Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

El exilio de las diez tribus perdidas

El exilio de las diez tribus perdidas

La saga de las diez tribus perdidas de Israel: parte 1

 E-Mail

Contexto

Fue durante el ocaso del reinado del rey Shlomó cuando Di-s envió al profeta Ajiá de Silo a reprender a Shlomó y a informarle que, por sus pecados, Di-s le quitaría el reino. Pero por ser él hijo del rey David, apartaría del trono a su hijo, a quien dejaría gobernar una tribu.1

Poco después, en el año 29642 de la Creación, el rey Shlomó falleció, y el pueblo de Israel se reunió en la ciudad de Siquem para la coronación de su hijo, Rejoboam. El pueblo, luego de haber tenido que pagar altos impuestos durante el reinado de Shlomó, ansiaba saber cuáles serían las políticas de Rejoboam. Siguiendo el mal consejo de sus jóvenes asesores, Rejoboam confrontó al pueblo con la siguiente declaración:

"Mi padre hizo pesada su carga, y yo la haré aun más pesada; mi padre los castigó con látigos, pero yo los castigaré con escorpiones".3

Al oír esto, el pueblo de Israel se dispersó y estableció su propio reino en el norte. Ieroboam, hijo de Nabat, fue su rey.

Ieroboam temía que si les permitía a los judíos llevar sus ofrendas al Templo Sagrado de Ierushaláim, su lealtad retornaría al rey de Ieudá y él, Ieroboam, podría ser asesinado. Entonces, instaló ídolos en los dos extremos de su reino, uno en Betel y otro en Dan, y dijo: "Ierushaláim es muy lejos para ustedes; aquí están sus dioses, oh Israel, que los han traído desde la tierra de Egipto".4 Además, Ieroboam puso guardias y bloqueó los caminos que llevaban a Ierushaláim, para detener a cualquiera que quisiera dirigirse al Templo Sagrado. Así permanecerían hasta que los liberara Oshea, el último monarca del reino del norte.

Solo las tribus de Ieudá y Biniamín5 seguían reconociendo la dinastía del rey David, a su nieto Roboam y al reino de Ieudá.

El fin del reino del norte

El pueblo del reino del norte continuaría, a lo largo de las generaciones, con las costumbres idólatras y pecaminosas de sus antepasados. Pero fue durante el gobierno del rey Ieroboam ii,6 hijo de Ioash y decimotercer monarca del reino del norte, cuando los judíos llevaron sus costumbres nefastas aun más lejos.

El rey Ieroboam ii reprimió al vecino reino de Moab, capturó partes de Siria y estableció la paz con el reino de Ieudá. La situación política estable se tradujo en prosperidad económica. Mantuvieron buenas relaciones con los fenicios, los comerciantes y marineros más importantes de la época, e introdujeron productos lujosos y exóticos en el reino judío. Desafortunadamente, la inusual prosperidad causó el derrumbe de los valores morales. Se ignoraban los ideales judíos (así como los mandamientos) vinculados con la ayuda a los pobres y con la práctica de la justicia, la amabilidad y el cariño. Esta degeneración de la moral trajo consigo un aumento de la idolatría. La gente construía altares en las montañas para honrar a los dioses canaanitas, Baal y Ashtoret. Los becerros de oro, los ídolos que Ieroboam i había instalado en el norte y en el sur del país para alejar a la gente del Templo Sagrado de Ierushaláim, eran venerados más que nunca antes, y las enseñanzas del judaísmo y los mandamientos eran tratados con indiferencia.

Di-s envió al profeta Amós a reprender a los judíos y a advertirlos del exilio y de la destrucción de la casa de Ieroboam7 , que serían inminentes si no se arrepentían y regresaban a Di-s.8 En lugar de hacer caso a su advertencia, se enojaron, y su líder, el falso sacerdote Amatziahu, incitó al pueblo a atacar a Amós.

Sin embargo, el rey Ieroboam, en un acto de inesperado respeto por la palabra de Di-s y por sus profetas, protegió a Amós, y no permitió que le hicieran daño. Fue gracias a este acto de respeto que su reinado duró 41 años, más que el de cualquier otro monarca del norte. 9

Luego de la muerte del rey Ieroboam, el reino del norte comenzó a deteriorarse rápidamente. Apenas seis meses después del fallecimiento de su padre y de su propia coronación, el rey Zejariá fue asesinado por Shalum, el hijo de Iabesh.10 A partir de ese momento, casi todos los reyes llegaron al poder y lo ejercieron mediante la fuerza. Por este motivo, se los suele denominar "usurpadores" en lugar de "reyes".11

Las diez tribus

En el año 3154, ciento noventa años después de la separación de los reinos, Menajem ben Gadi ocupó el trono luego de asesinar a Shalum, quien había gobernado durante apenas un mes, y se convirtió en el decimosexto rey de Israel. Fue durante su reinado cuando los asirios invadieron la tierra de Israel.12 El rey Menajem, un despiadado monarca que era capaz de destruir ciudades enteras ante el más mínimo indicio de rebelión, tuvo que lidiar con el rápido decrecimiento de su popularidad al mismo tiempo que con la invasión asiria. En lugar de ofrecer resistencia a los invasores, prefirió exigir importantes impuestos a sus súbditos para pagar tributo a los asirios a cambio de que respetaran su poder.13

El dominio asirio sobre la tierra de Israel comenzó a ejercer más presión. El rey Pecaj llegó al trono luego de asesinar al rey Pecajía, hijo de Menajem. Al ver que no había manera de evitar ser completamente dominados por Asiria, se unió a la sublevación que el rey Ritzin de Siria había organizado contra los asirios, con la esperanza de reclutar a Egipto en un esfuerzo por detener el aluvión de la conquista.

Luego de que el rey Iotam (y más adelante su hijo el rey Ajaz) de Ieudá se negara a formar parte de la rebelión contra los asirios, Pecaj y Ritzin invadieron la ciudad y asesinaron a muchos de sus habitantes. El rey Ajaz entonces pidió rescate al rey de Asiria, Tiglatpileser, que aprovechó la oportunidad y se dirigió a Siria, derrotó al rey Ritzin y anexó su tierra a la propia para convertirla en una de las provincias asirias. Luego se volvió contra Israel y anexó parte de su tierra, y con ella tomó cautivas a las tribus de Neftalí14 y Zebulún.15 Así fue cómo, en el año 3187, se exilió la primera de las diez tribus del reino del norte.16

Ese mismo año, el rey asirio organizó una revuelta contra el rey Pecaj, bajo el mando de Oshea, hijo de Ela, que asesinó al rey y fue luego designado vasallo de Asiria.

En el año 3195, el octavo año de Oshea como vasallo de Asiria, los asirios capturaron a los rubenitas, a los gaditas, y a la mitad de la tribu de Menashé17 , los llevaron al exilio en Jalaj, Habor, Haran y el río Gozán18 y llevaron con ellos al ídolo que el rey Ieroboam había instalado en Betel para reemplazar al Templo Sagrado.19

Al ver esto, Oshea se rebeló contra los asirios y envió mensajeros en busca de apoyo al rey de Egipto. Luego se nombró a sí mismo gobernador independiente de los remanentes del reino del norte.20 Además, acabó con el bloqueo que durante cientos de años había impedido el paso a Ierushaláim y dio así a los israelitas la posibilidad de elegir entre servir a Di-s en el Templo Sagrado o continuar ejerciendo la idolatría.21 A eso se refiere el versículo a propósito de Oshea: "Hizo el mal a los ojos del Señor, aunque no como los reyes de Israel que lo precedieron".22 Sin embargo, aunque los guardias fueron removidos, los judíos continuaron sus costumbres idólatras y no se dirigieron al Sagrado Templo de Ierushaláim.23 Cuando Shalmaneser, el sucesor de Tiglatpileser, se enteró de la rebelión de Oshea, arrasó lo que aún quedaba de la tierra de Israel y sitió la ciudad capital de Shomron. Luego de tres años, la ciudad finalmente cayó y la arrasaron por completo, sin dejar siquiera sus cimientos.24 Luego tomaron cautivos a todos sus habitantes, incluso a los que quedaban del reino del norte, incluido su rey.25

Así fue como en el año 3205, al final del reinado de Oshea (el decimonoveno rey de las tribus del norte), que coincidió con el sexto año del reinado del monarca Jizquiahu de Ieudá, el reino del norte cayó y el resto de las diez tribus se exiliaron.

Este artículo es el primero de los tres que componen la serie de las tribus perdidas de Israel. No deje de leer "¿Volverán alguna vez las diez tribus perdidas?" y "¿Dónde están las diez tribus perdidas?".

Notas al Pie
1.
I Melajim 11:11-15.
2.
Todos los años aquí citados están basados en los trabajos tradicionales Seder Olam y Seder Harodot, a menos que se especifique lo contrario. El año 2011 equivale al año 5771 de la Creación, por lo que el año 2964 de la Creación equivale a 797 a.e.c.
3.
I Melajim 12:14.
4.
I Melajim 12:28-29.
5.
I Melajim 12:21. Aunque creemos que el versículo manifiesta antes que solo una tribu permanece leal a la casa del rey David (ver I Melajim 11:13 y 12:20), se consideraba a la tribu de Biniamín parte de Ieudá y secundaria respecto de ella, ya que Ierushaláim, la capital, estaba en las secciones tanto de Ieudá como de Benjamín, de modo que el gobernador de Ierushaláim gobernaba las dos tribus .
6.
No confundir con el antes mencionado Ieroboam, hijo de Bebat, el primer monarca de este reino.
7.
Amós 7:9.
8.
Ibíd. 5:7.
9.
Tana D’vei Eliahu Zuta 17; Talmud, Pesajim 87b.
10.
II Melajim 15:14.
11.
Ver el Talmud de Ierushaláim, Horiot 3:2.
12.
Según algunas opiniones, fue durante su reinado que los asirios, bajo el liderazgo del rey Pul, capturaron a los rubenitas, a los gaditas y a la mitad de la tribu de Menashé, y los llevaron al exilio en Jalaj, Habor, Hara y el río Gozán. Ver I Divrei Haiamim 5:26. Ver comentarios del rabino Eliahu de Vilna y el rabino Meîr Leibush ben Jehiel Michel (Malbim) Ibíd.

El Midrash (Eijá Rabá, Introducción 5) registra una disputa sobre cuál de las tribus se exilió primero. El rabino Elazar opina que las tribus de Reuben y Gad se exiliaron primero, y el rabino Shmuel bar Najman opina que fueron las tribus de Zebulún y Neftali. Este desacuerdo se origina en el hecho de que en el recuento de Melajim (en oposición al de Divrei Haiamim) no se menciona que el rey Pul tome cautivas a las tribus de Reuben y Gad.

