Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

En primera persona

En primera persona

Experiencias personales con el Rebe relatadas por sus protagonistas

 E-Mail
Lo que más recuerdo del Rebe era el color de sus ojos y lo penetrante de su mirada
Lo que más me impresionó y lo que más recuerdo del Rebe era el color de sus ojos y lo penetrante de su mirada que parecía mirar al interior de su interlocutor.
Los Lubavitch tienen la habilidad de llegar a todos los judíos
La carta que envié decía “¿Cómo pueden honrar a un hombre que se opone en los Estados Unidos a todos los valores judíos?”. Y el Rebe me contestó por medio de una carta muy respetuosa, una carta cuyo contenido valoro mucho.
Soy incapaz de apartar mis ojos de él. Su mi­rada lo abarca todo y a todos. Raramente he sido testigo de tal control y preocupación por una asamblea tan grande...
El primer ministro Benjamin Netanyahu describe su primera visita con el Rebe
El primer ministro Benjamin Netanyahu describe su primera visita con el Rebe
El Rebe inmediatamente me corrigió, “No podemos etiquetar a nadie como ‘alejado’. ¿Quiénes somos nosotros para determinar quién está lejos y quien está cerca? ¡Ellos están todos cerca de Di-s!”.
“Rebe, he escuchado que de esta habitación han surgido grandes milagros. Por favor, ¿podría darle una bendición a mi hija para que se cure?”
Sin más vueltas, le comenté el motivo de la visita. “Rebe, he escuchado que de esta habitación han surgido grandes milagros. Por favor, ¿podría darle una bendición a mi hija para que se cure?”
"Al final de nuestro encuentro, le pedí al Rebe que me bendijera"
Lo primero que me impresionó fue su luminoso rostro, las facciones y los ojos. Esas no son cosas de las que uno se olvide fácilmente.
El mensaje del Rebe a un niño de 8 años
Empecé a mirar alrededor buscando una caja con juguetes o algo por el estilo. Supuse que, como tantos niños iban a visitar al Rebe, debía haber una caja de juguetes en algún lugar.
por Eduardo Bartfeld
Me imaginaba que iría a un templo en el que todos rezarían en forma recogida y de la misma forma acogerían a su líder. Algo parecido a un mausoleo....
El Rebe era un hombre delgado y de piel translúcida. El blanco de sus ojos claro y puro, rodeaba el brillo de las celestes pupilas y su barba delineaba una amplia sonrisa....
Simplemente cerró sus ojos y dijo en su mente:“Rebe, por favor ayúdame”
En el momento de la emergencia fue cayendo en un delirio. Trataba de decirle a mi mamá que me llamara para que le pidiera una Brajá al Rebe, pero mis padres no podían entender lo que le estaba diciendo. Cuando se dio cuenta que no podían entenderla, simplemente cerró sus ojos y dijo en su mente:“Rebe, por favor ayúdame”
Antes de ir a preguntarle esto o aquello a otra persona, primero habla contigo mismo y escucha qué es lo que tienes que decir sobre eso; a veces tu propio consejo es el mejor consejo
La barredora se me metió justo en el ojo derecho, grité como loco del dolor.
Yo me subí a la escalerita un tanto destartalada para mirar mejor y me resbalé. En ese momento, la manivela de la barredora se me metió justo en el ojo derecho. Yo grité como loco del dolor.
El jefe de la OLP, Yaser Arafat, y sus hombres se dirigieron a Túnez y allí establecieron su comando.
Tres instrucciones del Rebe durante la "Operación furia urgente"
En medio del vuelo, el piloto me indicó que me pusiera los auriculares. En la radio, escuché una voz que me informaba que el Ejército, a través del Pentágono, había recibido un llamado de la Central Mundial de Lubavitch.
Tan pronto como los árabes se enteraron de los planes de la fábrica Ford,decidieron boicotear a la empresa
Tan pronto como los árabes se enteraron de los planes de la fábrica Ford, anunciaron que, si esta seguía adelante con ellos, harían un boicot que consistiría en colocar a la empresa en la lista negra de la Liga Árabe.
Abrí el paquete y era del Rebe. Contenía un pequeño Sidur y un Tania, y también una nota diciendo que debería dárselos a alguien en caso de que los necesitara.
Así, me encontré en un estado de conciencia entre el sueño y el desvelo. Comencé a soñar despierta y pensar qué le preguntaría al Rebe si pudiera disponer de un tiempo ilimitado con él.
A mi me dijo ‘Gracias’, sintiendo de alguna forma que eso era exactamente lo que necesitaba escuchar.
Contempló profundamente dentro de mis ojos, tomó mi mano entre las suyas, las presionó firmemente, y dijo ‘Gracias’, asintiendo levemente con la cabeza.
En ese momento no teníamos en claro la experiencia que nos tocaría vivir. Claro que aceptamos gustosos y agradecidos ese honor
Although I was at peace about my situation, it was still reassuring to hear from someone of the Rebbe’s stature that there is a role for every woman, whether a mother or not, in Judaism.
Su nombre era Herman Branover y el libro se llamaba “Retorno” donde escribió las crónicas de su cambio de conciencia, de ser un científico ruso secular a un jasid reconocido mundialmente.
El Rebe no tenía hijos, pero él dio bendiciones a muchas personas para que puedan tenerlos. ¿Quiénes son los niños del Rebe ?
A los 10 años me diagnosticaron nódulos en las cuerdas vocales.
Ella me dijo: “Me has contado tantas historias maravillosas del Rebe que tengo una duda, tú… ¿le escribiste alguna carta para contarle de tu problema?”.
Cuando regresé, le di el reporte del viaje al Rebe y le mencioné que cuando me encontraba con gente en Rusia, me identificaba como “un Jasid del Rebe de Lubavitch”, pero nunca como un “Jasid de Lubavitch”. ..