Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Contáctenos

Encontrar a un Judío

Encontrar a un Judío

 E-Mail

Corría el mes de Marzo de 1972, cuando sonó el teléfono en el hogar de Rabi Itzjak Vorst, uno de los Rabinos de Lubavitch en Europa. En la línea hablaba el secretario del Rebe, desde Brooklyn, Nueva York. "El Rebe desea que tomes tres Matzot y se las entregues a un judío que vive en determinado pueblo de Holanda", - le dijo. No hubo mención referente a quién era ese "judío", pensó. Sin cuestionar, el Rabino tomó las tres Matzot y comenzó su viaje. Llegó al pueblo y comenzó a averiguar sobre los judíos del vecindario. Para su gran sorpresa, cada uno encogía sus hombros diciéndole que no habitaban judíos en el área. Rabi Itzjak fue de casa en casa, mas en cada una recibía idéntica respuesta: "en este pueblo no conozco judíos".

Algún otro, hubiese asumido que se trataba de un error. Pero este pensamiento ni siquiera pasó por la cabeza de este hombre. En este tipo de temas no existen confusiones. Continuó la búsqueda de los habitantes del lugar. ¿Dónde estaba este judío? A pesar de todos los esfuerzos, no tenía ninguna pista. Cuando oscureció, decidió pasar la noche en el pueblo y continuar su búsqueda al día siguiente.

Por la mañana, durante sus Plegarias, Rabi Itzjak rogó a Di-s por ayuda en encontrar al judío y poder concretar su misión por la cual vino. Con renovadas esperanzas, retomó su investigación en el pueblo por el judío que debía ser encontrado. Finalmente mientras conversaba con un anciano lugareño, el hombre lo conmovió diciéndole: "¿Estas buscando a un judío? Creo que el cocinero en el restaurante es de orígenes judíos". Apurándose al restaurante, Rabi Itzjak pidió hablar con el cocinero. El hombre salió de la cocina y al verlo se quedó paralizado. Entonces rompió en un llanto incontrolable. "No lo puedo creer...debe ser un sueño", sus labios murmuraron. Cuando se recompuso y se calmo un poco, comenzó con su relato.

"Yo nací en este pueblo, donde vivían pocos pero fieles judíos. La Segunda Guerra Mundial estalló cuando yo era un niño y toda mi familia, - como todos los otros judíos del pueblo - fueron asesinados. Quedé solo en el mundo. Mi vida fue salvada por una persona del pueblo que me escondió en su casa. "Yo traté de ocultar mis orígenes después de eso y me alegró saber que las personas del lugar se olvidaron sobre mi judaísmo. Secretamente traté de seguir cumpliendo algunas Mitzvot (preceptos). "Así pasaron los años. Ya van treinta años que trabajo en este restaurante. Nunca me casé pues no hay mujeres judías aquí. No tengo parientes ni hijos a mi cargo. Mi vida es una gran soledad.

"Últimamente estaba muy angustiado. Hace exactamente dos semanas, estallé y le clamé amargamente a Di-s, "Amo del Universo! No puedo continuar así. Si Tu quieres que continúe mi vida como judío, por favor, dame una señal, algo. Si en dos semanas no hay señal, iré a lo del sacerdote y renunciaré a mi religión. "Los días transcurrieron uno tras otro",- sigue el cocinero con lágrimas -. "Cada noche empapaba mi almohada con lágrimas, pues otro día se había ido sin señales". "Ayer era el anteúltimo día. No te puedes imaginar cómo pasé la noche. Yo lloré casi toda la noche y solo el cansancio me hizo dormir. Estaba seguro que esto ya era todo. Hoy iba a convertirme. Y, de repente, tú apareciste, como un ángel".

El Rabino Vorst prestó atención a la historia con gran emoción. En ese momento entendió por qué el Rebe lo envió en una misión de dar tres Matzot en un lejano e inhóspito pueblo.

By Tzvi Jacobs
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.
 E-Mail
Únete a la charla
Ordenar por:
5 Comentarios
1000 Caracteres restantes
ALFREDO MARTINEZ CHARALLAVE, VENEZUELA 12 Agosto, 2010

Encontrar a un Judío EL ETERNO JAMAS DEJARIA QUE UNO DE SUS PEQUEÑOS SE EXTRAVIE... EL ESCUCHA SU CLAMOR SOBRE TODA LA TIERRA Y LOS ATIENDE.................. Reply

Anónimo Raanana, Israel 7 Agosto, 2010

Di s está pendiente de cada uno de Sus hijos.
No nos abndona jamás!!! Reply

JACQUELINE TIUSABÁ SALAZAR Cali-Valle, Colombia 29 Julio, 2010

Encontrar a un judio Me ruedan las lagrimas por mis mejillas... Reply

Vilma Puntarenas, Costa Rica 22 Julio, 2010

Encontrar a un Judío Que hermoso, se me ha hecho un nudo en la garganta, por la misericordia de Di-os. Reply

Anónimo Canada 29 Nov, 2009

Encontrar a un Judío Que maravilloso, esta historia me ha tocado grandemente. Reply