Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Printed from es.chabad.org
Contáctenos

La caridad de una mujer: cómo dar Tzedaká

La caridad de una mujer: cómo dar Tzedaká

La mujer de Abba Jilkia

 E-Mail

Aba Jilkia, uno de los primeros tanaim, vivió durante la época del Segundo Templo. Era nieto de Joni Hameagel (“Joni el Hacedor de Círculos”), y era respetado por los sabios de su generación como un hacedor de milagros. Una vez, durante una sequía, los judíos enviaron una delegación para pedirle a Aba Jilkia que rece por lluvia. Aba Jilkia y su esposa subieron al techo de su casa para rezar. Cada uno estaba parado en una esquina opuesta del techo, y mientras rezaban se empezaron a formar nubes en el lado del cielo cercano a su esposa.

Le preguntaron a Aba Jilkia por qué las plegarias de su esposa fueron respondidas más rápidamente que las suyas, como lo indicaba el hecho de que las nubes se comenzaron a formar cerca de ella. Él explicó de que a pesar de que tanto él como su esposa daban tzedaká (caridad) a los pobres, ella siempre daba comida pronta para comer, mientras que él sólo daba dinero. Fue por eso que las plegarias de ella fueron más productivas, porque su bondad hacia los necesitados era más accesible y beneficiosa.

(Talmud, Taanit 23b)

Por Eli Raksin
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
1000 Caracteres restantes
Deseo ser notificado cuando se publiquen nuevos comentarios.
Ordenar por:
Discusión (1)
4 Enero, 2016
La urgente atención de las necesidades de los prójimos genera pronta y debida atención a los ruegos del buen dador.
Gastón Roger Remy LLerena
Lima. Perú
Esta pagina en otros idiomas