Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Negative Commandment 35, 38, 36, 37, 34, 43, 44, 40, 39, 41, 45, 171

Mostrar el texto en:

35. No Practicar Sortilegios
35. No Practicar Sortilegios (“Jover Javer”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no utilizar encantos, esto es: que diga palabras que imagina beneficiosas para tales cosas y perniciosas para tales cosas.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No se ha de hallar en ti... quien practique sortilegios ('jover javer'). En la expresión del Sifrí: "jover javer — tanto quien utilice encantos con la víbora, como quien utilice encantos con el escorpión". Vale decir, quien dice hacia ellos palabras3 a fin de que no lo piquen, según él imagina. O que las dice sobre el lugar de la picadura, para acallar el dolor.

Quien transgrede este Precepto Negativo — recibe (la pena de) Malkut. También las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Shabat.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

38. No Requerir Información de los Muertos
38. No Requerir Información de los Muertos (“Drisha El Hametim”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no requerir información de los muertos, como creen ilusoriamente aquellos que son muertos de verdad pese a que comen y sienten, que quien así hace y así se viste, a él vendrá el muerto en su sueño y le dirá aquello sobre lo que le pregunte.

Es lo que, El exaltado sea, dijo: No se ha de hallar en ti... y quien requiere a los muertos.

Y en la Guemará (—Talmud, Tratado de) Sanhedrín (se dijo): "Requiere a los muertos — éste es aquel que se somete al hambre, y va y pernocta en el cementerio a fin de que se pose sobre él el espíritu de la impureza".

Quien transgrede este Precepto Negativo es pasible de (la pena de) Malkut.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

36. No Preguntar al ‘Ov’
36. No Preguntar al ‘Ov’ (“Sheelat Ov”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no preguntar al ov, y pedir de él información.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No se ha de hallar en ti... y quien pregunta al 'ov'.

Quien transgrede este Precepto Negativo, es decir, el que pregunta al 'ov' — no es pasible de (la pena de) muerte, pero ésta es cosa prohibida.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

37. No Preguntar al ‘Idoni’
37. No Preguntar al ‘Idoni’ (“Sheelat Idoni”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no preguntar al Idoní, y pedir de él información.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No se ha de hallar en ti... y quien pregunta al 'ov' o al 'idoní'.

En expresión del Sifrá: "No acudáis a los 'ovot' y a los 'idoním''Ov': éste es pitóm que habla desde sus axilas; 'Idoní': es el que habla con su boca. Estos son (castigados) con (la pena de) Sekilá. Y quien pregunta a ellos (transgrede) una advertencia".

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

34. No Practicar la Brujería
34. No Practicar la Brujería (“Keshafim”)

Es la advertencia con la cual se nos previnieron todas las acciones de brujería.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: no se ha de hallar en ti... quien practique hechizos.

Quien transgrede este Precepto Negativo es pasible de (la pena de muerte con) Sekilá — si fue adrede, y un Jatat fijo — si fue sin querer. Dijo El, exaltado sea: Bruja no has de dejar vivir.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en Capítulo Séptimo (del Tratado Talmúdico) de Sanhedrín.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

43. No Rasurar las Sienes
43. No Rasurar las Sienes (“Guiluaj Peot Harosh”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no rasurar las sienes, y es lo que El, exaltado sea, dijo: No redondearéis las puntas de vuestra cabeza.

También este Precepto Negativo es para no asemejarse a los idólatras, pues así hacían ellos — rasuraban sus sienes únicamente.

A ello se debe que en el Tratado (Talmúdico) de Iebamot (los Sabios) vieran la necesidad de aclarar y decir: "El rasurado de toda la cabeza (también) es 'redondeo", a fin de que no digas que el objeto de la prohibición es (vedar) el rasurado de las sienes dejando el resto del cabello, al estilo de como lo hacen los sacerdotes paganos, en tanto que si rasura todo (el cabello de la cabeza), no hay con ello semejanza a ellos (por lo que debería estar permitido). Por eso nos hicieron saber que está prohibido rasurar las sienes del todo, ya sea ellas solas o junto con el resto de la cabeza.

(Quien transgrede este Precepto Negativo) es pasible de (la pena de) Malkut por cada una de las sienes, por lo que si rasuró toda la cabeza recibe dos penas de Malkut.

El motivo de que no computemos ésta (prohibición) como dos preceptos (individuales) a pesar de que (se) recibe (por su transgresión) dos penas de Malkut, es que no hay para ella dos expresiones (distintas) bajo un mismo Precepto Negativo. Si (Di-s) hubiera dicho 'No redondearéis las puntas de la cabeza del lado derecho y las puntas de la cabeza del lado izquierdo', nos hubiéramos encontrado con que lo hizo pasible, por (el rasurado de) ellas, de dos (penas). Entonces hubiera sido posible contarlas como dos ordenanzas. Pero por cuanto que (las transgresiones) son (enunciadas) con una única expresión y en un único tema, son un único precepto. Pese a que vino como interpretación que este Precepto Negativo incluye partes diversas del cuerpo y que es pasible de pena por cada parte individualmente, ello no obliga que sean (consideradas como) múltiples preceptos (individuales).

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final (del Tratado Talmúdico) de Makot.

Las mujeres no están sujetas a este Precepto Negativo.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

44. No Rasurar la Barba
44. No Rasurar la Barba (“Guiluaj Hazakan”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no rasurar la barba, y (ésta) tiene cinco partes: la mejilla superior del lado derecho, la mejilla superior del lado Izquierdo, la mejilla inferior del lado derecho, la mejilla inferior del lado izquierdo, y el mentón. Ya sobrevino el Precepto Negativo con esta expresión: Y no destruirás las puntas de tu barba, pues todo es llamado 'barba'.

No dijo (el versículo) 'No destruyas tu barba' sino 'No destruirás las puntas de tu barba', queriendo decir:

'No destruirás siquiera una punta de toda tu barba', sobre lo cual vino como interpretación que las puntas son cinco, como las hemos dividido.

Si las rasuró todas es pasible de cinco (penas de) Malkut, aun si lo hiciera de una sola vez.

En la expresión de la Mishná: "Por la (destrucción de la) barba, (es pasible de) cinco (penas): dos por (las puntas de) este lado, dos por (las puntas de) este (otro) lado, y una por (las puntas de) abajo de ellas. Rabí Eliezer dice: Si fueron retiradas todas de una vez, no es pasible sino de una (pena)". Al respecto dijeron en el Talmud: "Vemos, entonces, que Rabí Eliezer opina que es un único Precepto Negativo". Es ello evidencia clara que el primer Taná (citado en la Mishná) sostiene que son cinco Preceptos Negativos — y así es (establecida) la ley.

También éste era un hábito de los sacerdotes paganos, como hoy es popular en cuanto a los sacerdotes europeos, que rasuran su barba.

El motivo de que no han de ser contadas (estas cinco prohibiciones) como cinco preceptos (individuales) es que su Precepto Negativo fue expresado en singular y es una única cuestión, como explicamos en el Precepto precedente.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final (del Tratado Talmúdico) de Makot.

Las mujeres no están sujetas a este Precepto Negativo.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

40. No Vestir, los Hombres, Prendas de Mujeres
40. No Vestir, los Hombres, Prendas de Mujeres (“Lo Ilbash”)

Es la advertencia con la cual también los hombres fuimos prevenidos de no adornarnos con ornamentos femeninos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: …y que el hombre no se ponga vestido de mujer.

Todo hombre que se adornó o vistió con aquello que en ese lugar es conocido como estilo propio de las mujeres — recibe (la pena de) Malkut.

Sabe que esta acción, es decir, que las mujeres se engalanen con adornos masculinos, o los hombres con adornos femeninos, a veces se hace para estimular los instintos hacia la depravación, como es notorio entre los pueblos, y a veces se hace para los (distintos) tipos de culto idólatra, como versa en los libros específicos a ello. Y muchas veces estipulan durante la confección de talismanes y dicen que si el que se ocupa de ello es un hombre, que vista prendas de mujer y se engalane con oro, perlas y similares; y si es una mujer, que vista armadura y ciña armas. Esto es muy difundido entre quienes se dedican a esta cuestión.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

39. No Vestir, las Mujeres, Prendas de Hombres
39. No Vestir, las Mujeres, Prendas de Hombres (“Kli Guever Al Isha”)

Es la advertencia con la cual también se nos previno de no marchar por las sendas de los herejes en el hecho de que las mujeres visten prendas de hombres y se adornan con sus ornamentos.

Es lo que El, exaltado sea, dijo: No habrá herramienta de hombre sobre mujer.

Toda mujer que se engalana con adorno (alguno) de los adornos masculinos, que en ese lugar es conocido que ese adorno es propio de los hombres —recibe (la pena de) Malkut.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

41. Prohibición de Tatuaje
41. Prohibición de Tatuaje (“Ketovet Kaaka”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no marcar en nuestro cuerpo con pigmentos azules, rojos o sus similares, al estilo de como hacen los idólatras, como es difundido entre los Coptos hasta el día de hoy.

La advertencia al respecto es lo que El, exaltado sea, dijo: Escritura de tatuaje no pondréis en vuestra carne.

Quien transgrede este Precepto Negativo es pasible de (la pena de) Malkut.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final del Tratado (Talmúdico) de Makot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

45. No Hacerse Cortes en el Cuerpo
45. No Hacerse Cortes en el Cuerpo (“Serita”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no hacernos cortes, como lo hacen los idólatras, y es lo que El, exaltado sea, dijo: No os laceréis.

Este Precepto Negativo ya fue reiterado con otra expresión, y es lo que El dijo: Y corte por el alma no pongáis en vuestra carne.

Ya se explica en la Guemará (—Talmud, Tratado de) Iebamot que (el versículo) 'No os laceréis' es necesario para su propio contexto, pues el Misericordioso dijo: 'no os ocasionéis lastimadura por un muerto'.

Y en la Guemará (—Talmud, Tratado de) Makot dijeron: "corte' y 'laceración' son una misma cosa".

Se explicó allí que (si lo hace) por un muerto, es pasible (de pena) ya sea (si lo hizo) manualmente o con una herramienta. Y (si lo hace) por un ídolo — con herramienta es pasible (de pena), pero manualmente está exento (de ella), como sobrevino en los libros de los Profetas: Y se laceraron como su ley, con espadas y lanzas.

Ya han dicho que también está incluida en este Precepto Negativo la advertencia de (evitar) la división del pueblo y la disputa (entre diferentes facciones) de la sociedad, y dijeron: "No os laceréis — no os convirtáis en grupos separados". Pero el versículo propiamente dicho es como explicaron y dijeron: "no os ocasionéis lastimadura por un muerto", y esto (de no separarse en grupos discrepantes) es una suerte de interpretación. Análogo es lo que dijeron: "Todo el que persiste en discusión transgrede un Precepto Negativo, pues fue dicho: Y no será como Kóraj y su séquito", lo que también es al estilo de una interpretación, pero el versículo propiamente dicho, sin embargo, es (solamente) intimidación, como explicaron los Sabios que es negación, no Precepto Negativo. Pues ellos explicaron que el concepto de esta cuestión — que Di-s notifica que a quien contienda con los Kohaním (sacerdotes descendientes de Aharón) y demande para sí el sacerdocio en generaciones futuras (sin que le corresponda)— no sucederá con él como sucedió a Kóraj, ni será su castigo ser engullido (por la tierra), sino que su castigo será como dijo Di-s respecto de él en la mano de Moshé, es decir tzaráat, con lo que El, exaltado sea, dijo: Trae, por favor, tu mano sobre tu pecho. (Y puso él su mano sobre su pecho, y cuando la sacó su mano estaba con tzaráat como la nieve), y como se explicó respecto de Uziá.

Regresando al tema de la Mitzvá, diré que las leyes de este precepto han sido explicadas ya al final (del Tratado Talmúdico) de Makot.

Quien transgrede este Precepto Negativo recibe (la pena de) Malkut.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

171. No Arrancarse el Cabello de la Cabeza por un Muerto
171. No Arrancarse el Cabello de la Cabeza por un Muerto (“Korja Lamet”)

Es la advertencia con la cual se nos previno de no arrancar el cabello de la cabeza por los muertos, al estilo de como lo hacen los necios.

Es lo que El dijo: No pondréis parche calvo entre vuestros ojos, por el muerto. Reiteró este Precepto Negativo respecto de los Sacerdotes, y dijo no cortarán mechón en sus cabezas, a fin de completar la ley, pues de lo que fuera dicho entre vuestros ojos hubiéramos dicho que está prohibido sólo al frente de la cabeza. Por eso explicó y dijo no cortarán mechón en sus cabezas, para hacer pasible (de pena) por (arrancar de) toda la cabeza como entre los ojos.

Asimismo, si sólo hubiera dicho no cortarán mechón en sus cabezas, hubiéramos dicho: ya sea por un muerto ya sea no por un muerto. Por eso explicó allí 'por el muerto'.

Todo el que arrancando (cabello) pone al descubierto en su cabeza un espacio calvo del tamaño de un frijol, específicamente por el muerto, recibe (la pena de) Malkut. Sea un Sumo Sacerdote o un Israel, recibe un Malkut por cada vez que lo hace.

Análogamente, lo que reiterara respecto de los Sacerdotes —no rasurarán las puntas de sus barbas ni en su carne harán tajos— no vino sino a completar la doctrina de la ley, como se explicó al final (del Tratado Talmúdico) de Makot.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas