Contáctenos

¿Por Qué Gritamos?

¿Por Qué Gritamos?

 E-Mail

Algunas personas se preguntan por qué los padres gritan a sus hijos. A continuación les explico la lógica que hay detrás de esta acción.

¡Los chicos pueden ser tan exasperantes! Puedes llamarlos, y volver a llamarlos y no vienen. Les gritas y les explicas y no escuchan. A veces les tienes que pegar cuatro gritos para que te presten atención. Entonces, cuando les gritas, por fin te toman en serio.

Otra buena razón para gritar es que te ayuda a que puedas desahogarte. Es muy frustrante andar corriendo todo el día de aquí para allá, haciendo los mandados, trabajando, llevando la casa, ocupándote de todo el mundo para, después de todo esto, tener que lidiar con un hijo para quien la idea de una diversión es fastidiar de todas las maneras posibles al bebé en su hora del baño. ¿Cuánto puede soportar una madre? Al gritar liberamos las tensiones y así evitamos desarrollar úlceras.

Y dicho sea de paso, a nosotros nos gritaron mucho y salimos bastante bien. Nos convertimos en correctos y equilibrados miembros de la sociedad. Bueno, quizás no tengamos la mejor relación con nuestros padres pero, lo principal es que el resultado no ha sido malo.

Por último, no lo podemos evitar. Gritar está en nuestros genes y es una reacción que surge de los modelos que nos brindaron nuestros padres. Es natural. Lo que se aparta de lo natural es no gritar. Exige mucho autocontrol, es algo así como dejar de consumir azúcar, café y harinas blancas por el resto de nuestras vidas. Si partimos de la base que no deberíamos gritar, entonces nuestras cuerdas vocales vendrían pre-programadas en Mute.

Es así, son las explicaciones (¿racionalizaciones?) más comunes y corrientes para justificar los gritos que hemos recibido de nuestros padres. Y, aunque todas contienen elementos de verdad, hay otra cara de la moneda que debe ser considerada. Cuanto más gritemos a nuestros hijos, mayor será la cantidad de hábitos nerviosos que van a desarrollar. Cuanto más griten los padres tanto más aumentarán los síntomas del estrés, tales como arrancarse el pelo, escarbarse la nariz, parpadear, mojar la cama y otros. Cuanto más gritemos, peor será la salud física de los niños: más dolores de cabeza, de estómago, resfrios y gripes. Cuanto más gritemos, mayores serán los problemas de conducta de nuestros hijos: desobediencia y desafío en casa o el colegio.

Cuanto más gritemos, más problemas sociales tendrán nuestros hijos: serán víctimas de hostigamiento, o serán hostigadores, les costará hacer amigos y mantenerlos. Y, cuanto más gritemos, mayor será la tendencia de nuestros hijos a presentar falta de concentración para hacer los deberes. Ningún niño proveniente de un hogar donde se grita presenta toda esta sintomatología en forma simultánea; la vulnerabilidad individual de cada niño determinará el o las áreas de funcionamiento que podrán verse afectadas.

Y todavía queda más para agregar. Si les gritamos ininterrumpidamente durante dos décadas (es decir, durante los años de la adolescencia) entonces, una vez adultos, tenderán a presentar: más desórdenes de personalidad, más problemas de relación, más depresión y ansiedad, más problemas de salud, más dificultades como padres, más disfunciones de todo tipo posible.

Cuanto más gritemos a nuestros hijos, menos les vamos a agradar. Cuanto menos les agrademos, tanto menos querrán parecerse a nosotros. Al no identificarse con nosotros, posiblemente también rechacen nuestras enseñanzas, nuestros valores y cualquier cosa que queramos impartirles. Por eso, cuanto más gritemos, menos influiremos sobre nuestros hijos para que sigan por el camino que queremos que recorran. Cuanto más gritemos a nuestros hijos, tanto más se verá amenazada nuestra capacidad para transmitirles nuestra herencia judía, enseñarles a diferenciar entre el bien y el mal y compartir nuestras lecciones más importantes.

Además, hay grandes posibilidades que los niños a quienes gritamos con frecuencia durante dos décadas, no nos van a querer mucho cuando lleguen a ser adultos y se vayan del hogar. Algunos no nos volverán a hablar nunca más. Otros tratarán de mudarse al otro lado del mundo y, solo muy de vez en cuando, nos llamarán. Algunos se quedarán viviendo bastante cerca como para discutir con nosotros toda la vida. Veremos –o no- a nuestros nietos. Y muy posiblemente nuestros nietos también reciban gritos porque hemos incorporado un "programa de gritos" a su crianza. Cuando les gritamos a nuestros hijos, también les estamos gritando a nuestros nietos, bisnietos y... a los que vendrán.

De modo que, aunque por todas las razones anteriores sea tentador gritar, el precio para obtener un poco de colaboración es demasiado alto. Por suerte disponemos de una serie de poderosas alternativas para lograr la colaboración de un niño. Vale la pena tomarnos el trabajo de aprenderlas.

Por Sarah Chana Radcliffe
Sarah Jana Radcliffe , Doctorada en Psicología , es la autora de “Eduque a sus hijos sin levantar la voz”
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
158 Comentarios
1000 Caracteres restantes
Ginelda Bolivia 23 Agosto, 2017

que lindo poder encontrar estas enseñanzas que son de oro y tienen razon mi mama me gritaba aun me grita aveces yo ya soy mama y con todo dolor digo que si a mi hijo lo grito y mucho y por mi culpa se hace ahora pipi con lo leido y yo misma se que ya no debo gritarle gracias Reply

Cristina Stecca Santiago de Chile 24 Junio, 2017

EXCELENTE! Concuerdo con lo expuesto como madre, educadora, orientadora y psicoterapeuta. Agrego un dicho popular: quien a hierro mata, no puede morir a sombrerazos!

Gracias! Reply

Anónimo 6 Junio, 2017

Este artículo me ha gustado mucho , porque ahora entiendo el origen de mi ansiedad y mi depresión que ahora tengo.
Mi madre toda su vida me gritó, no recuerdo nunca que me haya pedido las cosas amablemente o sin gritar.
Nunca puedo establecer una platica con ella porque termina gritando o alterandose , Tengo 22 años y todo este tiempo ha sido asi, toda su vida gritando, nunca he tenido una buena relación con ella. No cometan errores asi, hoy en dia no tengo buena salud emocional. Y tampoco tendré ni quiero hijos, porque no quiero ser igual a mi madre Reply

Ainhoa B 30 Julio, 2017
in response to Anónimo:

Yo tambien tengo 22 años y pienso igual que tu, me he sentido muy identificada con lo que has contado. He notado que no estoy sola en este tema, porque ninguna amiga mia tiene ese problema en la relacion que tienen con su madre. Reply

Anonimo 3 Enero, 2017

Estoy totalmente deacuerdo nunca les gritare de esa forma amis hijos! Ojala q mi padre no me gritara ya no se q hacer, siempre intento irme de casa quando esta el, es mejor q no nos veamos,el siempre me grita dia y noche por cosas totalmente estupidas solo qiere q haga lo q el hace,q me guste ser como el, realmente a llegado un punto q lo odio,aveces pienso q ojala q mi madre y yo vivieramos solas,si tan solo mi padre no etubiera...., si esq se me qitan las ganas de todo!asi no hay qien viva deverdad es horrible ya no puedo ni estar en mi casa. Reply

Ainhoa 30 Julio, 2017
in response to Anonimo:

Me pasa lo mismo pero con mi madre. Yo ahora solo veo que sere capaz de der feliz cuando mi madre cambie o cuando me vaya de casa. Reply

Juan luis Guevara Villegas Guanacastte Costa Rica 21 Diciembre, 2016

Agradesco profundamente por toda la educacion que dan por medio de ustedes a muestros hwrmanos. Shalom Reply

Mario Nuñez Arequipa-Perú 12 Diciembre, 2016

¿Por Qué Gritamos? Gracias por la enseñanza. Me ha ayudado a entender mi relacionamiento con mis hijos, no voy a mirar al pasado ni al presente, con mucha esperanza voy a mirar al futuro con el firme propósito de no gritar a mis hijos, me va a costar el reemplazar el grito por buenas palabras llenas de amor. Reitero las gracias, que Hashem la guarde y siga Usted impartiendo enseñanzas. Reply

Mario Perez 16 Septiembre, 2016

Educacion a los hijos S. Jana Baruj HASHEM.
Gracias doctora por regalarme este gran tesoro que es la educacion no solo de hijos sino tambien de padres que EL UNO Y UNICO D-OS siga otorgandole SABIDURIA y mucho DISERNIMIENTO y que siga llebando SHALOM a los hogares, como es el mio. Reply

Maria San isidro 23 Agosto, 2016

Me siento feliz.nunca le grite a mi hijo...y yo si en mo niñez habré recibido algún que otro gritito, pero creo que fueron para corregirme y a la larga me hicieron bien. Reply

Anónimo 13 Agosto, 2016

Estoy totalmente de acuerdo, el día de ayer tuve la oportunidad de estar con una sobrina de 7 años y me dijo: Me gusta estar contigo porqué no grutas. Reply

Anónimo 1 Agosto, 2016

Gracias! En los primeros parrafos me senti comoda y pense todos gritamos, no estoy tan mal.... Pero cuando veo el dolor que puedo causar a mis hijos, nietos y bisnietos he decidido conmenzar una dieta saludable sin gritos.
Shalom Reply

MARIA TORREALBA CARACAS, VENEZUELA 8 Julio, 2016

LOS GRITOS NOS DESCONTROLAN Y QUITAN LA PAZ LOS GRITOS NOS DESCONTROLAN Y EVITAN LA CONECCION DEL PADRE CON EL HIJO, EL NIÑO TIENE QUE SER INSENTIVADO A COLABORAR. Reply

jhovanni 7 Julio, 2016

me identifico mucho con lo que explica en el transcurso del texto, solo que ahora mi esposa grita mucho y no ocupa estar enojada.. pero ami eso me estresa,ami me gusta mucho la tranquilidad.
que puedo hacer al respecto, muchas gracias saludos Reply

yajaira venezuela 5 Julio, 2016

la realidad bueno yo estoy comenzando la terapia del no gritar no es facil pero si se puede...es muy cierto todas esas definiciones que al fin de cuenta son consecuencias de nuestros actos..ahhh tengo tres nietos y no les grito para nada(extraño verdad) Reply

Maria venezuela 17 Mayo, 2016

Gracias Me he identificado con varias madres que han escrito, gracias sarah por expresarte de tal forma q me llegaste al corazón. En mi lugar mi padre era el q gritaba. Ahora he desarrollado, no del todo, el arte de "no gritar" por varios regaños y hasta amenazas de mi madre. Yo en su lugar habría hecho lo mismo. Ahora comprendo por ella, por ud, por mis hijas y por mi misma experiencia. Reply

nestor segura colombia barranquilla 27 Abril, 2016

excelente reflexión, uno no se da cuenta de estas cosas por que no sabe y cree que esa es la mejor forma de corregir y vemos q no es así, gracias me sirvió muchísimo para corregir a tiempo lo que vengo haciendo mal. Reply

yuri 90057 12 Abril, 2016

Yo lo hago les grito amis hijas pero nose como dejar de haserlo Reply

zulma cuellar bogota 1 Marzo, 2016

gracias por esto que escribiste, me ayudo a reflexionar. Reply

Anónimo peru lima 18 Febrero, 2016

ok hize desde hace 3 años lo que no devia hacer hora que hago donde recurro necesito ayuda quiero revertir esto en la medida de lo posible que mi niña ahora de 12 años no tenga problemas en su vida diaria Reply

DULCE MERAZ tecate 17 Febrero, 2016

ami me pasa lo mismo, mi hijo de 16 anos se quiere ir de la csa y cuando charla conmigo lo realiza gritando,cuando chico por no darle unas nalgadas eso se convirtio en gritos y se fue agraviando la situacion Reply

ALICIA ARGUELLO GUAYAQUIL-ECUADOR 20 Nov, 2015

MI ESPOSO GRITA TODO EL DIA DE BROMA Y EN SERIO. NO SE QUE HACER MI HIJO MAYOR TIENE 15 AÑOS Y TAMBIEN GRITA EL DE 8 TAMBIEN LO HACE Y LO PEOR ES QUE MIS DOS NIÑAS MENORES LO HACEN TAMBIEN ESTOY PREOCUPADA NO OBEDECEN PERO NO SON CHICOS MALOS. Reply

Esta pagina en otros idiomas