Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Positive Commandment 127, 128; Negative Commandment 152

Mostrar el texto en:

127. Separar el Primer Diezmo de los Productos Vegetales
127. Separar el Primer Diezmo de los Productos Vegetales ("Maaser Rishon")

Es el precepto con el cual se nos ordenó separar el diezmo de lo que crece en la tierra.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Pues el diezmo de los hijos de Israel, que elevarán a Di-s como ofrenda...

Ya explicó el versículo que este Diezmo es para los Levitas.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado de Maaserot, y éste es el que se llama Maaser Rishón ('Primer Diezmo').

Por ley de la Torá no es obligatorio salvo en la Tierra de Israel.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

128. Separar el Segundo Diezmo
128. Separar el Segundo Diezmo ("Maaser Sheni")

Es el precepto con el cual se nos ordenó separar el 'Segundo Diezmo'.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: El diezmo diezmarás de todas las mieses que has plantado, que salen del campo año tras año.

Dice el Sifrí: "Año tras año — enseña que no se separa el diezmo de él, de un año para el otro. Tengo sólo (indicio de que es así respecto del) maaser shení, del cual habló el versículo. ¿De dónde (sé) para incluir a los demás maaser? Para enseñárnoslo fue dicho: El diezmo diezmarás".

Está explícito en la Torá que (con) este maaser shení (se) asciende a Jerusalén y sus dueños lo comen allí; y ya hemos mencionado con anterioridad sus palabras respecto de este tema.

El versículo detalló los pormenores de este precepto y dijo que aquello que es imposible traer debido a la distancia del camino, que sea rescatado y (su dueño) haga ascender su valor monetario a la Casa Elegida (—el Templo), donde lo gastará solamente en alimento. Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y si ha de ser cuantioso para ti el camino, puesto que no podrás cargarlo...

La Torá dijo también, en las leyes de este precepto, que si ha de rescatarlo para sí mismo debe agregar un quinto (adicional a su valor), y es lo que El, exaltado sea, dijo: Y si algún hombre ha de rescatar su diezmo, su quinto agregará sobre él.

Todas las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Maaser Shení.

Por ley de la Torá, también esta obligación es sólo para las frutas de la Tierra de Israel.

Este Maaser se come sólo delante del Templo. En la expresión del Sifrí: "(El versículo) compara el comer del primogénito con el (comer del) Maaser Shení: tal como el primogénito no se come si no es delante del Templo tampoco el Maaser Shení ha de ser comido salvo delante del Templo".

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

152. No Gastar el Dinero Correspondiente al ‘Maaser Sheni’ Salvo en Comida y Bebida
152. No Gastar el Dinero Correspondiente al ‘Maaser Sheni’ Salvo en Comida y Bebida (“Hotzaat Maaser Sheni Bezulat Haajila Vehashtia”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no gastar el dinero del Maaser Shení en otra cosa que no fuera comida y bebida.

Es lo que El dijo, acerca de éste: Y no he dado de él para el muerto.

En la expresión del Sifrá: "No compré, con él, féretro y mortajas".

Si gastó algo de él — que coma (en Jerusalén) en medida equivalente, como fue explicado en su lugar.

(El versículo) mencionó al muerto para darle vigor, como si hubiera dicho: "a pesar de que es una mitzvá — que no gaste por él dinero de Maaser Shení".

Me parece que puesto que El, exaltado sea, ordenó gastar el dinero de Maaser Shení exclusivamente en alimento —como dijo: Y darás el dinero...—, el que lo gasta, pues, en otra cosa que no sea comida, es como si lo hubiera dado al muerto, pues el muerto no se beneficia con ello.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas