Estimados Lectores:

Este domingo por la noche comienza Janucá, la fiesta de las luminarias. En esta fiesta recordamos el triunfo del pueblo judío por sobre el paganismo griego.

Hubo un triunfo en el campo de batalla, y los judíos que se encontraban subyugados bajo el helenismo, pudieron recuperar sus ciudades y sus templos, incluyendo al Templo de Jerusalem.

Pero el principal triunfo de los Macabeos, no estuvo en el campo de batalla, estuvo en el campo espiritual.

Los griegos eran principalmente lógicos, y guiaban sus vidas acorde a las reglas de la naturaleza, lo que más les molestaba de los judíos era su apego "irracional" a Di-s y a sus Mitzvot. Ellos incluso aceptaban ciertas tradiciones judías, pero solo aquellas racionales, solo aquellas entendibles. No podían tolerar que el judío cumpliera preceptos por la mera razón que Di-s así lo ordenó.

Por eso también el triunfo fue en forma irracional y milagrosa, "los pocos vencieron a los muchos, los débiles a los fuertes".

El mensaje que nos deja es que cuando uno se entrega de lleno a Di-s sin hacer calculos, Di-s también nos retribuye en forma milagrosa y sobrenatural.

¡Shabat Shalom y Feliz Janucá!

Rabino Eli Levy

Pdta: No olviden encender las velas de Janucá en familia, y también acercarse al evento de Jabad en su ciudad.