baal Shem Tov y decía: 'A pesar de que no recuerdo más la enseñanza, esta es la melodía que solía cantar el Baal Shem Tov.' Y después de que él cantaba la melodía, la lluvia

comenzaba a caer." "En cuanto a mí", concluyó Rav Yisraei, "Yo no sé ni la melodía ni la enseñanza. Pero conozco la historia. Ojalá que el relato de la historia traiga

lluvia."

Reb Yisrael y sus jasidim apenas habían salido del bosque cuando los primeros estampidos de

truenos fueron oídos.

* * -k

Muchos de las historias en este libro muestran la dimensión contemporánea del liderazgo del Rebe, como él está involucrado con personas y situaciones en las cuales los Rebeim de generaciones previas no se encontraban. Pero no puede ser olvidado, que es el heredero de la tradición de aquellos previos Rebeim; que él perpetua la originalidad de la relación Rebe-Jasid que existió en generaciones previas. Este es el enfoque del presente capítulo.

"No hay posibilidad de telegrafiar a Polonia’, dijo el empleado. 'Todas las líneas están muertas’
"La carta y el telegrama no necesitan ser enviados a fin de que el Rebe conozca la pregunta. Y la respuesta del Rebe no necesita llegar a fin de que tu recibas tu respuesta’.
El sheliaj siempre había dado prioridad a las necesidades de otras personas, así que pasó la noche del Yud-Bet Tamuz con el grupo de niños campistas, a pesar de que él se había preparado para celebrar el feriado jasídico con el Rebe.
El Rebe sonrió. "Hay una dimensión mayor de auto- sacrificio: la buena voluntad de extenderse uno mismo y alcanzar a otros con el conocimiento pleno de que, al mismo tiempo, un farbrengen se está celebrando en “770.” Renunciar a esta oportunidad e ir a un shul diferente es un auto-sacrificio mucho mayor.”
“¿Has oído que un hijo le nació a la pareja para quien pediste una bendición?” preguntó el Rebe. “Nu, evidentemente Azkir al hatziyun tuvo algo que ver.”
Luego dijo: 'No me gustaría tomar una responsabilidad personal en un asunto tan importante. Visitaré el lugar de sepulcro más tarde hoy y lo discutiré con nuestro suegro. Luego te daré una respuesta.’ A su regreso, él me presentó una solución excelente.”
"No puede haber momento más apropiado para el rezo que cuando el Rebe hace el davenen [el rezo].”
“Estaba acostumbrado a recibir respuestas a cada carta que enviaba al Rebe. Luego, casi abruptamente, las respuestas cesaron. Con el pasar del tiempo, decidí parar de escribir. Si el Rebe no me respondía, no veía el sentido de enviarle cartas."
Era la última noche en la cual la luna podía ser santificada pero estaba cubierta de nubes
Reb Meir de Premishlan y sus seguidores, contó el Rebe, habían enfrentado una situación similar. Era la última noche en la cual la luna podía ser santificada pero estaba cubierta de nubes. Reb Meir se volvió a sus seguidores. “¿Cómo recitaban los Judíos las plegarias del Kidush Levaná en el desierto?”
Escribe tu comentario
1000 Caracteres restantes