Estimados Lectores:

Esta semana leemos en la Parashá sobre las bendiciones y las maldiciones.

¿Qué es una bendición?

A simple vista una bendición es tener excelente salud, tener abundancia económica, una linda familia y tiempo para disfrutar de todo esto.

Ahora, ¿Cómo interpretamos una maldición?

Podríamos decir que lo opuesto a una bendición, estar enfermo, pasar crisis económica y no me gusta explayarme más sobre maldiciones, pero cada uno sabe en su mundo y su necesidad.

De todos modos, muchas veces las cosas más grandiosas surgen en la adversidad, quien paso hambre entiende mejor al hambriento, quien convivio con un enfermo percibe con más sensibilidad el dolor ajeno.

Todo lo que viene de Hashem es bendición, lo que la vida nos da, nos lo da para que seamos más sensibles, no para que nos endurezcamos, pero a veces los desafíos nos doblegan, nos hacen más frios y duros.

Por eso nosotros somos los que decidimos si queremos tener muchas bendiciones o Di-s no lo permita, todo lo contrario.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy