Estimados lectores:

La carne es deliciosa y la leche es saludable. Pero juntas son saludables para el alma.

Entonces, ¿qué hacemos si un pedazo de carne cae sobre una pizza de muzzarela recién sacada del horno? ¿O si un poco de leche cae sobre la olla de sopa de pollo?

Lo primero que hay que hacer es ponerse en contacto con el rabino para explicarle los detalles y el podrá ayudarlo a definir si el alimento es apto o si quedo prohibido para el consumo kosher.

Un concepto halajico a tomar en cuenta es que si la cantidad es "insignificante" no transmitirá el gusto al resto de la comida. Por lo que sí hay en la olla sesenta veces la cantidad (por ejemplo, 60 medidas de sopa contra una de leche), podemos anular la cantidad menor.

¿Por qué de repente recordé estas leyes? En estos días estamos entrando al mes de Adar, y este año tenemos dos meses de Adar, que en conjunto suman sesenta días. El Rebe solía decir en los años bisiestos que normalmente contienen sesenta días del mes de Adar, que los 60 días de alegría de Adar tienen la fuerza de eliminar cualquier cosa potencialmente mala o triste. Lo negativo se anula frente a tanta alegría.

Que podamos vivirlo al máximo de nuestro potencial llenos de alegría y gozo.