Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Positive Commandment 22; Negative Commandment 67; Positive Commandment 35; Negative Commandment 83, 84

Mostrar el texto en:

22. Exaltar y Guardar el Santuario
22. Exaltar y Guardar el Santuario ("Shimirat Mikdash")

Es el precepto con el cual se nos ordenó cuidar el Santuario, rondar en él siempre —cada noche durante toda la noche— a fin de honrarlo, exaltarlo y enaltecerlo.

Es lo que El, exaltado sea, dijo a Aharón: Y tú y tus hijos contigo, delante del 'Ohel HaEdut'. Vale decir: ustedes estarán ante él, siempre.

Esta ordenanza se repitió ya (en la Torá) con otra expresión, y es lo que El dijo: Y resguardarán el cuidado del 'Ohel Moed'.

En la expresión del Sifrí: "Tú y tus hijos contigo, delante del 'Ohel HaEdut' — los Sacerdotes desde adentro, y los Levitas desde afuera". Es decir: para cuidado y andar alrededor de él.

En el Mejilta dijeron con esta expresión: "Y resguardarán el cuidado del 'Ohel Moed' — no tengo (indicio) más que (para decir que transgrede) con (su incumplimiento) un Precepto Positivo. ¿De dónde (sé que transgrede también) un Precepto Negativo? Para enseñárnoslo fue dicho: Y resguardarán el cuidado de lo Santo". Te ha sido explicado, pues, que su cuidado es un Precepto Positivo.

Y allí dijeron: "Constituye enaltecimiento para el Santuario el que tenga guardias; no se asemeja un Paltorín —y es sabido que Paltorín es una denominación de 'Palacio'— que tiene guardias a un Paltorín que carece de guardias". (Con ello) pretende decir que: es de la grandeza del Palacio y su enaltecimiento que tenga guardianes fijos sobre él.

Todas las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Primero del Tratado de Tamid y en el Tratado de Midot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

67. No Interrumpir la Guardia del Santuario
67. No Interrumpir la Guardia del Santuario (“Shmirat Hamikdash”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no cesar en el cuidado del Santuario y de ir a su alrededor toda noche.

Es lo que El dijo: Y resguardarán el cuidado de lo santo.

Ya hemos explicado en la Mitzvat Asé 22 —de los

Preceptos Positivos— que el cuidado del Santuario e ir alrededor de éste constituye un Precepto Positivo; y así hemos de explicar aquí que la supresión de ello — constituye un Precepto Negativo.

En la expresión del Mejilta: "Y resguardarán el cuidado de la Tienda de Reunión — no tengo (indicio) más que (para decir que con su incumplimiento transgrede) un Precepto Positivo. ¿De dónde (sé que transgrede) con un Precepto Negativo? Para enseñárnoslo fue dicho: Y resguardarán el cuidado de lo santo".

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al comienzo de (los Tratados de) Tamid y Midot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

35. Elaborar Oleo para Ungir al Sumo Sacerdote
35. Elaborar Oleo para Ungir al Sumo Sacerdote ("Shemen Hamishja")

Es el precepto con el cual se nos ordenó que tengamos óleo elaborado de una forma específica dispuesto para ungir con él a todo Sumo Sacerdote que sea nombrado, tal como El dijo: Y el Sacerdote más grande de sus hermanos, sobre cuya cabeza ha sido vertido el óleo de unción...

Asimismo, se unge con él también a algunos reyes como ha de ser explicado en las leyes de este precepto. Con él ya se ungió el Santuario (Móvil del desierto) y todos sus enseres; no se unge con él, empero los enseres (del Templo) para las generaciones (posteriores) , pues como explicación dijeron en el Sifrí que con la unción de estos —es decir, de los enseres del Tabernáculo— fueron consagrados todos los enseres del futuro venidero.

Dijo El, exaltado sea: Oleo de sagrada unción será éste para Mí, para vuestras generaciones.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al comienzo (del Tratado Talmúdico) de Keritot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

83. No Hacer Óleo como el Óleo de Unción
83. No Hacer Óleo como el Óleo de Unción (“Asiat Shemen Hamishja”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no elaborar óleo como el Oleo de Unción.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y según su fórmula no haréis como él.

Quien transgrede este Precepto Negativo: si fue adrede — es pasible de (la pena de) Caret, tal como estipuló el versículo: todo hombre que preparase como él... (cercenado será de su pueblo). Si fue sin premeditación — debe traer un (sacrificio) Jatat.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Primero (del Tratado Talmúdico) de Keritot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

84. No Ungir cCon el Óleo Elaborado por Moisés a otros que no sean Sumos Sacerdotes o Reyes
84. No Ungir cCon el Óleo Elaborado por Moisés a otros que no sean Sumos Sacerdotes o Reyes (“Meshija”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no ungir con el Oleo de Unción elaborado por Moisés a otros fuera de los Sumo Sacerdotes y reyes exclusivamente.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Sobre la carne de todo hombre no ha de ser vertido.

Está claro que quien es ungido con él adrede es pasible de (la pena de) Caret. Dijo: Y que ha de poner de él sobre ajeno (a quien le fuera destinado) y será extirpado. Si fue sin premeditación — debe traer un (sacrificio) Jatat.

También las leyes de este precepto han sido explicadas ya al comienzo (del Tratado Talmúdico) de Keritot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas