Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

Tehilim Diario

Capítulos 72-76

El Tehilím constituye un diálogo franco entre el hombre mortal y su Padre Celestial.

Mostrar el texto en:
Costumbre especial para el mes de Elul y las Altas Fiestas
The Baal Shem Tov instituted a custom of reciting three additional chapters of Psalms each day, from the 1st of Elul until Yom Kippur (on Yom Kippur the remaining 36 chapters are recited, thereby completing the entire book of Psalms).
See below for today's additional chapters.
Capítulo 72
David compuso este Salmo por su hijo Salomón, pidiendo que tenga la sabiduría necesaria para hacer justicia con los pobres.

Por Shlomó: ¡Dios, imparte Tu justicia al rey, y Tu rectitud al hijo del rey. Que pueda juzgar a Tu pueblo con justicia, a Tus pobres con [recto] juicio. Que las montañas porten paz para la nación, también las colinas, en [recompensa a su] rectitud. Que juzgue él a los pobres del pueblo, salve a los niños del menesteroso, y someta al opresor, para que Te teman mientras el sol [brille] y la luna perdure, generación tras generación. Que caiga cual lluvia sobre lo plantado, como gotas de agua sobre la tierra. Florezca en sus días el justo, e increméntese la paz, hasta acabar [la luz de] la luna. Gobierne de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. Inclínense ante él nobles, y que sus enemigos laman el polvo. Los reyes de Tarshísh e islas devolverán tributo, los reyes de Shevá y Sevá ofrecerán presentes. Todos los reyes se inclinarán a él, todas las naciones lo servirán; pues él salva al necesitado que clama, al pobre que nadie tiene que le ayude. El se compadece del empobrecido y menesteroso, y salva las almas de los indigentes. El redime su alma de la decepción y la violencia, y su sangre es preciosa a sus ojos. El revive [al pobre] y le da del oro de Sheva; y así [el pobre] reza por él siempre, y lo bendice todo el día. Haya grano abundante en la tierra, sobre la cima de montañas; que su fruta susurre como [los cedros de] el Líbano, y que [gente] florezca de la ciudad como la hierba de la tierra. Perdure su nombre por siempre; magnifíquese su nombre mientras el sol [brille]. Y todas las naciones se bendecirán por él, lo alabarán. Bendito es Adonái Dios, el Dios de Israel, quien hace maravillas solo. Bendito es su glorioso Nombre para siempre, y que toda la tierra sea llenada de Su gloria, Amén y Amén. Las plegarias de David, hijo de Ishái, han concluido.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 73
Este Salmo encara la pregunta de por qué sufren los justos y prosperan los malvados, y suplica por el término de nuestra larga diáspora. Léelo, y hallarás solaz para tu alma.

Un Salmo por [el Levita] Asaf: Dios es verdaderamente bueno con Israel, con los puros de corazón. En cuanto a mí, mis pies casi han descarriado; en un instante mis pasos habrían sido arrastrados. Pues envidié a los parrandistas cuando vi la tranquilidad de los malvados. Pues no hay malestar[previo] a su muerte, y su salud es buena. No tienen parte en la faena de los hombres, ni se afligen como otros mortales. Por eso visten arrogancia como una gargantilla; sus cuerpos se envuelven en violencia. Sus ojos afloran por la grasa; superaron las ilusiones de su corazón. Se burlan y hablan perversamente de opresión; de lo alto hablan ellos. Disponen sus bocas contra el Cielo, mientras sus lenguas caminan sobre la tierra. Por eso Su pueblo se vuelve aquí, y bebe de la rebosante [copa] de [envenenadas] aguas. Y dicen: ")Cómo es posible que Dios sepa? )Hay conocimiento en el Altísimo?" Mira, estos son los malvados, siempre tranquilos, han logrado mucha riqueza. Ciertamente, en vano yo he purificado mi corazón, y lavado mis manos en pulcritud; pues me afligí todo el día, y mi reprimenda vino cada mañana. Si hubiera dicho: "Lo contaré tal cual es", he aquí hubiera vuelto rebelde la generación de Tus hijos. Y cuando medité para comprenderlo, fue injusto a mis ojos hasta que llegué a los santuarios de Dios, y percibí su final. Sólo los colocas sobre lugares resbaladizos, los arrojas a la oscuridad. (Cómo se han vuelto desolados en un instante! Tocaron a su fin, fueron consumidos por terrores, como un sueño al despertar, mi Señor, desprecia su imagen en la ciudad. Cuando mi corazón fermentó [amargado], y mi mente se aguzó, fui necio y no comprendí, como un animal fui contigo. No obstante, siempre estuve contigo; Tú sostuviste mi diestra. Oriéntame con Tu consejo, y después, recíbeme con honor. )A quién tengo en el cielo [fuera de Ti]? Y cuando estoy contigo, nada deseo sobre la tierra. Mi carne y mi corazón anhelan; Dios es la roca de mi corazón y mi porción por siempre. Pues he aquí que todos los que están lejos de Ti perecen, Tú cercenas a todos los que descarrían de Ti. Pero en cuanto mí, la proximidad de Dios es mi bien; he puesto mi confianza en mi Señor Dios, que pueda narrar todas Tus obras.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 74
El Salmista gime por las sinagogas y casas de estudio incendiadas. Los filisteos, destruyeron Shiló; Nabucodonosor, el Primer Templo. ¡Tanto tiempo en exilio sin señales de redención! Léelo, y hallarás lamento y consuelo.

Un maskíl por [el Levita] Asaf: )Por qué, Dios, nos has abandonado para siempre? )Hecha humo Tu cólera contra las ovejas de Tu pastura? (Recuerda a Tu congregación que adquiriste antaño, la tribu de Tu herencia a la que redimiste [y trajiste a] Monte Tzión, donde hiciste descansar Tu Presencia! Alza Tus pisadas para inflingir ruina eterna, por causa de toda la maldad cometida por el enemigo en el Santuario. Tus enemigos rugieron en medio de Tu lugar de encuentro; consideraron sus augurios como señales [genuinas]. Los ejes en la espesura de árboles fueron considerados como trayendo [una ofrenda] al Supremo. Y ahora, sus adornos en conjunto están destrozados por martillos y hachuelas. Echaron fuego a Tu Santuario; al suelo profanaron la Morada de Tu Nombre. Sus gobernantes se dijeron juntos en sus corazones; quemaron todos los lugares de encuentro de Dios en el país. Nosotros no hemos visto nuestras señales [de Redención]; ya no hay profeta, ni entre nosotros quien sabe hasta cuándo. )Hasta cuándo, Dios, se burlará el opresor, blasfemará el enemigo Tu Nombre siempre? )Por qué retiras Tu mano, incluso Tu diestra? (Sácala de dentro de Tu seno! Pues Dios es mi Rey desde antaño, obrando salvaciones en medio de la tierra. En Tu poderío, Tú dividiste el mar; destrozaste las cabezas de los monstruos marinos sobre las aguas. Aplastaste las cabezas del Leviatán, dejándolo como alimento para la nación [vagando] por el desierto. Tú partiste [la roca, extrayendo] fuente y arroyo; secaste ríos potentes. Tuyo es el día, también la noche es Tuya; Tú dispusiste la luminaria [lunar] y el sol. Fijaste los confines de la tierra; verano e invierno, Tú los creaste. Recuerda esto: cómo el enemigo injurió a Adonái, y la nación vil blasfemó Tu Nombre. No des el alma de Tu paloma [Israel] a la bestia salvaje; nunca olvides la vida de Tus pobres. Mira al pacto, pues los sitios oscuros de la tierra están llenos de guaridas de violencia. No Te vuelvas del sufriente en vergüenza; [entonces] el pobre y el necesitado alabarán Tu Nombre. Alzate, Dios, defiende Tu causa; recuerda Tu bochorno, de los perversos, todo el día. No olvides la voz de Tus adversarios; el tumulto de Tus opositores siempre crece.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 75
¡Grande es Israel! En las Festividades, no se da a la frivolidad sino al canto y la alabanza, estudiando sus leyes. Al proclamar "Haremos y escucharemos", afirmaron el mundo. El Salmo también reprocha a quienes disfrutan de los placeres mundanos, considerando su prosperidad fruto de su esfuerzo.

Para el Director del Coro, una súplica para no ser destruido. Un Salmo por [el Levita] Asaf, una canción: Dimos gracias a Ti, Dios, dimos gracias; y Tu Nombre estuvo cerca [cuando] ellos contaron Tus portentos. Cuando yo escojo el tiempo asignado, juzgaré con equidad. Cuando la tierra y todos sus habitantes se derretían, yo establecí sus pilares para siempre. Dije al perverso: "No perviertas [a Israel]", y al malvado: "No levantes tu orgullo". No levanten su orgullo hacia el cielo, ni hablen con cuello arrogante. Pues ni del este o el oeste, ni desde el desierto, viene la grandeza. Pues Dios es Juez; El humilla a uno, y eleva al otro. Pues hay una copa [de castigo] en la mano de Adonái, con vino fuerte colmado de mezcla; El vierte de esto, y todos los malvados de la tierra beberán, sorbiendo hasta sus sedimentos. Pero en cuanto a mí, lo contaré por siempre; cantaré al Dios de Iaacov. Cercenaré toda gloria de los malvados, mas la gloria del justo se elevará.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Capítulo 76
Este Salmo contiene la profecía de cuando el gran ejército de Sanjerív sufrió modorra imposibilitando a sus soldados alzar sus armas; así, todos cayeron.

Para el Director del Coro, con música instrumental, un salmo por [el Levita] Asaf, una canción: Dios es conocido en Iehudá, Su Nombre es grande en Israel. Su Tabernáculo estuvo en Shalém, y Su lugar de morada en Tzión. Allí quebró las flechas voladoras del arco, el escudo, la espada y la batalla, por siempre. Tú eres iluminación, más poderoso que las montañas de presa. Los de corazón recio perdieron el sentido, durmieron su sueño, y todos los guerreros fueron incapaces de hallar sus manos. De Tu grito, Dios de Iaacov, se durmieron jinete y corcel. Tú, Tú eres temible, )quién puede enfrentarte, una vez que Te enojas? Desde el cielo dejaste oír el veredicto; la tierra temió y estuvo quieta, cuando Dios Se alzó para juicio, para salvar a todos los humildes de la tierra para siempre. El enfado del hombre nos hará agradecerte; Tú contendrás el residuo de la cólera. Haced votos a Adonái su Dios y saldadlos; todos los que Lo rodean traerán tributo al Imponente. El segará el espíritu de los nobles; es imponente a los reyes de la tierra.

Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.

Tres capítulos adicionales
The Baal Shem Tov instituted a custom of reciting three additional chapters of Psalms each day, from the 1st of Elul until Yom Kippur (on Yom Kippur the remaining 36 chapters are recited, thereby completing the entire book of Psalms).
Los salmos de hoy son 40, 41 y 42.
Capítulo 40
Habla de las maravillas de Dios para el pueblo judío, y pregunta: “¿Quién puede expresar su poderío? ¡Hablaría de ellas, pero son muy abundantes!” Creó el mundo y partió el mar, pero no desea sacrificios sino que oigamos Su voz.

Para el Director del Coro, por David, un Salmo: Estaba confiado y confié, de modo que El Se inclinó hacia mi y oyó mí clamor. El me alzó de a poco de las aguas turbulentas, del fango inmundo; colocó mis pies sobre una roca; afirmó mis pasos. Puso en mi boca una nueva canción, un himno para nuestro Dios. Multitudes verán y temerán, y confiarán en Adonai. Dichoso el hombre que hace de Adonái su confianza, y no se volvió al arrogante y a aquellos que se desvían en pos de falsedades. Mucho has hecho, Adonái, mi Dios. Tus maravillas y Tus pensamientos son para nosotros, nadie se puede comparar a Ti. ¿Puedo contar o hablar de ellas? Son demasiado poderosas para relatar. No deseaste ofrenda ni sacrificio, mas oídos receptivos abriste para mí. No solicitaste holocaustos ni ofrendas por pecado. Entonces dije: “¡He aquí que llegué!” En el Rollo del Libro está escrito de mí. Cumplir Tu voluntad, mi Dios, deseé, y Tu Torá está dentro de mis entrañas. Anuncié Tu rectitud en una vasta asamblea. Es que mis labios no contengo; Adonái, Tú sabes. Tu rectitud no oculté dentro de mi corazón. De Tu fidelidad y de Tu salvación hablé. No negué Tu benevolencia y Tu verdad de la vasta asamblea. Adonái, no retengas de mí Tus piedades; que Tu bondad y Tu verdad me cuiden continuamente. Pues maldades sin número me cercaron, mis pecados me alcanzaron y no pude ver; fueron más que los cabellos de mi cabeza y mi corazón se debilitó. Plázcate, Adonái, socorrerme; Adonái, apresúrate en mi asistencia. Que ellos sean puestos a vergüenza y en desgracia, aquellos que buscan mi vida, para ponerle fin. Que ellos retrocedan y sean humillados, aquellos que me desean mal. Que sean sorprendidos por su merecida vergüenza, aquellos que me dicen: “¡Ajá! ¡Ajá!” Que ellos se regocijen y alegren en Ti, todos los que Te buscan. Que siempre digan: “¡Sea Adonái engrandecido!”, aquellos que aman Tu salvación. En cuanto a mí, soy pobre y necesitado. Mi Señor, piensa en mí. Tú eres mi asistencia y Aquel que hace mi fuga. Mi Dios, no Te demores.

Capítulo 41
Un Salmo que enseña muchos buenos rasgos de carácter, e inspira a ser conciente al hacer caridad, sabiendo a quién dar primero. Dichoso quien tiene en cuenta al enfermo, cubriendo sus necesidades.

Para el Director del Coro, un Salmo de David. Dichoso aquel que cuida sabiamente del menesteroso. [Por lo tanto,] en el día de calamidad, Adonái lo salvará. Adonái lo preservará y mantendrá vivo; dichoso será en la tierra, El no lo entregará a merced de sus adversarios. Adonái lo fortalecerá en el lecho de enfermedad; todas sus dolencias se conmutarán [para bien] durante su enfermedad. En cuanto a mí, dije: "¡Adonái, apiádate de mí! ¡Cura mi alma, pese a que pequé contra Ti!" Mis adversarios hablan mal de mí; [dicen:] "¿Cuándo morirá, y su nombre perecerá?" Si [uno de ellos] viene a verme, habla [conmigo] hipocresía. En su corazón reúne información maliciosa; al salir, ¡entonces habla [de mí]! Todos mis enemigos murmuran en conjunto acerca de mí, en mi contra maquinan hacerme daño. [Dicen:] "¡El resultado de su malicia se derrama en su interior! Una vez que cayó enfermo, ¡que no se levante más!" Incluso mi aliado en quien confié, que come mi pan, hizo abundar en mi contra a los acechadores. Mas Tú, Adonái, ¡apiádate de mí y álzame [de mi enfermedad]! Entonces les retribuiré [su merecido a mis enemigos]. Con esto sabré que Te satisfaces conmigo, que [no permitirás que] mi adversario cante victoria sobre mí. Yo, por mi candor, Tú me sostuviste y me alzaste [saludablemente] erguido ante Ti para siempre. Bendito sea Adonái, el Dios de Israel, desde [la creación de] el mundo hasta [las generaciones de] el Mundo [Venidero]. ¡Amén y Amén!

Capítulo 42
Un Salmo estimulando el corazón insensible a la pérdida, ser expulsados de la mesa del Padre. Si fueran sabios, comprenderían cuán bueno es ver a Dios en los tres Festivales de Peregrinación con alegría y reverencia, libres de adversidad y daño. Ponga Dios misericordia ante nosotros, para siempre.

Para el Director del Coro, un Maskíl, por los hijos de Kóraj: Como un venado suplica por las fuentes de agua, así suplica mi alma por Ti, Dios. Mi alma está sedienta de Dios, Dios vivo. ¿Cuándo vendré y me presentaré ante Dios? Mis lágrimas fueron mi sustento, día y noche, pues ellos se burlaron de mí todo el día: "¿Dónde está tu Dios?" Esto recuerdo y derramo mi alma dentro de mí, cuando pasé con la multitud, marchando cautelosamente con ella hasta la Casa de Dios, con cántico alegre y gratitud, una multitud celebrante. ¿Por qué estás deprimida, alma mía, y por qué ansías por mí? ¡Espera a Dios! Pues aún Le agradeceré por las salvaciones de Su Presencia. Dios mío, dentro mí mi alma está deprimida, porque Te recuerdo — desde la tierra del Jordán, y los picos del Jermón, del Monte Mitzor. Aguas profundas a aguas profundas claman al bramido de Tus torrentes; todas Tus olas y ondas pasaron sobre mí. De día Adonái ordena Su bondad, y en la noche Su canción está conmigo, una plegaria al Dios de mi vida. Diré a Dios: "Mi Roca, ¿por qué me olvidaste? ¿Por qué debo caminar en tristeza por causa de la opresión de mis adversarios?" Como una espada en mis huesos son los insultos de mis atormentadores cuando ellos me injurian todo el día: "¿Dónde está tu Dios?" ¿Por qué estás deprimida, alma mía, y por qué ansías por mí? ¡Espera a Dios! Pues aún Le agradeceré — mi salvación, la luz de mi semblante y mi Dios.


Extraído del libro Tehilím con Fonética y Español, de la Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana

© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.
© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.

Esta pagina en otros idiomas