Contáctenos

Ventanas

Ventanas

 E-Mail

Mi madre, Di-s la bendiga, me a dicho que hay  hombres y mujeres que están en este mundo, pero permanecen por encima del mismo. Mi abuela contaba historias del tzadikim de Bagdad, en donde ella nació.

Si tu madre nunca te dijo estas cosas, déjeme que te las diga ahora: Un mundo sin hombres y mujeres santos es una casa sin  ventanas. Un universo herméticamente cerrado que no tiene escape.

Por supuesto, podrías pintar cuadros en las paredes, incluso iluminarlos de detrás. O  usar espejos, hasta una batería de pantallas de televisión. Imaginaras que puedes ver más allá mientras que en realidad estas mirando fijamente tus interpretaciones de lo que hay dentro.

Y necesitamos tanto a nuestras madres y otras almas puras de fe simple para decirnos, “no seas tonto. Hay ventanas, y tu puedes diferenciarlas fácilmente de las pinturas en la pared. “

Tu madre te pudo haber dicho esto también, como la mía: la cualidad más importante que tiene una ventana es  justamente que no tiene nada. Te abriga, igual que la madre pájaro abriga a sus pichones del gran cielo azul para el cual todavía no están preparados. Pero proporciona de sí mismo solamente lo que tu necesitas. ¡Si gritaría, “aquí estoy! ¡Soy una ventana! ¡Te estoy enseñando sobre el gran exterior! Esto  “es una pintura en la pared. Una pintura es la declaración que alguien sentía necesidad de hacer. Una ventana no es no más que una entrada de luz.

Hay muchos tipos de ventanas. Ventanas al norte y al sur. Al futuro o al pasado. Una ventana podría ser una lente, para magnificar los detalles ante ti. Otra ventana proyecta tu visión de los detalles de las colinas distantes. En su conjunto, todas las ventanas presentan una visión sola, constante. Una puede demostrarte la lluvia que salpica en su superficie mientras que la otra filtra los rayos del sol. Una mira hacia un magnífico precipicio, mientras que otra a la simpleza de tu propio patio trasero. Pero en conjunto, es la misma visión. Porque todas las ventanas comparten una sola verdad. La verdad de lo que está allí.

Igualmente, los hombres y mujeres santos, son un todo unico. Reciben uno del otro, pasando un fuego santo que nunca se extingue desde que lo recibieron de Abraham y Sara, y ellos de Noaj y Na'amah, y ellos de Adán y Java. De ellos sabemos que hay más allá y hacia adónde vamos, donde estamos parados y qué debemos hacer para continuar. Sin ellos podemos convertirnos en  esas criaturas ocultas que nacen y mueren bajo tierra y nunca ven la luz del día. Con la dirección de esas almas santas, miramos hacia afuera y sabemos nuestro camino a seguir, una odisea asombrosa a través de un cosmos extenso y fantástico.

Siempre supe que debía haber ventanas en nuestro universo, que no todos los orificios habían sido sellados. Encontré muchas pinturas, quizás algunas aberturas en la pared, pero cuando encontré una ventana me senté ante ella y empapado en su luz, su calor y su panorama. La imponente revelación de su ser .

Déjame decirte sobre las palabras del Rebe: No son poemas para los labios. No son bonitas ideas para juegos intelectuales. No son necesariamente agradables, ni particularmente sabrosas. Son respuestas. Están pensadas para guiar a la gente en la vida con todo lo que tienen, exprimiendo cada momento y haciendo frente a cada desafío. Para demostrar  el propósito en cada cosa.

Son respuestas, porque están para alguien que tiene una pregunta. Alguien que experimenta  la vida y se rebela contra aquellas cosas que parecen vanas e insustanciales. Están ahí para abrir ventanas, para traer luz  en cada una de esas cosas y revelar su significado.

Las respuestas nunca son fáciles, solo llegan a aquellos que le hacen sitio.

Todos se preguntan ¿y ahora qué después de que el Rebe ha fallecido?

Antes que nada debes saber--aun cuando no contesta  nuestra pregunta--que el Rebe todavía está aquí con nosotros. Igual como un  padre que se va de este mundo todavía está con sus hijos--pero mucho, mucho más. Igual que cualquier tzadik, para el cual la muerte no es  más que pasar de los límites del cuerpo a una libertad para trabajar dentro de este mundo sin esas limitaciones. Pero incluso más todavia.

Para un tzadik tan transcendente como el Rebe, ningunos de los acontecimientos de este mundo,  ni siquiera la muerte, efectúan algun cambio verdadero. Su vida es verdad, y una verdad es constante. Él dirige a los que están unidos a él como los dirigió antes, y continúa transmitiendo luz y bendición al mundo como siempre lo hizo. El único cambio es para nosotros,  que nuestros ojos físicos que miran hacia el mundo, no pueden ver a un tzadik ante ellos. Y ésa es nuestra pregunta: ¿Cómo podemos continuar con la cortinas de nuestras ventanas bajas?

La pregunta es en realidad difícil: ¿Dónde están todos los tzadikim cuando más los necesitamos? En el pasado, la gente vivía una vida simple y tenía una dirección clara de sus padres y maestros. Creían con fe completa que los milagros y maravillas podrían suceder, y que Di-s podría hablar con el hombre. ¿Qué necesidad tenían para  tzadikim? Ahora, con nuestra desilusión, confusión y apatía, ahora necesitamos a alguien trascendente para demostrarnos que Di-s sigue siendo posible. Con todo estamos más solos ahora que nunca.

La respuesta es que cada uno de nosotros debe hallar esa  ventana ahora. El tzadik que tenemos dentro. El lugar en donde el tzadik y el seguidor se fusionan en un solo ser.

Éste es todo el propósito. toda la creación a lo largo del tiempo fue dirigida hacia este punto: un punto en el cual la gente no mira más  hacia arriba esperando que la Divinidad caiga del cielo sino buscan esa Divinidad dentro de sí mismos, dentro de la gente de la tierra que pertenecen a la tierra. Cuando el cielo ha alcanzado la tierra y habla dentro de ella. Dentro de cada uno de nosotros.

El tzadik nos muestra hacia donde mirar. Ahora él se oculta así nosotros lo podemos descubrir.

Empápate en la sabiduría del Rebe, no lo tomes como meras palabras o ideas, sino en una tentativa de sentir al tzadik dentro de ellas. Encuentre el lugar en donde el profesor y el estudiante se unen.

Una vez que muchos de nosotros hayan hecho esto, será hora para que la persiana que cubre nuestros ojos se levante, para que todas las paredes que se disuelvan y nosotros veremos al mundo por lo que es en verdad. Volveremos a escuchar la sabiduría del Rebe de su propia boca, hasta llegar al punto en el que no exista la barrera entre alumno y maestro. Habremos llegado.

Quiera Di-s que esto ocurra más pronto  de lo que podemos imaginarnos.

Por Tzvi Freeman
De la sabiduría del Rebe de Lubavitch, Rabi Menajem Schneerson; palabras y condensación por Rabi Tzvi Freeman. Para pedir el libro de Tzvi, “Trayendo el cielo a la tierra”, haga clic aquí.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
3 Comentarios
1000 Caracteres restantes
orlando a estrada san jose, costa rica 30 Octubre, 2009

ventanas-mistica sorprendente revelación,que nos une en un mismo sentir.Gracias por regalarnos estas hermosas palabras.muy agradecido.Shalom Reply

Nely Caracas, Venezuela 29 Octubre, 2009

ventanas Que bueno, que palabras tan sabias, considero que no solo debemos oírlas o leerlas, sino atesorarlas y ponerlas en practica, ya que nunca vas a alcanzar el monte de tu paz interior si t gobiernas de acuerdo con tu propia voluntad. Esta naturaleza centrada en nosotros mismos que tiene nuestra alma, es necesario vencerla, llevarla a cenizas para que se produzca un holocausto de tu propios valores, juicios y voluntad y todo sea sometido a la voluntad del ETERNO. Así no seremos ventanas pintadas. Me gusto mucho. Gracias shabath shalom Reply

Esther Eisenman panama'', panama'' via yiddishkaitpost.com 23 Julio, 2008

ventanas me encanto' esta anecdota me hace recordar una historia de un señor que tenia
mucha plata, atendia a los pobres, daba caridad, pero un dia se volvio' avaro, llego' un sr. a su casa y le dijo, tu ves esa ventana que esta alli ves lo lindo del paisaje y todo lo que ves a traves de la ventana, pero ahora la ventana solo refleja a ti mismo,gracias shabath shalom,,,,,,,,,,,,,,,,,, Reply