Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

¿Cómo puedo rezarle a un Di-s invisible?

¿Cómo puedo rezarle a un Di-s invisible?

A un Ser Infinito que no puedo ver, ni escuchar, ni tocar, ni comprender

 E-Mail

Querido Rab:

Necesito hacerle una consulta. Cuando estoy rezando, me encuentro mirando a la pared o a la espalda de algún congregante o simplemente hacia una fila de sillas vacías, pero en teoría, estoy hablándole a alguien. ¿A quién? A un Ser Infinito que no puedo ver, ni escuchar, ni tocar, ni comprender, ni siquiera estrechar su mano. Se supone que debería relacionarme con este Ser con todo mi corazón. ¿Podría ayudarme con este dilema?

B. Wildered

Estimado B:

Para explicarlo de un modo sencillo, estás empezando por el lado equivocado. Tanto la pared como las sillas como las personas físicas, todas son cosas concretas que ocupan un espacio real tridimensional definido. En contraposición, existe este ser infinito e invisible denominado Di-s, a quien intentas hacer entrar en ese espacio tridimensional real. Pero claro, eso no es posible, ya que Él no encaja en dichos parámetros.

Lo cierto es que debería ser a la inversa. Di-s es todo aquello que es real. Rezar implica salir de nuestro contexto limitado para adentrarnos en una realidad mucho más amplia.

Te sugiero que te pongas a prueba a través de la siguiente idea: Imagina que estás en una habitación de hotel diminuta, en Manhattan. La lluvia golpea contra la ventana, y a lo lejos, se escuchan sirenas. La persona a la que más amas se encuentra tendida en el piso, está agonizando. Las rodillas te tiemblan mientras te agachas para abrazarla, tus manos están débiles. Tienes muchas cosas para decirle, pero no puedes pronunciar palabra alguna.

Haces una pausa. Te levantas y gritas “¡Corten la luz!”.

En ese momento, la habitación de hotel ya no es más tal, las sirenas se han acallado y el ser amado que yacía desfalleciendo en el piso ya no está muriendo ni es más tu ser amado. La realidad se disuelve y te das vuelta para enfrentar al director.

“Mire, en verdad lo respeto mucho como director y sé de qué se trata su guion y su película, pero estas líneas, esta escena en particular, no está funcionando. ¿Podemos probar con algo un poco más alentador?”.

Si fuéramos actores de verdad podríamos hacer eso. Porque los actores son capaces de vivir en dos realidades al mismo tiempo. Se compenetran con el personaje y la historia que les toca encarnar y, al mismo tiempo, recuerdan que son actores y que, en el fondo, se trata de una historia.

En esta escena existen muchos paralelismos con nuestro mundo. Es una historia. Existe un director. Es preciso que cada uno de nosotros despeñe el rol que mejor sabe hacer. No obstante, al mismo tiempo, debemos ser capaces de salir de esa historia en cualquier momento para adentrarnos en un contexto mucho más amplio, el terreno del Gran Director, y poder ver las cosas como realmente son.

En cierta ocasión, alguien le preguntó a Rabi Menajem Mendel de Kotz, “Rebe, ¿dónde está Di-s?”. A lo que él respondió “Donde sea que lo dejemos entrar”.

Si somos actores en una película, ¿dónde está el director/escritor/productor? No es un personaje más. No es parte de la escenografía. No es la trama de la película. Sin embargo, se encuentra presente en todo. Sin embargo, si quisiéramos hablar directamente con él, lo encontraríamos allí donde le permitiéramos estar.

Ahora, da tres pasos hacia atrás, tres pasos hacia adelante, junta los pies y pronuncia la Amidá1 .

Notas al Pie
1.
La costumbre más aceptada es la de dar tres pasos hacia atrás y luego tres pasos hacia adelante antes de la Amidá –el rezo que se pronuncia en silencio tres veces al día. Esto se considera una forma de preparación antes de hablar con el Creador. Ver Kaf Hajaim 95: 7.
Por Tzvi Freeman
El rabino Tzvi Freeman es el director del equipo de "Pregunte al rabino" de Chabad.org, y es uno de los miembros más antiguos de Chabad.org .Autor de varios títulos sobre Cábala y filosofía jasidica, incluido el aclamado "Trayendo el cielo a la Tierra". Para comprar el libro de Tzvi, haga clic aquí.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
3 Comentarios
1000 Caracteres restantes
luz mery medellin colombia 21 Febrero, 2017

maravillosa explicacion gracias al eterno por la sabiduria que ha depositado en sus hijos para enseñarnos sus principios. Reply

Esther Gomez Republica Dominicana 27 Enero, 2017

De verdad que esta comparación con la que el Rabi responde es Extraordinario, nos da la luz necesaria para entender mejor las cosas. Al principio como que no la estaba entendiendo mucho, luego todo se me aclaro.... Reply

Debora Argentina 25 Diciembre, 2014

No todo lo que existe es tangible Soy una judia atipica, ya que no me siento comoda rezando en la sinagoga, no obstante ello luego de intentar ser igual a los demas, acepte que D-os esta siempre, donde sea para vos. No hace falta ver algo o captarlo por nuestros sentidos para saber que existe. La bondad no es tangible ni se percibe por algun sentido. Tampoco la maldad, el amor, el odio, los pensamientos o la intuicion, pero existen. D-os esta en tu casa, en la calle, en la sinagoga, en un avion e inclusive en medio del campo. Solo debes abrir el corazon, soltar tu alma animal y conectarte con tu neshama, ahi adentro tuyo, adentro de cada alma judia esta tu conexion invisible con El. Quizas seas como yo, una judia diferente, solo tenes que permitirte esa conexion y veras con otro sentido lo que te rodea, y fundamentalmente lo conoceras a El, sin duda... Reply