Ahora bien, pese a que ésta es la "hei inferior" —la última hei del Nombre de Cuatro Letras de Di-s— mientras que nuestros Sabios interpretaron esto del versículo: "Pues con iudhei [Di-s creó los mundos]" — esto se debe a que su fuente y el comienzo de su progresión de la oscuridad de la iud a un estado de manifestación es influenciado y atraído del nivel de la hei superior. [La forma o figura de la letra hei] tiene dimensiones de largo y ancho para señalar la facultad de biná, [pues la hei superior del Nombre Divino denota el nivel de biná,] la expansión del "intelecto oculto" en un estado de manifestación y captación, extendiéndose a dáat, y su flujo [—el de biná—] culmina en el corazón. Así, está escrito en Tikuním que "biná es el corazón, y por medio de ella el corazón comprende". De allí surge el aliento, la manifestación original del "cuerpo" de las letras del habla que del ocultamiento de la iud se revelan a través de los cinco órganos del habla. El aspecto de la hei inferior que, en su forma escrita, también tiene dimensiones de largo y ancho, señala la expansión de la bendita Soberanía [de Di-s] (maljut), "la soberanía de todos los mundos" que se extiende hacia arriba y hacia abajo, y en las cuatro direcciones, [direcciones todas] que se extienden y proceden de las letras de la "palabra de Di-s"; como está escrito en Eclesiastés: "A través del habla del rey, es el gobierno", como se explica en otra parte. [Para entender en cierta medida el concepto y la naturaleza de las "letras del habla" en relación con la Divinidad, por cuanto que [Di-s] no tiene forma de cuerpo, ni de alma, Di-s libre, esto ya ha sido explicado de manera abarcante aunque concisa (en Likutéi Amarím, Segunda Parte, caps 11. y 12 ; véase allí)].