Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Positive Commandment 207; Negative Commandment 302; Positive Commandment 205; Negative Commandment 303

Mostrar el texto en:

207. Amar al Proselito
207. Amar al Proselito ("Ahavat Haguer")

Es el precepto con el cual se nos ordenó amar a los prosélitos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y amaréis al prosélito.

A pesar de que en este concepto éste está incluido en lo que comprende a todo (el pueblo de) Israel con lo que El dijo: Y amarás a tu semejante como a ti mismo —pues este prosélito es el legítimo converso— mas, por cuanto que ingresó a la grey, le agregó Di-s (ordenanza de) amor, y le destinó un precepto adicional tal como hizo respecto de la advertencia en cuanto a su aflicción —donde dijo: Y no haréis sufrir uno a su semejante, y luego di jo: Y al converso no aflijas — lo que fue explicado en la Guemará (—Talmud), en el sentido de que por la aflicción al converso se es pasible (de transgresión) por Y no haréis sufrir uno a su semejante y por Y al converso no aflijas. Del mismo modo hemos sido obligados a amarlo en virtud de Y amarás a tu semejante como a ti mismo y en virtud de Y amaréis al prosélito.

Esto es simple y no hay en ello nada oculto; no tengo conocimiento de alguien que haya enumerado los preceptos y que esto se le haya pasado por alto.

En la mayoría de los Midrashím explicaron (los Sabios) que Di-s nos ordenó respecto del prosélito tal cual nos ordenó El respecto de Sí Mismo, exaltado sea, y es lo que El dijo: Y amarás al Señor, tu Dí-s y dijo: Y amaréis al prosélito.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

302. No Odiar
302. No Odiar ("Sina")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no odiar uno al otro.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No odies a tu hermano en tu corazón.

En expresión del Sifrá: "(Dice Di-s:) 'No dije (prohibición) sino (en cuanto al) odio que está en el corazón'; pero si le reveló su odio, y aquél supo que éste lo odia — no transgrede este Precepto Negativo. Pero transgrede (la prohibición de) No te vengues ni guardes rencor. También transgrede un Precepto Positivo, y es lo que El dijo: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero el odio del corazón es el pecado más grave de todos.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

205. Reprender al Pecador
205. Reprender al Pecador ("Mejaa")

Es el precepto con el cual se nos ordenó reprender al que cometa un pecado o a quien quiera cometerlo; debernos) advertirle al respecto con palabras y reprocharle.

Que la persona no diga: 'No soy yo quien ha de pecar. Y si algún otro pecara, esa es cosa suya con Dí-s'. Esto es contrario a la Torá. Se nos ha ordenado, en cambio, no transgredir ni dejar que ningún otro de nuestra nación transgreda. Y si alguien desea pecar — recae sobre toda persona la obligación de reprenderlo y evitárselo, incluso si no fue certificado en su contra testimonio que obligue a dar lugar a castigo.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Reprender, reprenderás a tu semejante.

También se incluye en este precepto que regañemos unos a otros, si uno dañó al otro, mas no hemos de vengarnos ni guardar (rencor) hacia él (por su) falta; se nos ordenó, en cambio, regañarlo con palabras, a fin de que nada perdure en el corazón.

Dice el Sifrá: "¿De dónde (sabemos) que si le has reprochado incluso cuatro o cinco veces (sin éxito), que debes volver a reprocharle? Para enseñárnoslo fue dicho: Reprender, reprenderás. Podría (pensarse) qué incluso lo reprenderás tú y (harás que) su rostro se altere. Para enseñarnos (que no es así) fue dicho: …y no cargarás sobre él pecado.

Ya han explicado los Sabios que este precepto es obligación que recae sobre toda persona —incluso del pequeño hacia el grande, está, pues, éste, obligado a reprender— e incluso si fue maldecido y repudiado, que no se debiliten sus manos ni se abstenga de reprenderlo hasta ser golpeado —como han explicado los Transcriptores de la Tradición y han dicho: "(Debes reprenderle) hasta el golpe"—.

Este precepto posee condiciones y leyes, y fue explicado en lugares dispersos del Talmud.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

303. No Avergonzar
303. No Avergonzar ("Halbanat Panim")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no avergonzar uno al otro. Este pecado es el que llaman 'quien empalidece el rostro de su compañero en público'.

La advertencia que sobrevino al respecto es lo que El dijo: Reprender, reprenderás a tu semejante, y no cargarás sobre él pecado. En el Sifrá dijeron: "¿De dónde (sabemos) que aun si le has reprochado incluso cuatro o cinco veces (sin éxito) que debes volver a reprocharle? Para enseñárnoslo fue dicho: reprender reprenderás. Podría (pensarse) que incluso reprenderás tú y (harás que) su rostro se altere; para enseñarnos (que no es así) fue dicho: y no cargarás sobre él pecado".

El sentido literal del versículo, sin embargo, advierte que no le consideres culpa en tu corazón y que no lo recuerdes.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas