Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

La Historia Completa de Janucá

La Historia Completa de Janucá

Bajo el dominio de Siria

 E-Mail

En los días de Matitiahu, hijo de lojanán el Sumo Sacerdote, el Jashmonaí y sus hijos, cuando el malvado reino helenico se levantó contra Tu pueblo Israel para hacerles olvidar Tu Torá y 'violar los decretos de Tu voluntad. Pero Tú, en Tus abundantes misericordias, Te erigiste junto a ellos en su momento de aflicción. Libraste sus luchas, defendiste sus derechos y vengaste el mal que se les había infligido. Entregaste a poderosos en manos de débiles, a numerosos en manos de pocos, a impuros en manos de puros, a malvados en manos de justos y a pecadores deliberados en manos de aquellos dedicados a Tu Torá. Y para Ti hiciste un nombre grande y santo en Tu mundo, y para Tu pueblo Israel efectuaste una inmensa salvación y redención hasta este día. Luego Tus hijos entraron al santuario de Tu Casa, limpiaron Tu Templo, purificaron Tu Santuario, encendieron luces en Tus sagrados atrios, y fijaron estos ocho días de Janucá para agradecer y alabar Tu gran Nombre.

Hace más de 2000 años, hubo una época en que la tierra de Israel formaba parte del Imperio sirio, siendo gobernada por la dinastía de los Seléucidas. Antioco III, rey de Siria, estaba en guerra con el rey Tolomeo de Egipto por el dominio de la tierra de Israel.

Antioco III resultó vencedor en la batalla y anexó la tierra de Israel a su imperio. Al comienzo de su reinado se mostró favorablemente dispuesto hacia los judíos y les acordó ciertos privilegios.

Más adelante, sin embargo, cuando fue derrotado por los romanos y éstos lo obligaron a pagar elevados gravámenes, la pesada carga recayó sobre los diversos pueblos que conformaban su imperio, a los que obligó a proporcionarle el oro cuyo pago le habían impuesto los romanos. Tras la muerte de Antioco le sucedió en el trono su hijo Seleuco IV, quien oprimió aún más a los judíos.

A las dificultades externas debían sumársele los peligros que amenazaban al judaísmo desde su fuero interno. La influencia de los helenistas (aquellos que aceptaban la idolatría y la forma de vida de los sirios) iba en constante aumento.

El Sumo Sacerdote Iojanán entrevió la gravedad del peligro que significaba para el judaísmo la penetración de la influencia Siria en Palestina. Ello, debido a que, contrariamente al ideal de belleza exterior que idolatraban los sirios, el judaísmo sustenta el ideal de la verdad y la pureza de orden moral, colocándolo por encima de cualquier armonía física y material, tal como lo ordena Di-s en Su sagrada Torá.

El pueblo judío jamás podrá renunciar a su fe en Di-s, para aceptar la idolatría de los sirios y los griegos. Por eso, Iojanán se oponía a todo intento por parte de los helenistas judíos en introducir las costumbres griegas y sirias en su territorio. Indudablemente, tal enérgica oposición debía, tarde o temprano, devenir en algún desastre. Y así fue: los helenistas lo aborrecían, y uno de ellos informó al comisionado del rey que en el tesoro del Beit Hamikdash -Templo había gran cantidad de riquezas.

Estas riquezas del Templo estaban formadas por los dineros del "medio Shekel" con que todo judío adulto contribuía anualmente. Dicha contribución estaba destinada a solventar los sacrificios que se ofrecían en el altar, así como para la conservación y el mejoramiento del edificio del Templo.

Otra parte del tesoro estaba formada por el fondo de los huérfanos, dinero que ellos habían heredado y que se depositaba allí hasta que cumplieran su mayoría de edad.

Seleuco necesitaba dinero para pagar a los romanos y éste estaba en el Templo. Sin pensarlo muy detenidamente envió a su ministro Heliodoro a retirar el dinero del tesoro del Templo.

En vano le rogó el Gran Sacerdote Iojanán que no lo hiciera. Heliodoro no le prestó atención y atravesó la puerta del Templo; pero al punto palideció de miedo, se desmayó y cayó al suelo. Cuando recobró el sentido, ya no se atrevió a entrar de nuevo.

El "Loco"

Poco tiempo después, Seleuco fue asesinado, y su hermano Antioco IV comenzó a reinar en Siria. Antioco IV era un tirano de carácter arrebatado e impetuoso, desdeñoso de la religión y de los sentimientos ajenos.

Fue llamado "Epitanes", que quiere decir "el amado de los dioses", tal como varios reyes sirios recibieron títulos semejantes. Sin embargo, un historiador de aquella época, Polibio, le aplicó el mote de "Epitanio" -que significa "loco" - como más apropiado al carácter del despiadado y cruel monarca.

En su deseo de unificar a su reino mediante la implantación de una religión y una cultura comunes para todos sus súbditos, Antíoco trató de desarraigar el individualismo de los judíos al reprimir todas sus costumbres.

Destituyó al ortodoxo y virtuoso Gran Sacerdote Iojanán, e instalo en su lugar a su hermano Josué, quien se complacía en hacerse llamar por el nombre griego de Jason, pues pertenecía al grupo de los helenistas.

Josué se valió de su alta investidura para difundir aún más las costumbres griegas entre los demás sacerdotes.

Josué o Jasón fue reemplazado posteriormente por otro hombre, Menelao, quien le había prometido al rey conseguirle más dinero que Jasón. Cuando Iojanán, el antiguo Sumo Sacerdote, protestó por la difusión de la influencia helenista en el Sagrado Templo, el nuevo Sumo Sacerdote lo hizo asesinar.

Entretanto, Antioco estaba librando una exitosa guerra contra Egipto. Sin embargo, mensajeros llegados de Roma le ordenaron cesar la lucha. Antioco tuvo que someterse a la voluntad de Roma y abandonar la contienda.

En Jerusalén había cundido el rumor de que Antioco habia sufrido un grave accidente en la batalla y al creerlo muerto el pueblo se rebeló contra Menelao. El traicionero Sumo Sacerdote se vio obligado a huir junto a sus amigos.

Los Mártires

Antioco regresó de Egipto furioso porque los romanos habían puesto trabas a sus ambiciones. Cuando se enteró de lo ocurrido en Jerusalén, lanzó todo su ejército sobre los judíos. Miles de ellos fueron muertos.

Inmediatamente, dictó una serie de severos decretos contra los judíos en los que se les prohibió la práctica de su culto; en adición a ello, los pergaminos de la Ley fueron confiscados y quemados.

El descanso sabático -Shabat-, la circuncisión -Brit Milá- y las leyes del ayuno, fueron prohibidos bajo pena de muerte.

La serie de atrocidades cometidas incluyó el que a uno de los más respetados ancianos de aquella generación, Rabí Eleazar, de 90 años, los servidores de Antioco le ordenaron que comiera carne de cerdo, para que los demás hicieran lo mismo.

Cuando el anciano se rehusó, le sugirieron que se llevara la carne hasta los labios para simular que la comía. Pero Rabí Eliezer se negó también a eso, y fue asesinado salvajemente. Hubo otros miles de judíos que, del mismo modo, sacrificaron sus vidas.

La famosa historia de Jana y sus siete hijos tuvo lugar en esa época. Los hombres de Antioco iban de pueblo en pueblo y de aldea en aldea para obligar a sus habitantes a adorar a los ídolos paganos. Solo quedó una zona de refugio, los montes de Judea con sus cuevas. Pero aún hasta allí persiguieron los sirios a los fieles judíos y muchos fueron los que ofrendaron sus vidas como mártires.

Matitiahu

Un día, los secuaces de Antioco llegaron a la aldea de Modiín, donde vivía el anciano sacerdote Matitiahu.

Cuando el oficial sirio mandó construir un altar en la plaza pública de la aldea y exigió a Matitiahu que ofrendara sacrificios a los dioses griegos, éste replicó:

-¡Mis hijos, mis hermanos y Yo estamos decididos a permanecer fieles al pacto que Di-s hizo con nuestros antepasados! De inmediato se aproximó al altar un judío helenista con la intención de ofrecer un sacrificio.

Matitiahu empuñó una espada y lo mató. Los hijos y amigos de Matitihu se arrojaron sobre los oficiales y soldados sirios. Luego de perseguir a los demás, se dedicaron a destruir el altar.

Matitiahu sabia que Antioco se enfurecería cuando supiera lo que había sucedido, y seguramente enviaría a sus esbirros para castigarlo a él y los suyos. Por lo tanto, abandonó la aldea de Modiín y huyó con sus hijos y amigos a los montes de Judea. Todos los judíos leales y valientes se les unieron.

Formaron legiones, que cada tanto abandonaban sus escondites para lanzarse sobre destacamentos y avanzadas de los enemigos, y para destruir los altares paganos que se erigían por orden de Antioco.

Los Macabeos

Antes de morir, Matitiahu reunió a sus hijos y los instó a continuar la lucha en defensa de la Torá de Di-s. Les pidió que siguieran los consejos de su hermano Shimón "el Sabio", y que en la lucha reconocieran como jefe a Iehudá "el Fuerte".

Iehudá era llamado "El Macabeo", palabra compuesta por las primeras letras de las cuatro palabras hebreas "Mi Camoja Ba'elim Hashem" -'¿Quién es como Tú entre los poderosos oh Di-s?'-.

Antioco envió a su general Apolonio para eliminar a Iehuda y a su gente, los Macabeos. Aunque superaban en número y en equipo bélico a sus adversarios, los sirios fueron derrotados por los Macabeos.

Antioco despachó entonces otra expedición, la que también fue derrotada. Finalmente comprendió que solo con un poderoso ejército podía aspirar a derrotar a Iehuda y a sus bravos combatientes.

Un ejército de más de 40.000 hombres recorrió el territorio bajo el mando de dos comandantes: Nicanor y Gorgiash. Cuando la noticia llegó hasta Iehuda, éste y sus hermanos exclamaron:

¡Luchemos hasta la muerte en defensa de nuestras almas y de nuestro Templo!

El pueblo se reunió en Mizpá - lugar donde antaño el profeta Samuel había elevado sus preces a Di-s-. Al cabo de una serie de batallas, la guerra fue ganada por los Macabeos.

La Consagración

Los Macabeos regresaron a Jerusalén y la liberaron. Entraron en el Templo y lo limpiaron de los ídolos colocados allí por los vandálicos sirios.

Iehudá y los suyos erigieron un nuevo altar y lo consagraron en el vigésimo quinto día del mes de Kislev del año 3622 (138 antes de la E. C).

La Menorá -Candelabro- de oro habia sido robada por los sirios, por lo que los Macabeos hicieron una nueva de un metal menos noble.

Cuando quisieron encendería, solo encontraron una pequeña redoma de aceite puro de oliva que continuaba cerrada con el sello del Sumo Sacerdote Iojanán.

Este alcanzaba solo para un día; pero por un milagro de Di-s, siguió ardiendo durante ocho días, hasta que se pudo elaborar más aceite.

El milagro demostró que Di-s había tomado nuevamente a Su pueblo bajo Su protección. En recuerdo a este milagro, nuestros sabios fijaron como festividad los ocho días de Janucá, constituyéndose éstos en ceremonia anual de agradecimiento eterno por medio del encendido de las velas.

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
78 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Manuel Yool Guatemala 28 Enero, 2017

Historia de Canujá Maravillosa historia, precisamente he estado leyendo reciente mente los libros llamados apocrifos en la biblia catolica, pero ahora le leo esta historia veo como la mano de Eterno se ha manifestado a favor de su pueblo Israel a través de la historia.
Amo a Israel.
Manuel Yool Reply

Anronio Felix Hipolito Mexico 1 Enero, 2017

Comentario Cuando he leido en el libro de los Macabeos en la biblia catolica, nunca me imagine que esta Parasha estaba relacionada con Hanukkah, en verdad es un aporte a la sociedad muy valiosa, Gracias al Eterno por sus bondades, sus milagros, por mostrar su Amor a su pueblo bendito de Israel. BARUJ HASHEM!! Reply

Lisandro gonzalez Bogota 23 Diciembre, 2016

Cada día aprendemos más de historia de Israel
Lisandro Reply

Arturo David paraguay 2 Abril, 2016

Hermosa reseña, todos aquellos que murieron no lo hicieron en vano. Recordémosles. Reply

Yeshua David Sierra 8 Diciembre, 2015

Baruj HaShem. Nes Gadol... Reply

Daniel Bossio Da Silva Lima - Perú 8 Diciembre, 2015

Una maravilla de historia heroica de los judíos, recién tengo en mi mente el significado de Janucá, no imaginan cuanto he buceado, ahora tengo claro los hechos y el por qué de la Veneración. Reply

Mario Yosef Bogotá via lubavitchcolombia.com 8 Diciembre, 2015

Bendigo a Ysrael Mi nombre es Mario Yosef, amo a Israel, aunque no naci en el amado pueblo. Mi bis abuelo sobrevivo al holocausto nazi, y desde que lo supe mi alma arde por conocer al Di-s de mis padres... al leer esta historia puedo ver que EL SEÑOR DI-s tiene en sus manos nuestras vidas y luchar por vivir no sola mente es tratar de preservar mi integridad fisica sino tambien luchar hasta la muerte si es necesario por mantenerme en la ley de Di-s. Reply

Edwinson Arana Espina Chile 8 Diciembre, 2015

La guerra es la última opción con gentes que no tienen capacidad de respeto por semejantes en acuerdos salomónicos y se debe ejercer la defensa en virtud de la cordura , siempre se debe defender Israel y combatir el terrorismo . Dios está en todo lugar , la ausencia de Él es solo rechazo por libre albedrío de algunos , la tierra solo es un punto en el cielo , todo lo que se haga con la fe y cordura de su mandamiento . será triunfo. Reply

Manuela Ruiz Lobo Rubí Barcelona España 5 Diciembre, 2015

Bendito sea por siempre nuestro grande y poderoso HaSchen ,nuestro Elohim,que hace maravilla,y colma de viene a su pueblo Israel,Nuestro único y eterno protector.Él es digno de recibir toda gloria honor ,honra ,adoración y alabanza.¡¡¡¡Por siempre y por los siglos de los siglos su santo nombre sea loado...Amén..Amén..Amén Reply

fdgsuah 11 Nov, 2015

Hola buena historia gracias a D-os por ayudarnos en ese momento Reply

Samuel Iguala, Guerrero, Mexico 23 Diciembre, 2014

La historia completa de januca Que historia maravillosa, D-OS bendiga al pueblo de Israel. Reply

Sollange Arenas 22 Diciembre, 2014

Muy Chevere Gracias Hashem Reply

moshe haber rio de janeiro 21 Diciembre, 2014

la historia copleta de januca- bajo el dominio de siria BARUJ ASHEM , ASHEM NOS SALVATE, E NOS CONTINUA SALVANDO, POR FAVOR ,MASHIAH YA, GRACIAS Reply

neftaly 20 Diciembre, 2014

Que. hermosa. Historia Reply

Ivy Menendez Lancaster PA USA 19 Diciembre, 2014

Hermosa Historia de Januca Gracias por presentarla y hacerla accessible. Bendito sea YHWH Sebaot, que libra cada una de nuestras batallas si somos fieles a su santa Tora y a sus preceptos. En Januca tambien celebro el Happy Birthday de mi esposo asi que ahora tengo 2 motivos para celebrar con mucha Alegria Januca. Reply

Nora Gran Bretania 19 Diciembre, 2014

simplemente impresionante y emocionante. Reply

Anónimo Chile 16 Diciembre, 2014

Cada año junto a mi familia releemos la maravillosa historia de Janucá, pues a pesar de que para el resto del mundo pueda parecer un suceso lejano y desconocido, es nuestra historia y la hacemos parte de nuestra vida al celebrarla cada año, y más aún, al vivir mediante la lucha diaria contra la asimilación, no es algo fácil en absoluto, pero vale la pena mantener la convicción en que el D-os de Israel es el mismo hoy y por los siglos, así que Él es quien nos da la fortaleza para hacer frente a toda cultura e influencia que se aleje de su voluntad y de su palabra establecida en su sagrada Toráh. No me cabe duda que Él despertará una luz frente a nuestros ojos y en nuestro corazón, aún en medio de la adversidad, para que podamos estar listos y dispuesto a presenciar y glorificar la venida de nuestro esperado Mashiaj, quien libertará a Israel y el mundo entero de la opresión de los malvados. ¡Hag Sameaj Janucá! Reply

Ruben Garcia Lorenzo Veracruz Mexico 13 Diciembre, 2014

Excelente Historia, apenas entrare a los estudios, pero esto es impresionante
quisiera tener mas de esos Reply

edna Zacapa, Guatemala. 11 Diciembre, 2014

me encanta Hanuka y los macabeos son ejemplo a seguir. Reply

Anónimo Phoenix, Az. 28 Nov, 2014

Di-s de los Ejercittos. El pelea nuestras batallas, porque son mas los que estan con nostros que los que estan con ellos. Poco menos de un ano de estar conociendo las raices hebreas, no tengo un lugar donde congregarme y mi herramineta son los medios siverneticos y libros, y encuentro que muy poca gente incluyendo la familia, no quieren entender que la Torah es el libro de la vida, aunque entre comillas la aceptan, pero a la hora de practicarla es una oposicion; ya que hemos heredado mentira de nuestros padres y la tradiciones impuestas por los hombres han sido muy marcadas en nuestras generaciones; Confio en El TodoPoderoso que el pelee esta batalla por mi y allane mi camino para ir contra la corriente de este mundo. Realmente estoy maravillada de lo poco que he logrado comprender, aunque confienzo que ante tanta ensenanza estoy muy limitada y por ignorar y no comprender la mayoria de la palabra del Eterno, me hace desobediente a su palabra y eso me entristece. Pido al Eterno me lleve de la mano paso a paso. Reply