Contáctenos

Selijot en Berditchev

Selijot en Berditchev

 E-Mail

Era erev Rosh Hashaná en Berditschev. El espíritu de santidad rondaba en el aire. Cada corazón latía fuertemente con el pensamiento del inminente Día del Juicio; cada mente estaba ocupada con pensamientos de arrepentimiento. Las cuentas en la "hoja de balance " de buenas y malas acciones del año anterior no daban --todos se encontraban con sus cuentas "en rojo."

Se perdió demasiado tiempo que pudo haber sido usado en el estudio de la Torá; quizás se debió haber dado más ayuda a los pobres --y ¿cuánto de ello se dió con pureza de corazón? ¿Y qué decir de todos esos chismes difundidos, a veces hasta dañinos? Solamente D-os sabe cuántas malas acciones, grandes y pequeñas, se han acumulado durante el año. Es un buen momento para pensar … Bueno, gracias a D-os por las selijot. Aquí está la oportunidad de abrir nuestro corazón a D-os, la última oportunidad para recurrir a D-os con súplicas reales, antes de que termine el año. Y el Misericordioso probablemente entenderá y perdonará, ya que el nuevo año será definitivamente mejor...

Tales eran los pensamientos que prevalecían en las mentes de todos, al levantarse con apuro los judíos de Berditschev de sus cálidos lechos para ir a la sinagoga para las selijot de Zejor Brit. Estaba todavía muy oscuro afuera, ya que faltaban horas para el amanecer. No esperaron que el shamash los despertase en este último día del año. Al apurarse de camino a la sinagoga, el aire fresco del otoño se llevó los últimos vestigios de sueño de sus ojos. Se encontraron ahora con el shamash, quien continuaba tocando, golpeando con su largo bastón en las oscuras persionas de los rezagados que se habían dormido, y llamando, "Santo rebaño, levantaos para el servicio de D-os!" Y pronto las hendiduras en las persianas se llenaron de luz ya que nadie --pero nadie-- iba a quedarse en la cama en esta solemne mañana.

Las estrechas calles pronto se llenaron con viejos, jóvenes y chicos de todas las edades. Muchos fueron a la mikve para su inmersión, y salieron sintiéndose purificados e inspirados. Había muchos visitantes en Berditschev, quienes habían venido a pasar los Días Solemnes en la cercanía del santo Rabino Levi Itzchak de Berditschev. Ahora iban hacia la casa del Rabino a fin de acompañarlo a la sinagoga.

Al aproximarse al hogar del Rabino, lo vieron en la puerta cuando salía. Se sorprendieron de ver que sostenía una canasta, de la que sobresalía, invitador, el cuello delgado de una botella de vodka. El tentador olor de kijlej recién horneado y de arenque fresco no podía ser ignorado. "…¿Qué va a hacer el Rabino con ese refrigerio a esta hora?" se preguntaron, al seguirlo en silencio a una distancia respetuosa. Se aproximaron a la sinagoga. Las ventanas brillaban con luz, y uno podía ver a través de ellas que la sinagoga ya estaba llena de fieles de pared a pared, esperando al Rabino.

¡Pero el Rabino siguió de largo de la sinagoga! La expectativa de sus seguidores aumentó a cada paso. "¿Dónde va el Rabino? ¿Está tan absorto en su meditación que no observó la sinagoga…?"

El Rabino siguió caminando, hasta llegar casi a las afueras del pueblo. Se dirigió a la gran posada, con sus seguidores en sus talones. Entró, y sus seguidores lo acompañaron.

El gran salón de la posada estaba lleno del olor a tabaco viejo, y botellas vacías de vodka se encontraban desparramadas por todo el lugar. En el piso del poco iluminado salón se encontraban hombres durmiendo, apretados como sardinas --agricultores, comerciantes, caminantes y pordioseros-- muchos roncando en una melodía de silbidos y tonos sonoros. El Rabino se inclinó sobre un hombre que dormía, cuyos tzitzit sobresalían de su caftan, con su quipá precariamente sobre su cabeza. Era un hombre delgado, un manojo de huesos sostenidos por una pálida piel que parecía lista para quebrarse en varios puntos.

Con gentileza, el Rabino lo despertó murmurando: "Reb Yid, tu garganta está seca … debes haber roncado mucho tiempo. Despierta y toma un sorbo de este schnapps! Tengo también una bebida suave, arenque fresco y kijlej, una delicia…" El judió abrió sus ojos con sorpresa, miró el refrigerio y retrocedió con horror.

"No te conozco, mi amigo, ¿pero no tienes a D-os en tu corazón? ¿Tomaría yo mashke antes de haberme lavado mis manos? ¿Comería antes de decir mis plegarias matutinas? ¡Debes estar bromeando...!”

El Rabino pasó al siguiente judío que dormía. Con suavidad lo sacudió por los hombros y repitió su oferta de una manera muy tentadora, pero la respuesta fue la misma. No le fue mejor al Rabino con el tercero y el cuarto.. Luego el Rabino se inclinó sobre un rústico y corpulento campesino que dormía.

"Iván, ¿Quieres un schnapps y un refrigerio?"

Iván se levantó rápidamente. La palabra “schnapps" actuó como magia. "¡Dáme!" dijo, y se tomó el vaso de vodka de un solo trago. Ansiosamente comió el arenque y un kijel, saboreándolo y lamiendo sus labios. "Gracias amigo …" murmuró, y cuando ya no había más para él, se volvió al otro lado y pronto roncaba con felicidad de nuevo.

El Rabino pasó al siguiente agricultor que dormía. "Stefan, ¿quieres algo de tomar?" La historia se repitió y el Rabino le ofreció refrigerio a otros clientes, hasta que la canasta estaba vacía.

Todo estaba en silencio, cuando el Rabino de Berditschev levantó sus ojos al cielo y dijo, "¡Señor del Universo! ¡Mira a tus hijos! Iaacob se levanta en la mañana y su primer pensamiento es para ti! ¡No dejaría que nada pasara por sus labios hasta haberte alabado! Pero el primer pensamiento de Esav es la comida y la bebida … "

Su cara brillando con satisfacción al haber logrado su misión, el Rabino se volvió hacia sus seguidores. "Y ahora, rebaño sagrado, vayamos a la casa de D-os. Podemos ahora dar la cara a nuestro Creador con confianza y rezar para un feliz año nuevo …”

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
5 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Anónimo Buenos Aires, Argentina 30 Agosto, 2012

selijot en Berditchev que hermosa enseñanza,que verdad es,lo primero que hacemos cuando abrimos nuestros ojos al despertar es,saludar y agradecer a Nuestro Creador..SHANA TOVA. Reply

Anónimo Nuevo Laredo, Tamps, Mexico 22 Octubre, 2011

Selijot en Berditchev Di-s les pague rabi, por alimentar el alma con tales enseñanzas.
Shalom. Reply

miryam fernandez bisserier Cartavio, Asturias, España 29 Septiembre, 2011

selijot en berditchev Interesante y lindo el comentario. Reply

shlomo serber la plata, argentina 27 Agosto, 2010

interesante muy lindo Reply

moshe vejezet axochiapan , mexico 16 Septiembre, 2009

shalom realmetnte es sorprendente lo que bore olam quiere para nosotros shalom y felicidad pero nosotros quiza a nosotros nos falta buscarla me gusto mucho este comentario todà avinu y a usted que nos hace refleccionar shana tova Reply