Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

¡S.O.S! Mis Hijos se están Peleando

¡S.O.S! Mis Hijos se están Peleando

 E-Mail

La rivalidad entre hermanos es parte integral de la vida familiar. Pero lo que puede ser más aun perjudicial, a la larga, es el hecho de que a menudo se espera de los padres que actúen como jueces...

Dos niños se acercan llorando al padre y señalándose uno al otro:"Fue su culpa", "Él empezó", "Ella me lo sacó primero". Es fácil para un padre caer en la trampa de intentar diferenciar la parte inocente de la culpable.

Si tiene la bendición de tener dos o más niños, seguramente se encontrará que pasa varias horas de la semana "jugando" a ser juez. Como tantos padres, usted puede llegar a asumir que éste es su deber. Se sentará y escuchará pacientemente cada parte, interrogará a los litigantes, y tomará testimonio a los testigos. Cuando esté listo para dar un veredicto sobre quién está equivocado y quién correcto, los niños ya se habrán olvidado de la pelea y habrán seguido con la próxima actividad.

Lo que no funciona en este planteamiento--aparte de la pérdida de tiempo y energía-- es que usted está enseñándoles a sus hijos a asumir que en cada conflicto que hay una parte culpable y la solución es disparar el reproche en dirección a esa parte.

Recientemente un psicólogo infantil me dio una simple sugerencia: si dos niños vienen con la queja de una pelea, (a menos que uno de ellos sea una mole de tamaño), ¡rételos a ambos! Envíelos a ambos a sus cuartos. Ellos aprenderán muy rápido a resolver sus diferencias con solo cambiar la conducta negativa que causó la pelea. No buscarán al culpable, ya que tomaría más tiempo resolver el problema. Una solución rápida significa que ellos pueden regresar jugar más pronto.

La tendencia a culpar otros de cualquier cosa nos viene naturalmente desde niños; a menos que "des-aprendamos" esta conducta, la llevaremos a nuestra vida adulta. Cuando dos personas vienen a mí con un conflicto, yo normalmente encuentro que cada una de las partes puede identificar muy bien qué parte la otra persona jugó creando el problema. Las oigo decir cosas como: "¡Si sólo él dejara de criticarme!" o "¿Por qué ella es tan terca?" o "¡Por qué él es tan malo conmigo?", "¡Si sólo él cambiara un poquito, no tendríamos este problema!".

Tendemos a focalizar toda nuestra energía en la parte que nuestro antagonista le tocó en la creación del conflicto. ¡Pero ésa precisamente es la parte del problema que menos podemos influir ni arreglar! Nosotros no tenemos ningún control sobre lo que el otro piensa, siente o hace. Enfocándonos en nuestros propios sentimientos y acciones, sobre lo que sí tenemos control, podemos llevar a cabo los cambios apropiados que podrían ayudar a resolver el problema.

Es casi imposible de encontrar un conflicto en el cual una parte sea 100% inocente y la otra 100% culpable. Tenemos más chances de solucionar nuestras diferencias si evaluamos con sinceridad la parte En la mayoría aplastante de casos, cada uno de los lados es un contribuyente al conflicto. Nosotros tenemos un mucho mejor la oportunidad de resolverse nuestras diferencias si nosotros examinamos con sinceridad la parte que nosotros jugamos en la disputa. Y al tener el coraje de hacer a un lado nuestro ego y asumir la responsabilidad por lo que nos toca, la otra parte también hará lo mismo.

Por Yaakov Lieder
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
11 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Ruth Monterroso Guatemala, Centroamérica 26 Julio, 2015

Gracias, este comentario es perfecto para mis hijos y yo. Me da alivio saber q es normal q se peleen a veces. Bendiciones Reply

marycielo lima -Peru 18 Julio, 2014

Esto me ayudara mucho con mi hija y mis hermanas. Reply

jaqueline ortega Guatemala 28 Julio, 2013

Wow! Que lindo tema gracias me ayudara mucho y gracias tmbn a Dioly garcia x compartir sussoluciones lo pondre a prueba.GRACIAS! Reply

Angie Ceciliano Cartago, Costa Rica via chabadcostarica.com 17 Nov, 2012

Es el mejor método para que reflexionen y se den cuenta que es mejor compartir sin violentar los juegos entre ellos.. Reply

Ricardo Suarez Santa Cruz, Bolivia 16 Octubre, 2012

Gracias por el apoyo….
En mi caso, al tener 3 hijos, el problema se generaba con el hijo del medio. Ya que es muy grande para ser el más chico y es muy chico para ser el más grande.
El se refugió en el poder de su llanto para mostrar que el otro hermano tenía la culpa del problema…
Trabajamos con mi esposa, en que la responsabilidad del problema es de los dos y funciona. Ellos solucionan su problema, piden perdón, se pelean, se aman, etc.……… son hermanos. Reply

fernando guayaquil, ecuador 1 Junio, 2012

shalom, este es uno de los mejores articulos que he leido y que seguramente ayudara a casi el 90 por ciento de familias con nilños en el hogar congratulaciones. Reply

Rivka Shay Levi Katz Mexico, León 18 Febrero, 2011

BS"H Shalom! agradezco mucho esta valiosa ayuda,tengo tres hijas y en muchas ocaciones no investigo bien quien de ellas fue la que pego,o dijo algo inapropiado,aveces pienso que la que llora mas es la victima,sin saber que me puede estar chantajeando ,y la otra ,u otras me miran con rencor ,o tristeza,si en verdad uno como madre se equivoca demaciadas veces,ojala alguien me lo hubiera dicho antes,Todá Reply

Fabio Navas Rodríguez Lima, Parú 17 Febrero, 2011

No son mis hijos, son mis nietos, cuando las pelas no son serias, me dirijo hacia ellos.
-Siempre pelean, ayer pelearon, no hace raro también, pero al poco rato están jugando como grandes compañeros. ¿Saben por que? porque inconscientemente se perdonaron reconociendo su eror. El perdón es sublime,ahora, ¿pueden perdonarse, vover a jugar y recapacitar en no vover ha hacer lo que no le gusta al otro? Abracense y
tomen su propina, y ha coprense su helado cada uno. Corren abrazados a comprar. Reply

Dioly Garcia Miami, USA 30 Abril, 2010

Le agradesco sus articulos son para mi de gran interes y ayuda.
Tenemos tres hijos y a veces cuando los desacuerdos se acentuan entre ellos. Es muy dificil dar con el origen del problema, por lo general ambas partes tienen faltas.
Me ha dado resultado despues de escucharles a cada uno, invitarles a sonreirse entre ellos, a abrazarse, besarse, pedirse disculpas o les invito un helado.
Para mi no es facil culpar o señalar ,esta por encima que les amo a los tres y mis aportes o soluciones no pueden afectar las partes. Por eso la solucion del abrazo, el beso, el helado, galletitas, limonada, me funciona y reconocen mientras saborean que algo hicieron mal a su hermano.
Me sumo con ellos y me alivia escuchar perdon mama! por lo que hice a ...,
Tambien les doy otra opcion en situaciones no tan dificiles, la responsabilidad de resolver entre ellos. Les digo, les doy 10 minutos, resuelven o se separan, y da resultado. Cuando regreso estan entretenidos jugando. Nadie se acuerda del problema. Reply

YAMILET VALERO puerto la cruz, venezuela 4 Mayo, 2009

es cierto devemos aprenderer nosotros como adultos para poder enseñar a nuestros hijos y reconocer cuando nos equivocamos ,repar Reply

Lilian R. Sto. Dgo., Rep. Dominicana 4 Enero, 2008

Realmente corroboro con ustedes el hecho de que los seres humanos siempre queremos buscar un culpable para todo...y mientras no seamos nosotros mismos ...mejor..
Debemos tratar de cambiar esa actitud para asi poder educar nuestros hijos y sobre todo, poder enseñar con el ejemplo.
Aveces los padres en determinado momento nos sentimos, y lo digo por mi, un poco hasta torpes en cuanto a la solución de ciertos problemas en casa, creo que lo más aonserjable es buscar ayuda en esos momentos que sentimos que ya no podemos más..
Creemos que no tenemos derecho a flaquear, a sentirnos en determinados momentos hasta impotentes...porque si lo hacemos sentimos que fallamos en nuestro cometido como padres..
pero la realidad es otra, a mi humilde entender, creo firmemente que puede haber momentos dificiles en todos los aspectos de nuestra vida y que todo depende de como los enfrentemos...no podemos desmayar, nuestros hijos dependen de nosotros como padres y siempre digo..pidamos a Dios ayuda!!!! Reply