Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Positive Commandment 225; Negative Commandment 296, 292

Mostrar el texto en:

225. Destierro del Asesino Involuntario
225. Destierro del Asesino Involuntario ("Galut Rotzeaj Bishgaga")

Es el precepto con el cual se nos ordenó desterrar de su ciudad a quien mata involuntariamente, a las Ciudades de Refugio.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y permanecerá allí hasta la muerte del Sumo Sacerdote. En expresión del Sifrí: "Y permanecerá allí — no sale de allí, jamás, pues fue dicho allí: allí será su morada, allí morirá, allí será enterrado".

Todas las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado (Talmúdico) de Makot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

296. No Aceptar Rescate de un Asesino Involuntario
296. No Aceptar Rescate de un Asesino Involuntario ("Kabalat Kofer Mirotzeaj Beshogueg")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no aceptar rescate de un asesino involuntario a fin de eximirlo del destierro, sino que ha de ser desterrado inexorablemente.

Dijo El, exaltado sea: Y no tomaréis rescate para escapar a la Ciudad de su Refugio.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en la Guemará (—Talmud, Tratado de) Makot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

292. No Matar a un Asesino sin Juicio Previo
292. No Matar a un Asesino sin Juicio Previo ("Harigat Hajote Bli Haamada Ledin")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no matar al pecador de momento que ya lo hemos visto cometer una transgresión por la que es pasible de (la pena de) muerte, antes de que sea traído al Tribunal; en cambio, inexorablemente hemos de traerlo al Tribunal y llevaremos ante éste testigos en su contra, y nosotros seremos únicamente testigos, y ellos (—los miembros del Tribunal—) han de sentenciarlo de acuerdo a lo que es pasible.

La advertencia que sobrevino a estos efectos es lo que El, exaltado sea, dijo: Y no morirá el asesino hasta que esté parado delante del Tribunal, para el juicio. En expresión del Mejilta: "Podría (yo pensar) que lo maten desde (el momento en) que asesinó o cometió adulterio. Para enseñarme (que no es así) fue dicho Y no morirá el asesino hasta que esté parado...".

Incluso si fue el Tribunal Supremo quien lo vio matar — todos, pues, se constituyen en testigos y atestiguan ante otro Tribunal, y el otro Tribunal ha de matarlo. En el Mejilta (dijeron): "Y si un Tribunal vio a alguien matando, ¿podría (yo pensar) que lo deben matar, de modo que no se parará ante un Tribunal? Para enseñarme (que no es así) fue dicho: Y no morirá el asesino hasta que esté parado delante del Tribunal, para el juicio".

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas