ב"ה

Mitzvá Diaria del Rambam

Day 249: Negative Commandment 246, 243

Mostrar el texto en:

246. No Robar Tierras Corriendo sus Limites
246. No Robar Tierras Corriendo sus Limites (“Hasagat Guevul”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no robar (—alterar fraudulentamente—) los límites entre tierras, y consiste en que no modifiquemos el límite demarcado entre nosotros y los demás de modo que sea posible exigir [para sí] la tierra del otro.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No corras los límites de tu prójimo (en tu herencia que has de heredar en la tierra).

En el Sifrí dijeron: "(Fue dicho:) No corras los límites de tu prójimo. Si ya fue dicho No robes, ¿qué viene a enseñar No corras los límites de tu prójimo? Enseña que todo el que arranca el mojón de su semejante — transgrede dos Preceptos Negativos. Podría (yo pensar) que también (transgrede dos Preceptos Negativos si lo hace) fuera de la Tierra (de Israel). Para enseñarnos (que no es así) fue dicho: En tu herencia que has de heredar en la tierra — en la Tierra de Israel transgrede dos Preceptos Negativos; fuera de la Tierra (de Israel) no transgrede más que un único Precepto Negativo". Es decir: No robes.

Ha sido explicado, pues, que este Precepto Negativo (—adicional—) no rige sino en la Tierra de Israel.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

243. Prohibición de Secuestro
243. Prohibición de Secuestro (“Gneivat Adam”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no robar (—secuestrar—) un hombre (del pueblo) de Israel.

Es lo que El dijo en los Diez Mandamientos: No robarás. En la expresión del Mejilta: "Es, pues, advertencia para el que roba persona".

En la Guemará (—Talmud, Tratado de) Sanhedrín (dijeron): "¿De dónde (sabemos) advertencia para el que roba persona? Rabí Iashiá dijo: 'de no robarás'; Rabí Iojanán dijo: 'de No serán vendidos al estilo de los esclavos'. Mas no discuten (entre sí): uno considera el Precepto Negativo de 'robo' y el otro considera el Precepto Negativo de 'venta", pues no se lo castiga por ello hasta que (lo) secuestre y venda. Y una vez que transgredió estos dos Preceptos Negativos — es pasible de (la pena de muerte por) Jének. Dijo El, exaltado sea: Quien robó un hombre y lo vendió, y es encontrado en su poder, morir morirá.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Once (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas