Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

¿Pidio Usted Nacer?

¿Pidio Usted Nacer?

 E-Mail

Había una vez una aldea llena de gente descontenta. Todo el día caminaban con sus rostros amargados, cada uno lamentándose por sus problemas, cada uno celoso por el éxito del vecino.

Un día un hombre sabio arribó a la aldea. Reunió a todos en la plaza del pueblo y les dijo; “Quiero que cada uno de ustedes traga su posesión más preciada, lo que más quieren en la vida, y lo ponga en medio de la plaza”. Pronto hubo una gran pila de bultos y paquetes, de todas formas y tamaños, en el centro de la plaza.

“Ahora” instruyó el hombre sabio “cada uno de ustedes seleccione para sí cualquiera de estos dones. La elección es de ustedes —tomen el paquete que desean”.

Cada hombre, mujer y niño de la aldea hizo lo mismo, Cada uno eligió su propio bulto.

La Torá, como todos nosotros sabemos, comienza al principio, describiendo la creación por parte de Di-s de los cielos y la tierra, los continentes y los océanos, vegetación y vida animal. Entonces, en el versículo 26, llegamos a la creación del hombre. “Y Di-s dijo” leemos “Hagamos un hombre, a nuestra imagen y semejanza…”.

¿Hagamos? Hasta este punto —y desde aquí en todo el resto de la Torá —Di-s habla como la singularidad suprema. Él es el Jefe, la fuente y el móvil exclusivos de todo. Pero en este único caso, hay un “nosotros”, un coro de opiniones, una sala de juntas superna ante la cual el Creador presenta una propuesta y pide aprobación.

¿Con quién consultó Di-s cuando deseó crear al ser humano? Nuestros sabios dan numerosas explicaciones. Una es que Di-s preguntó a los ángeles, para atemperar sus críticas posteriores por los errores del ser hombre. Otra explicación es que Di-s involucró a todos los elementos del universo, o todos los aspectos de Su infinitamente potencial ser, en la formación de la polifacética alma humana. Todas esas explicaciones, por supuesto, hacen surgir tantas preguntas como respuestas hay. En verdad, es con respecto a este versículo en particular que los sabios dijeron: “La Torá dijo esto; quienquiera que desee malinterpretarla, déjenlo malinterpretarla…”. Obviamente, hay un mensaje importante para nosotros aquí —lo suficientemente importante como para que la Torá insista en esta fraseología en particular a pesar del hecho de que permite (¿anima?) la mala interpretación.

Pero hay una interpretación de este versículo que nos presenta un acertijo de una paradoja. El Midrash da la siguiente explicación: “¿Con quién consultó? Con las almas de los justos”. ¡Di-s pidiendo el consejo de almas humanas acerca de si debe crear el alma humana!

El argumento se complica. ¿Quiénes son esos justos (tzadikim) con los que Di-s consultó? De acuerdo con el profeta Isaías: “Tu pueblo son todos tzadikim”. Cada uno de nosotros posee el alma de un Tzadik (sin tener en cuenta hasta que extremo le permitimos expresarse). En otras palabras, Di-s preguntó a todos y cada uno de nosotros si deseamos ser creados, si elegimos aceptar el desafío de la vida terrenal. Sólo entonces procedió a crearnos.

Si el preguntar a un alma si desea ser creada suena como una trampa, esta paradoja, en realidad, resuelve una paradoja mucho más profunda —la paradoja del decreto divino y la elección humana.

Di-s para siempre nos dice que hacer. En realidad la palabra Torá misma significa “instrucción”, y eso es básicamente la Torá: una serie de instrucciones desde lo alto. Y sin embargo se nos dice que “un principio fundamental de la Torá” es que “se le ha dado libertad de elección al hombre”. ¿Cuáles son nuestras elecciones, si Di-s constantemente nos instruye?

La pregunta llega más profundamente. Asumamos que, en cualquier situación dada, bajo cualquier cúmulo de circunstancias, la elección es cómo debemos actuar. ¿Pero qué clase de elección es esa, si nadie nos preguntó si queríamos estar en esa situación y bajo ese cúmulo de circunstancias, en primer lugar? ¿Qué clase de “elección hay aquí, si no elegimos que se nos presentara o no esa elección?

Por lo tanto la Torá nos revela este asombroso secreto; esa elección final fue hecha por nosotros, aun antes de existir. Antes que Di-s emanara su alma y alentara en su cuerpo, se le preguntó si sería. Así que en cada situación en que se encuentra, en cada desafío que enfrenta en su vida —usted esta ahí porque usted eligió ser puesto en esa vida.

Vamos por la vida quejándonos “¡No pedí nacer…!” Pero mil veces al día refutamos ese reclamo. Con incontables elecciones y acciones, afirmamos que la vida que tenemos es la que queremos.

Por supuesto que lo hacemos. Después de todo, la elegimos.

Por Yanki Tauber
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Ordenar por:
Discusión (15)
12 Agosto, 2014
Sin preguntas no hay respuestas
Tuve una experiencia... me decían que ya puedes vo
Tuve una experiencia... "me decían"... ya puedes volver a casa - "dije"; aún me quedaban cosas por hacer y volví.
Realmente el mundo espiritual es un mundo de información y

verdad.
Yo sé que elegimos venir, buscar, preguntarle sin parar Él

es... TODO.
La vida aquí puede ser difícil, muy difícil y lo que aprendemos es tan gratificante!!!
Hoy en día sé por qué decidí volver, muchos años de

ignorancia y sufrimiento ¡y qué!
Con ayuda de H' casi toda mi familia esta retornando, mi

felicidad ahora supera todo sufrimiento pasado.
Como una mujer que da a luz, nace su hijo y olvida los

dolores de parto.
Bendito Sea Hashem que me permitió llegar hasta este

momento.
Que pronto veamos la llegada del Mashiaj y la reconstrucción del Beit haMikdash.lve
Noni
12 Marzo, 2014
¿Pidio Usted Nacer?
Estoy segura que Yo No elegí nacer. Y mucho menos reencarnar.
La verdad No se, cual es mi propósito en la vida.
Shalom.-
victoria ovejero
tucuman
25 Junio, 2013
Todos y cada uno de nosotros estamos aquí porque es necesario, y lo sabemos. Estamos aquí con nuestro consentimiento, y nuestra vida presente es el resultado de nuestras acciones pasadas, así como nuestra vida futura vendrá condicionada por todo lo que hacemos ahora.

Shalom,

Salomé Mois
España
Anónimo
España
30 Nov, 2011
Barush Hashem dia a dia caen solo hay que levantar las manos y al leer esto acabo de recibir una nueva estoy totalmente de acuerdo
Roberto Gonzalez Revilla
Huejotzingo, Pueble Mexico
28 Nov, 2011
pidio usted nacer?
excelente explicacion, y ahora que estoy en esta vida, y que tengo conocimiento de que la tora , es una instruccion para cada uno de nosotros, los que amamos a HASHEM. vivamosla cada dia alegremente y agradeciendo por todo lo que el Bendito nos da.
Anónimo
houston, texas
27 Nov, 2011
Pidio Usted Nacer?
La Torá no se discute, sólo se aprende
lo que esta escrito, porque esta escrito con el Dedo de Di-s, Yo creó que Di-s no nesecita, ni hoy ni nunca a nesecitado opinión de nadie porque El es Unico
y Poderoso para hacer lo que quería y quiere hacer hoy ayer y por siempre.
Estela Rivera
Merced, USA
26 Nov, 2011
Pidio Usted Nacer?
En verdad Hashem es grandioso y maravilloso! Gracias por darmelo a saber, nunca lo hubiera imaginado.
Josefina R. Salinas
Reynosa,Tam., Mexico
26 Nov, 2011
Pidió usted nacer?
Nadie lo pide, la humanidad esta llena de personas que estudian mucho en busca de respuestas a preguntas que nadie hace.
Vyron
guatemala, guatemala
25 Nov, 2011
¿Pidió usted nacer?
No hay problema en aceptar la paradoja que aquí nos presenta el (¿rabino?) Yanki Tauber. En condiciones de presiones espirituales importantes, cuando uno se ha visto inmerso en el mundo de Tohu este texto es invaluable para mirar las cosas con ojos nuevos y sin vacilaciones saltar al mundo de Tikkun.
Anónimo
Queretaro, Qro. MEXICO
28 Marzo, 2011
DE ACUERDO
Estoy de acuerdo con David de Dallas TX.

Hashem nunca se equivoca.
¿ No es El lo mas Hermoso de lo Hermoso ? "Todo lo que respire alabe al Señor "
Eugenio García
Costa Rica.