Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Negative Commandment 318, 319; Positive Commandment 210, 211

Mostrar el texto en:

318. No Maldecir a los Padres
318. No Maldecir a los Padres ("Kilelat Horim")

Es la advertencia con la cual se previno a cualquiera de nosotros de no maldecir a sus padres.

El castigo es enunciado expresamente en la Torá, y es lo que El dijo: Y quien maldice a su padre y a su madre, morir morirá. Y éste es de los que se incluyen entre los lapidados. Incluso si maldijo (sólo) a uno de ellos con (la pronunciación de) el Nombre (de Di-s) premeditadamente, luego de la muerte de ellos — es lapidado.

Empero, la advertencia no fue explicada textualmente en el versículo —ya que no dijo El "No maldigas a tu padre"— sino que ya se anticipó que ha sobrevenido advertencia de no maldecir a persona alguna (del pueblo) de Israel — y ello incluye al padre y demás.

En el Mejilta dijeron: "Quien maldice a su padre y a su madre, morir morirá — hemos oído castigo. ¿Advertencia, de dónde (sabemos)? Para enseñárnosla fue dicho: Elokím no maldigas — si es juez tu padre, está incluido, pues, en Elokím; y si es un Nasí — está incluido, pues, en nasí; y si es un ignorante — (está incluido, pues, en) No maldigas a un sordo. De los tres (casos) deduces tú, pues, una Regla Básica..." hasta "el aspecto en común que hay en ellos es que son En tu pueblo y estás advertido respecto de su maldición; del mismo modo 'tu padre' que es (parte de) en tu pueblo

— estás advertido respecto de su maldición".

En el Sifrá (dijeron): "Pues todo hombre que maldiga a su padre ya su madre... — castigo hemos oído, advertencia no oímos. Para enseñárnosla fue dicho: Elokím no maldigas", igual a la expresión del Mejilta.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

319. No Golpear a los Padres
319. No Golpear a los Padres ("Make Aviv")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no golpear a los padres.

Tampoco para esta acción fue enunciada advertencia explícita por el versículo; más mencionó el castigo y dijo El: Y quien golpea a su padre y a su madre, morir morirá. La advertencia para el que golpea a su padre la hemos aprendido del mismo modo en que (la) hemos aprendido para quien maldice a su padre, y es lo que ya hemos explicado en el precepto que completa el número de 300: que se nos ha advertido de no golpear a ninguna persona (del pueblo) de Israel, y su padre está incluido.

En la expresión del Mejilta: "Quien golpea a su padre y a su madre... — castigo hemos oído, advertencia no hemos oído. Para enseñárnosla fue dicho: Cuarenta lo golpeará, no agregará. Y las cosas, pues, son kal vajomer: si con quien es precepto golpearlo está advertido de no golpearlo (en exceso), con quien es precepto no golpearlo, es lógico que esté advertido de no golpearlo".

Quien transgrede este Precepto Negativo —es decir: quien golpea a su padre o a su madre premeditadamente, y sale de ellos sangre — es pasible de (la pena de muerte por) Jének.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

210. Honrar a los Padres
210. Honrar a los Padres ("Kibud Av Vaem")

Es el precepto con el cual se nos ordenó honrar a los padres.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Honra a tu padre y a tu madre.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en varios lugares del Talmud, en su mayoría en (el Tratado Talmúdico de) Kidushín.

En expresión del Sifrí: '¿Qué es honra? Le da de comer, le da de beber, lo viste y lo cubre, lo trae y lo lleva".

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

211. Temer a los Padres
211. Temer a los Padres ("Irat Horim")

Es el precepto con el cual se nos ordenó temer a los padres, y que los consideremos del rango de aquel de quien se teme que castigue —como el Rey— y que nos conduzcamos con ellos como hemos de conducirnos con aquel a quien tememos y recelamos de que nos haga algo indeseable.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Todo hombre, a su madre y a su padre temerán.

En la expresión del Sifrá: "¿Qué es temor? Que no se siente en su lugar, que no hable en lugar suyo, y que no contradiga sus palabras".

También las leyes de este precepto han sido explicadas ya en (el Tratado Talmúdico de) Kidushín.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas