Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Historias cortas del Rebe

Historias cortas del Rebe

 E-Mail

El Jasid ya Compró el Cochecito

Cierta vez, un jasid que no había tenido hijos, solicitó una bendición al Rebe. El Rebe lo bendijo y al año siguiente, el jasid y su esposa tuvieron un niño. Un amigo de la familia, que no era jasid, al escuchar lo sucedido decidió acudir también a pedir una bendición. Así lo hizo y el Rebe lo bendijo.

Pasó un año, y otro y la bendición no se cumplió. Este hombre se presentó ante el Rebe y se quejó pues a su amigo la bendición se le había cumplido.

El Rebe le dijo: "Tu amigo, el jasid, después recibir la brajá, corrió a comprar un cochecito para el bebé. Él creía con fe completa que la bendición se cumpliría y la fe misma es el recipiente para atraer la bendición. Sin embargo, tú esperaste a ver qué pasaba...."

Salvar un Alma Judía

El Rabino Jaikin de Bruselas (hoy Gran Rabino de Ucrania) hablaba durante una audiencia privada con el Rebe acerca de la situación espiritual de los judíos de Bélgica. El Rebe le indicó que sería conveniente que visitara una determinada aldea. El Rabino Jaikin viajó allí. Se trataba de una aldea diminuta. El Rabino la recorrió de una punta a la otra y para su desazón no encontró ni un solo iehudí. Cuando ya había anochecido, antes de regresar a su ciudad, se dijo a sí mismo que "daría otra vuelta" por el lugar. Mientras caminaba se le acercó una anciana y exclamó: "¡Ha llegado el Rebe!". Luego le explicó que era judía, y desde hacía muchos años sus vecinos gentiles la instaban a convertirse aduciendo que ya no quedaban judíos en mundo y ella era la única que restaba.

Decidí- dijo la mujer- que si en tres días no veía a otro judío, me convertiría. Acaba de concluir el tercer día y ahora que lo he encontrado he decidido no hacerlo. A los pocos días, la anciana falleció y recibió sepultura de acuerdo al rito judío.

El Mashiaj Llega, Necesitamos Cohanim

Una familia de Cohanim de Miami que tenía cuatro hijas, visitaba al Rebe anualmente para el 12 de Tamuz, cumpleaños del Rebe Anterior. Durante el Iejidut (audiencia personal) siempre solicitaban una bendición para tener hijos varones. El Rebe nunca respondía a su pedido. Después de unos años, el Rebe dijo: "¿Qué sucederá con los niños? ¡Mashiaj está llegando y necesitamos Cohanim para servir en el Templo!"

Al año siguiente, el 12 de Tamuz, tuvieron un varón, al que llamaron Iosef Itzjak, como el Rebe Anterior.

Hashem También se Encuentra Atrás

En el antiguo barrio judío de París, había dos Sinagogas. El Rebe acostumbraba a rezar en ambas. En una de ellas también habían estado el Rebe Maharash (4to Rebe de Jabad), el Rebe Rashab (5to Rebe) y el Rebe Anterior (6to Rebe y suegro del Rebe). El Rebe (en vida de su suegro) siempre se ubicaba en la parte trasera del Templo. Los feligreses ignoraban la identidad del Rebe. Después de unos años, el Rebe entró con su suegro, el Rebe Anterior, a quien ubicaron inmediatamente adelante, al lado del Arón Hakodesh. Uno de los funcionarios de la Sinagoga, se acercó al Rebe y le solicitó que también se ubicara adelante. El Rebe se negó rotundamente y dijo: ¡¿Cree usted que Hashem no se encuentra aquí detrás?!

No Estaré Disponible

En el año 5712, falleció uno de los hermanos del Rebe, el día 13 de Iyar. Una semana antes, un judío que visitaba Nueva York, tuvo una audiencia privada y dijo al Rebe que viajaría de regreso a su casa el martes siguiente, y deseaba venir a recibir una bendición de despedida del Rebe.

El Rebe le dijo: "El martes no estaré disponible"

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Escribe tu comentario
1000 Caracteres restantes