Específicamente: El JaBaD de su alma está investido en la comprensión de la Torá, que él comprende en [los cuatro niveles de] el Pardés [de la Torá], hasta el máximo de su capacidad mental y conforme la raíz de su alma en lo Alto. Y las midot, a saber, [las emociones de] temor y amor [a Di-s], junto con sus ramificaciones y derivados, están investidas en el cumplimiento de los mandamientos de acción y de palabra, significando ["de palabra"] el estudio de la Torá, que es "el equivalente de todos los mandamientos". Porque el amor es la raíz [del cumplimiento] de la totalidad de los 248 mandamientos positivos; de él emanan, y sin él no tienen verdadero sostén. Porque aquel que los cumple en verdad, es el que ama el Nombre de Di-s desea sinceramente unirse a El. No se puede unir verdaderamente a El si no es con el cumplimiento de los 248 mandamientos [positivos], porque estos son los 248 "órganos del Rey", para decirlo de alguna manera, tal como se ha explicado en otra parte. El temor es la raíz de la [observancia de] los 365 mandamientos prohibitivos, porque él [—la persona temerosa de Di-s—] temerá rebelarse contra el Supremo Rey de reyes, el Santo bendito sea. O un [nivel] más profundo [de] temor, [el de la persona] que se siente avergonzada ante la grandeza de Di-s, por lo que no se rebelará contra los [siempre examinadores] ojos de Su gloria haciendo lo que es malo a Sus ojos, a saber, cualquiera de las cosas abominables odiadas por Di-s, que son las kelipot y sitrá ajará que se nutren del hombre en lo bajo y se sostienen de él a través de [su violación de] los 365 mandamientos prohibitivos.