Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Mitzvá Diaria del Rambam

Positive Commandment 124; Negative Commandment 213; Positive Commandment 122; Negative Commandment 214

Mostrar el texto en:

124. Dejar a los Pobres las Uvas que Caen Durante la Vendimia
124. Dejar a los Pobres las Uvas que Caen Durante la Vendimia ("Peret")

Es el precepto con el cual se nos ordenó dejar a los pobres lo que se desprendió y cayó de las uvas, durante la vendimia (péret).

Es lo que El dijo: Y el 'péret' de tu viñedo no recolectarás, para el pobre y el extranjero los abandonarás.

Las leyes de este precepto, también, fueron explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Peá.

Por ley de la Torá, rige sólo para la Tierra (de Israel).

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

213. No Recolectar las Uvas Caídas
213. No Recolectar las Uvas Caídas ("Asifat Peret")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no recolectar las uvas que caen de la viña durante su vendimia, sino que han de ser dejadas a los pobres.

Es lo que El dijo: Y el 'péret' de tu viñedo no recolectarás.

También éste (Precepto Negativo) está adosado a uno Positivo.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Peá.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

122. Dejar para el Extranjero, la Viuda y el Huerfano, las Gavillas Olvidadas
122. Dejar para el Extranjero, la Viuda y el Huerfano, las Gavillas Olvidadas ("Shijeja")

Es el precepto con el cual se nos ordenó dejar la gavilla olvidada (Shijejá).

Es lo que El, exaltado sea, dijo: Y (si) olvidarás gavilla en el campo, no regresarás para tomarla; será para el extranjero, el huérfano y la viuda.

Lo que dijo será para el extranjero, el huérfano y la viuda es la orden de dejarla y es el Precepto Positivo, tal como dijo respecto de léket y peá: las abandonarás— lo que es el Precepto Positivo, como hemos explicado.

También éste (precepto) es vigente sólo en la Tierra (de Israel).

Las leyes de este precepto, también, han sido explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Peá.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

214. No Tomar la Gavilla Olvidada
214. No Tomar la Gavilla Olvidada ("Lekijat Omer Hashijeja")

Es la advertencia con la cual se nos previno de no tomar la gavilla olvidada (shijejá).

Es lo que El dijo: Y (si) olvidarás gavilla en el campo, no regresarás para tomarla. Asimismo, la shijejá es obli­gatoria para todo (tipo de vegetal), tanto del cereal como del árbol.

También éste (Precepto Negativo) está adosado a uno Positivo — (es decir,) que si transgredió y (en lugar de dejarla) la tomó, debe devolverla a los pobres; es lo que El, exaltado sea, dijo: Para el extranjero, el huérfano y la viuda, será.

Las leyes de este precepto han sido explicadas ya en el Tratado (Mishnaico) de Peá.

Ten presente la regla que tenemos: todo Precepto Negativo en el que hay (posibilidad de) cumplimiento del (Precepto) Positivo — mientras cumplió el Precep­to Positivo inherente a él, no recibe (la pena de) Malkut. Si no ha de cumplirlo, recibe (la pena de) Malkut. Por ejemplo, (en el caso de) la peá: si la cosechó, no se hará pasible de Malkut mientras cosecha, sino que puede entregarla como espigas. Incluso si trilló el trigo, lo molió y lo amasó — entrega de la masa en medida equivalente a lo que estaba obligado (a entre­gar en concepto) de peá. Empero, si sucedió que este trigo se perdió por completo, o se quemó — recibe, pues, (la pena de) Malkut, puesto que no cumplió el Precepto Positivo inherente a él. Con más razón aún es así si lo eliminó con su (propia) mano, como ser si comió todo aquel trigo.

No creas que de lo que dijeron en la Guemará (— Talmud, Tratado de) Makot: "No tenemos nosotros más que éste y otro más" —y quedó establecido que ese 'otro más' es peá— se entiende que esta ley es válida sólo en (el caso de) peá. No (es así). El término 'otro más' quiere decir: "peá y todo aquello cuya ley es equivalente a la de peá", pues péret, léket, shijejá y olelot son, cada uno de ellos, Precepto Negativo en el que hay acción (y no simple transgresión por pasivi­dad), y en cada uno de ellos es posible lo mismo que es posible con peá —en cuanto a 'cumplió y no cum­plió' o 'suprimió y no suprimió'—. Pues el versícu­lo del cual hemos aprendido que en peá hay cumpli­miento de Precepto Positivo es lo que El, exaltado sea, dijo: Para el pobre, y el extranjero las abandonarás — cosa que fue dicha para peá, léket, péret y olelot —dijo: No concluirás la punta de tu campo; la espigadura de tu cosecha no recolectarás; de tu viñedo no sacarás los 'olelot' y el 'péret' de tu viñedo no recolectarás; para el pobre y el extranjero los abandonarás—. Y dijo, además, respecto de la gavilla olvidada: No regresarás para tomarla; para el extranjero, el huérfano y la viuda, será.

Y en vista de que hemos encontrado la expresión de la Quemará en el sentido de que la peá es un Precepto Negativo adosado a uno Positivo —y aprendieron su Precepto Positivo de lo que El dijo: Para el pobre y el extranjero las abandonarás— se entiende que todos estos cinco Preceptos Negativos son 'Precepto Negati­vo adosado a Precepto Positivo' — y en tanto dio cumplimiento al Precepto Positivo inherente a él no recibe (la pena de) Malkut, como hemos mencionado. Mas, si se vio imposibilitado de dar cumplimiento al Precepto Positivo inherente a él — recibe (la pena de) Malkut.

Mientras le fuera posible todavía darle cumpli­miento, no recibirá (la pena de) Malkut, sino que sola­mente hemos de ordenarle cumplirlo hasta que sepa­mos que ya es imposible, y que transgredió por el Precepto Negativo sin que le quedase posibilidad al­guna de cumplir el Precepto Positivo inherente a él — entonces recibe (la pena de) Malkut.

Ten presente este tema y compréndelo.

Extraido del EL LIBRO DE LOS PRECEPTOS, Vol. I y II, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Esta pagina en otros idiomas