Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Printed from es.chabad.org
Contáctenos

Mi Primera Tahara

Mi Primera Tahara

Por Anonimo

 E-Mail

Imagínese por solo un momento que usted ha muerto. Su alma está flotando sobre su cuerpo, y usted esta asustado y confundido. "¿Qué esta sucediendo? ¿Estoy muerto? ¿Qué pasa?" Entonces ve a dos extraños que se acercan y comienzan a preparar su cuerpo para el entierro. A este punto, usted se da cuenta que para reencontrarse con su Creador en perfecto estado de pureza su cuerpo debe ser preparado de cierta manera, y estos hombres lo están haciendo de forma incorrecta. Usted desea pedirles que lo preparen para su destino correctamente, pero nadie oye sus súplicas.

Esto no es una pesadilla. Es una historia verdadera, y sentía que esto era lo qué iba a suceder con la querida tía de mi marido.

Ella vivió y murió en un pequeño pueblo donde no había "jevra kadisha" ("sociedad santa" que prepara a los judíos para el entierro de acuerdo con la tradición judía), y debido a circunstancias más allá de nuestro control, no había manera de transportar su cuerpo a un lugar en donde ella podría ser preparada correctamente. Me dejaron con tan solo una opción: Podía dejar que fuera enterrada en estado de impureza, o podría realizar la tahará (proceso de purificación) yo misma…

Soy el tipo de persona que no puede ver un animal muerto, menos aún a una persona fallecida. Siempre acelero y miro a otro lado cuando paso cerca de cualquier tipo de accidente y me rehúso a ver películas de terror o violentas. He llegado a desmayarme a la vista de sangre. Realizar la tahará era definitivamente la cosa más espantosa que hubiere pensado hacer, pero negarle un apropiado entierro judío estaba fuera de toda duda.

Mi marido y yo vivimos en Miami, y programamos ir a la ciudad donde estaba por ser llevado a cabo el entierro antes de la salida del sol. Sabía que los judíos son preparados para el entierro de una manera muy especial, pero nunca realmente me interiorice en los detalles de cómo esto se realizaba. Ahora bien, tenía que aprender cómo realizar la tahará en las pocas horas que me quedaban. Llamé a mi rabino, y él me contacto con una mujer, que ahora pienso debe ser mitad ángel.

Ella me llevó a una funeraria para hacer el "curso acelerado de tahará" y solo atravesar esa puerta ya fue una tortura para mí. Allí, ella me dio las instrucciones rituales, y un vídeo en el cual la tahará es realizada en un maniquí, y me dio los materiales necesarios. Después de esto, me llevó para ver un cuerpo que estaba listo para el entierro, pero fui incapaz siquiera de entrar al cuarto donde estaba el cadáver, y todas mis dudas y temores comenzaron a aterrarme. ¿Si no podía siquiera ver el cuerpo de una persona desconocida, cómo me entraba en la cabeza que iba a poder ver a mi dulce tía? Le dije a la mujer que me explicara el ritual y las plegarias y más adelante reuniría el valor de alguna manera. Viendo lo nerviosa y estresada que estaba, ella se ofreció a ayudarme dirigiéndome por teléfono a cada paso. ¡Qué brillante idea!

Todavía temblando fui a casa, leí las instrucciones y las plegarias rituales varias veces, y miré el vídeo con el maniquí, hasta el agotamiento.

Tan pronto como me fui a la cama, mi corazón y mente comenzaron acelerarse alocadamente. No pude dormir ni por un segundo esa noche. Apenas mi marido se despertó le dije que no podría hacerlo. Una vez más comenzamos a buscar alternativas. Llamamos a más rabinos, más asociaciones y más fundaciones, inútilmente. No había otra opción que dejarla que fuera enterrada en forma impura, o hacerlo yo misma.

Una persona no puede realizar la tahará sola. El número ideal de personas es cuatro, pero en este caso, tampoco existía esta opción. La única mujer judía que podría ayudarme era mi cuñada, y ella era aún más temerosa que yo. No había opción y ella valientemente se ofreció. Podía ver el dolor sus ojos. Ella amaba a su querida tía y perderla ya era lo suficientemente difícil.

Era un largo viaje, y yo, la "experta" en tahará, tenía bastante tiempo de explicarle el procedimiento.

Llegamos a la funeraria y vimos el vídeo por última vez. Antes de entrar a la sala preparatoria, me tomé un momento y rogué a Di-s con toda mi fuerza. Pedí valor, amor, luz, guía y toda virtud positiva que podía imaginar. Pedí a Di-s que me ayudara a realizar este ritual perfectamente de modo que la difunta pudiera entrar en su aposento divino en pureza. Entonces, mi cuñada y yo entramos a la habitación. En ese momento note que mi celular no tenía servicio, y me aterré. ¿Cómo iba a llamar a mi "mujer ángel"? ¡Encontré un teléfono, lo conecté y funcionó!

Hasta ese momento incluso no me había atrevido a mirar el cuerpo cubierto del otro lado del cuarto. Llamé a mi mujer de apoyo, la puse en el altavoz, y comencé la tahará.

Tan pronto como comenzamos el ritual y las plegarias correspondientes, entré en un estado de trance y comencé a sentir un amor especial, paz y serenidad que abarcaron mi ser entero. Todo fluyó perfectamente. Parecía como si mi alma hubiera asumido el control y sabía exactamente qué hacer. No estaba asustada de mirar, tocar o hacer cualquier cosa. Estaba haciendo algo hermoso y muy importante. ¡La máxima expresión de bondad!

Cuando finalmente acabamos y salimos del cuarto, mi marido nos dijo que estuvimos más de una hora y media. Pareció que hubiéramos estado solo unos minutos, como si hubiéramos sobrepasado tiempo y espacio.

Después del entierro, cuando finalmente tuve un momento para pensar, recordé que me habían enseñado que la preparación de un cuerpo para el entierro era el máximo acto de altruismo, ya que no se puede esperar ninguna retribución por parte de los difuntos. Pero en este caso, sentía que yo había sido la más beneficiada. Esta oportunidad me permitió aprender sobre nuestra impresionante religión y sobre lo que es realmente importante en la vida. Soy una persona distinta desde ese día, y espero que Di-s me ayude a seguir así.

Cuando volví a casa, sentí como si necesitara animar a todo el mundo que haga la tahará en caso de necesidad, y ésta es la razón por la que escribí esta historia. Créame, si mi cuñada y yo fuimos capaces de realizar la tahará, cualquier persona puede. No es aterrorizante ni tétrico, y nuestros miedos son mucho pe

ores que el acto en sí mismo. Es una experiencia espiritual increíblemente hermosa, y nada puede ser más importante que enviar un alma a reunirse con Di-s con amor, cuidado y pureza. Cada judío tiene este derecho, y no debemos permitir que entierren a un judío sin una apropiada tahará. Si aun un alma judía es enterrada con la apropiada tahará debido a esta historia, compartir esta experiencia ha cumplido con su propósito….

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
1000 Caracteres restantes
Deseo ser notificado cuando se publiquen nuevos comentarios.
Ordenar por:
Discusión (25)
18 Abril, 2015
Acto hermoso. lleno de amor y proposito, es sublime entrega a ese cuerrpo que se prepara con respeto.
Maria de los Angeles
Manati PR
16 Diciembre, 2012
Tahara
El "trance" que experimentaste fue a causa del amor mas puro e incondicional que existe, no tiene tiempo ni espacio y si fuéramos capaces de estar en ese estado a voluntad haríamos cosas increíbles. (En ese estado el cerebro se encuentra trabajando con una frecuencia theta). Que hermoso y admirable lo que hiciste., gracias por compartir tu historia.
@terelagos
Huixquilucan, Mexico
24 Agosto, 2012
la tahara
si tu pudiste las demas personas pueden y te digo qe fue el eterno el qe esta contigo en ese momento el fue tu inspirasion y aqui se demuestra qe el eterno siempre esta con nosotros
karen
maracaibo, zulia
6 Julio, 2011
tahara
Es digna de admiración, el sobreponerse a los miedos es como crecer frente a la fé. La espiritualidad nos guia, yo no soy judía, pero me gustaría serlo, me conformo con estudiar la Torá, y con su experiencia me pregunto ¿como se purifica después de esto, o no es necesario puerificarse después de haber estado junto a un muert,o?, Gracias por su respuesta shalom
Anónimo
llanquihue, Chile
30 Junio, 2011
tahara
Gracias rabino por su educacion tan importante de la ceremonia funeral judia,y tambien necesaria para tener en cuenta y morir conforme la tradicion judia y en memoria de todos aquellos que no han tenido oportunidad generaciones, por las causas desgraciadas y perversas que han siempre perseguido al pueblo judio,pero estamos vivos y seguiremos aprendiendo todo aquello que nos han negado,shabat-shalom
jorge ernesto rodriguez baldomir
madrid, espñaña
9 Marzo, 2011
significado de cubrir el cabello de la mujer
En efecto, yo pienso que cu brir el cabello significa modestia, privacidad, no resultar atractiva. Estos conceptos están muy lejos de denotar fealdad, porque ser mujer atractiva conlleva el pensamiento de querer que un hombre se interese por esa mujer. Lo cual nada tiene que ver con ser bella. Se puede ser Bella pero no atractiva. Por tanto si el cabello se cubre sólo significa privacidad y recato.
gloria marisela medina loyola
Pachuca de Soto, Hidalgo. Mexico
22 Enero, 2011
Mi primera Tahará
Porque lo "imposible" tiene un límite: Di-s, y ocurre en todo momento¡¡¡¡¡
anónimo
guatemala, guatemala
22 Diciembre, 2009
Ayudar a los Muertos
No soy judía, pero siento una indescriptible empatía con todo lo judío, y por eso he empezado a leer los contenidos de esta página (¡Muchas gracias por este gran trabajo, es de mucha ayuda!) Este relato me ha emocionado mucho, es una bella experiencia. También me ha conmovido porque tengo una sensibilidad acentuada en el tema de ayudar a los que han muerto. Concuerdo totalmente en que es muy importante preparar el cuerpo y hacer los rituales adecuados, acompañando al alma en su viaje. Pero me surgen preguntas: ¿Qué se puede hacer cuando te enteras de que en algún lugar y en un tiempo pasado algunos judíos no fueron ni honrados ni bien enterrados...y sus "almas" piden ayuda? Ya sé que se puede orar a Dios por ellos, pero ¿hay ritos que puedan hacerse? ¿Y si no hay nadie dispuesto a hacerlo, puede una simple mujer como soy yo, que ni siquiera soy judía, hacer algo más que rezar?¿Y si no,a quién acudo?De todos modos, leyendo estos relatos, empiezo a entender muchas cosas...Gracias.
Marta
Barcelona, España
jabadbarcelona.org
13 Nov, 2009
cumpliste con una mision hermosa que solo estaba asiganda a ti .
Anónimo
Miami, estados unidos
22 Septiembre, 2010
Baruj Hashem
Lindisima historia. La felicito por ese Valor. Hace poco falleció un familiar de una tía y la solicitaron para algo de eso "Ella no se atrevió" y me comenta con tristeza que ahora se arrepiente. Baruj Hashem que entró en usted esa Gracia en ese momento.
Que el Altisimo la Bendiga, proteja y la llene de Paz en todo momento.
Aryeh