Hay quienes siguen el Midrash (Bamidbar Rabá 22:7), que declara que las tribus de Reuben y Gad fueron las primeras en exiliarse como castigo por no querer tomar una parte de la tierra de Israel para sí y, en cambio, instalarse en "la otra orilla" del río Yardén. Con el objetivo de simplificar la cuestión, este artículo sigue la opinión del rabino Shlomo Itzjaki (Rashi) en sus comentarios en II Melajim 17:1 y en Ieshaiau 8:23, y la simple lectura de Melajim, que menciona primero el exilio de la tribu de Neftali durante el reinado del monarca Pecaj.
13.
II Melajim 15:17-23.
14.
II Melajim 15:29.
15.
Ieshaiau 8:23.
16.
Ver, de todas formas, la nota número 9. Según otra opinión, las tribus de Reuben y Gad se exiliaron antes.
17.
I Divrei Haiamim 5:26. Ver también Rashi en II Melajim 17:1 e Ieshaiau 8:23. El versículo en Divrei Haiamim menciona tanto al rey Pul como a Tiglatpileser como responsables por el exilio de las tribus de Reuben, Gad y Menashé. Algunos comentaristas (ver Malbim en Divrei Haiamim, Ibíd.) concilian esta discrepancia explicando que el rey Pul exilió solo a una parte de esas tribus y que el resto de ellas fue exiliada más adelante.
18.
La identificación de estos sitios será discutida en un futuro episodio de esta serie.
19.
Ver el comentario de Rashi en II Melajim 17:2, y Seder Olam Rabbah 2. El que Ieroboam había instalado en Dan había sido llevado al exilio antes, con las tribus de Zebulún y Neftali. Esto significó el cumplimiento de la profecía que figura en Oshea 10:5-6: "Por los becerros de Bet Avén se atemorizarán los atemorizados los vecinos de Shomron. Sí, su pueblo se lamentará a causa del becerro, lo mismo que los sacerdotes que se regocijaban de su gloria, la cual será disipada. El propio becerro será llevado a Asiria como presente al rey Yareb; Efraim será avergonzado, e Israel se avergonzará de su consejo".
20.
Ver el comentario de Metzudat David a II Melajim 17:1.
21.
Talmud, Taanit 30b–31a y Guitin 88a.
22.
II Melajim 17:2.
23.
Nuestros sabios nos cuentan que fue la remoción del bloqueo que hizo el rey Oshea lo que llevó al desmantelamiento de lo que quedaba del reino del norte. Durante el tiempo en el que los guardias del rey eran quienes evitaban que los judíos fueran al Templo Sagrado, los judíos eran considerados solo parcialmente responsables. Sin embargo, al no ir los judíos a honrar a Di-s en el Templo Sagrado una vez que los guardias fueron removidos, la suerte de lo que quedaba del reino del norte estuvo echada. Así lo dice el profeta Oshea (Oshea 5:3): "Yo conozco a Efraim, e Israel no se me oculta; porque ahora te has prostituido, Efraim, se ha contaminado Israel". En otras palabras, solo entonces su idolatría se tornó comparable con la prostitución (ver Talmud, Gutin 88a).

Ver también el Talmud de Ierushaláim, Taanit 4:7, y Tana D’vei Eliahu Zuta 9:4, que explican que hasta el momento la culpa y el castigo cargaban sobre el individuo, específicamente el rey, pero que en esta ocasión no se hizo cargo de forma personal sino que inculpó al pueblo.

Es por eso que los sabios dicen que quienes realizan buenas acciones pero no las llevan a término son responsables por las vidas de su familia. Si el rey Oshea hubiera llevado las cosas un poco más lejos y hubiera quitado los ídolos y obligado a los judíos a dirigirse a Ierushaláim, este último exilio podría haberse evitado.
24.
Mijá 1:6.
25.
Posteriormente, los asirios reubicaron extranjeros en el reino del norte. El objetivo era seguir con la política asiria de reacomodar a los cautivos para eliminar cualquier sentimiento de pertenencia que pudieran tener para con su tierra. Estos nuevos habitantes se llaman cuteanos y samaritanos (ver II Melajim 17:24).
Por Yehuda Shurpin
El Rabino Yehuda Shurpin responde preguntas en el servicio de Chabad.org “Consulte al rabino”
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
2 Comentarios
1000 Caracteres restantes
carlos 12 Marzo, 2016

es posible que las tribus perdidas vuelvan sin haberse mezclado con otros pueblos o a pesar de eso sigan considerandose tribus de israel?
pudran conservar sus creencias a pesar de tantos años, o sera un surgimiento a volver a sus raices hebreas? Reply

Pedro E. Islas Aguilar Guadalajara, Jalisco. México 4 Febrero, 2016

Excelente estudio, aprendiendo más del pueblo de Di-s. Reply

Esta pagina en otros idiomas