Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Para ver los horarios de Shabat haga clic aquí para determinar tu localidad

Domingo, 30 Septiembre, 2018

Horarios Hálajicos (Zemanim)
Para ver los horarios halajicos Haga clik acá para determinar tu localidad
Hoshana Raba (Jol Hamoed Sucot)
Leyes y costumbres

El séptimo día de Sucot es llamado "Hoshana Raba" y es considerado el día final del "juicio" divino en el que se determina la suerte del nuevo año. El Salmo LeDavid Hashem Ori, que ha sido agregado a nuestras plegarias diarias desde el 1 de Elul, es recitado por última vez hoy. Otras costumbres de Hoshana Raba incluyen

Es costumbre permanecer despierto en la noche previa a Hoshana Raba y estudiar Torá. Recitamos todo el libro de Deuteronomio y el Libro de los Salmos. En algunas congregaciones es costumbre que el Gabai (bedel de la sinagoga) distribuya manzanas (que simbolizan un "año dulce") a la congregación.

En adición a las Cuatro especies que se toman cada día de Sucot, es una "mitzvá rabínica" que se remonta a la época de los profetas, tomar una aravá adicional, o sauce, en el séptimo día de Sucot. En el Santo Templo, ramas de sauce de unos 5 ½ metros eran puestas alrededor del altar. Hoy tomamos un manojo de ramas de sauce y las llevamos junto con las Cuatro Especies alrededor del púlpito de lectura en la sinagoga durante las plegarias de "Hoshanot, de las que recitamos una versión más larga hoy, circundando siete veces el púlpito (en lugar de la única que hacíamos diariamente). Al finalizar las Hoshanot golpeamos el suelo cinco veces con el atado de sauces, simbolizando el "atemperamiento de las cinco medidas de severidad".

Se come una comida festiva en la sucá. Sumergimos el pan en miel (como hemos hecho en cada comida festiva desde Rosh HaShaná) por última vez. Hoy es también la última ocasión que recitamos la bendición especial para comer en la sucá, puesto que el mandamiento bíblico de morar en la sucá es sólo por siete días (sin embargo es práctica de muchas comunidades —y tal es la costumbre de Jabad —que fuera de la Tierra de Israel, comemos en la sucá también en el octavo día, Shemini Atzeret).

La festividad de Sucot, que conmemora la envolvente protección de Di-s a los Hijos de Israel durante su viaje de 40 años por el desierto (1313-1273 AEC), es celebrada durante siete días, comenzando al anochecer del 15 de Tishrei. Durante ese tiempo se nos ordena "morar" en una sucá —una choza construida temporalmente, con un techo tosco, hecho de elementos vegetales sin trabajar (ramas, cañas, bambú, etc.) —significando lo temporal y frágil de las moradas y refugios hechos por el hombre y nuestra total dependencia de la protección de Di-s. "¿Cómo [cumple uno] la mitzvá de morar en la sucá? Uno debe comer, beber, y vivir en la sucá, tanto de día como de noche, como uno vive en su propio hogar los otros días del año; durante siete días la persona debe hacer de su hogar una morada temporaria, y de su sucá una morada permanente" (Código de Leyes Judíos, Oraj Jaim 639:1).

Al menos un kazait (aproximadamente 28 gr.) de pan debe ser comido en la sucá la primera noche de la festividad, entre el anochecer y la medianoche. Se recita una bendición especial, Leieshev BaSucá, es recitada. Durante el resto de la festividad toda comida debe ser consumida en la sucá (ver el Código Legal Judío o consultar a una autoridad halájica acerca de qué constituye una "comida"). La costumbre de Jabad es evitar comer o beber cualquier cosa fuera de la sucá, aun un vaso de agua).

"Y tomarán para ustedes el primer día" instruye la Torá en Levítico "el fruto hermoso de un árbol, hojas de palmera, ramas de árbol frondoso, y sauces del río". La Torá SheBaal Pe (la tradición oral dada a Moisés en Sinaí y pasada a través de las generaciones, y luego documentada en la Mishná y el Talmud) identifica las cuatro especies como el etrog (cítrico), lulav (rama de palmera cerrada), hadas (ramas de mirto, de las que se toman tres) y aravá (sauce, dos ramas). La rama de palmera, las tres ramas de mirto y las dos de sauce se atan juntas (con anillos hechos de hojas de palmera).

Cada día de Sucot —excepto Shabat —tomamos el lulav en la mano, recitamos una bendición sobre él, tomamos el etrog y mantenemos juntas las "Cuatro Especies", y las movemos ida y vuelta en todas direcciones (derecha, izquierda, adelante, arriba, abajo y atrás). Una bendición adicional, shehejeianu, es recitada la primera vez que se toman las Cuatro Especies durante la festividad. También tomamos las Cuatro especies durante la plegaria de Halel (moviéndolas como se explico antes en determinadas partes del texto) y las plegarias de Hoshanot (durante las cuales marchamos alrededor del púlpito en la sinagoga) que están incluidas en el servicio diario de cada día de Sucot.

Cuando el Santo Templo estaba en pie en Jerusalén, una de las observancias especiales de Sucot era derramar agua sobre el Altar. La extracción del agua para este propósito era precedida por celebraciones que duraban toda la noche en el atrio del Templo; sobre los 15 peldaños que llevaban a la azará (el atrio interior) se paraban los levitas mientras tocaban diversos instrumentos musicales, los sabios danzaban y realizaban malabares con antorchas encendidas, y altas lámparas de aceite iluminaban toda la ciudad. Las canciones y las danzas duraban hasta el amanecer, cuando una procesión se encaminaba hacia la Fuente de Shiloaj que fluía en un valle más abajo del Templo para "extraer agua con alegría". "Quien no ha visto la alegría de la extracción del agua" declararon los sabios del Talmud "no ha visto alegría en su vida".

Mientras que cada día de la festividad se derramaba agua, las celebraciones especiales se realizaban en Jol Hamoed, puesto que muchos de los elementos de la celebración (por ejemplo el hacer sonar instrumentos musicales) están prohibidas en Iom Tov.

Hoy conmemoramos esas alegres celebraciones realizando eventos de Simjat Bet HaShoeva ("alegría de la extracción del agua") en las calles, con música y danzas: El Lubavitcher Rebe inició la costumbre de realizar tales celebraciones en Shabat y Iom Tov también —por supuesto sin instrumentos musicales. El hecho de que no podamos celebrar como lo hacíamos en el Templo, dijo el Rebe. Significa que somos libres de celebrar la alegría de Sucot con cantos y danzas cada día de la festividad.

Los siete días de la festividad de Sucot consisten de dos días de "Iom Tov" seguidos de cinco días de "Jol Hamoed" ("días de semana de la festividad", también llamados "días intermedios"). En la Tierra de Israel sólo hay un día de Iom Tov, seguido de seis días de Jol Hamoed.

En Iom Tov todo trabajo creativo está prohibido, como en Shabat, excepto las tareas que involucra la preparación de comida (por ejemplo, encender un fuego de una llama preexistente, cocinar, trasladar "de dominio a dominio"); en Jol Hamoed, el trabajo que de ser evitado puede resultar en una "pérdida significativa" está permitido. Por el otro lado, todas las mitzvot y costumbres de Sucot se aplican: comer en la sucá, tomar las "cuatro especies", etc. La plegaria "Iale Veiavo" es incluida en todas las plegarias y las Gracias Después de las Comidas. Halel, Hoshanot y Musaf son recitados tras las plegarias de Shajarit (matutinas)

Es costumbre de Jabad no ponerse tefilín durante Jol Hamoed, como en Shabat y las festividades.