Estimados Lectores:

Como todos los años, antes de Rosh Hashana, leemos la Parashá de Nitzavim, el primer versículo dice:

Hoy están todos ustedes de pie, firmes ante Dios su Señor: sus líderes, sus jefes tribales, sus ancianos, los que hacen cumplir las leyes, todo hombre israelita, sus hijos, sus mujeres y los prosélitos de tu campamento; incluso tus leñadores y los que sacan tu agua.

Dos detalles relevantes que podemos rescatar:

Todos debían estar presentes, desde los líderes hasta los más simples. Para recibir un año nuevo con toda la bendición y la energía renovada del próximo año, es crucial que tengamos un sentimiento de unión colectivo. Si tomo el majzor en Rosh Hashaná y pido un año bueno solo para mí y mi familia solamente, olvidándome antes del resto de mis hermanos, de los más necesitados, de los que ni siquiera saben que hay que estar en el templo escuchando el Shofar, entonces estoy perdiendo la esencia de este día, todos en forma igualitaria somos responsables por el bienestar de quien está al lado mío.

De pie, firmes, la actitud debe ser de optimismo y con la frente en alto. Si bien nos enfrentamos a el juicio divino y a un escrutinio de lo que hicimos el año pasado. El año entrante depende en absoluto de nuestra actitud y decisión de cambiar. Incluso la tradición define que nuestra actitud el día de Rosh Hashaná es la que define como será nuestro año, si somos optimistas tendremos un año positivo.

S bien ya empezamos a saludarnos con Shana Tova Umetuka, si Di-s quiere la semana entrante enviare mi saludos y deseos para el próximo año.

Pdta: No olviden que este sábado por la noche hay que participar de Selijoy a la madrugada, consulta en tu comunidad o Beit Jabad más cercano.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy