Estimados Lectores:

En esta semana hablamos de dos mitzvot que hoy en día no se llevan a la práctica, pero que tienen una relevancia muy actual.

Una de ellas es la mitzva del Nazir, el nazir es una persona que hace votos de no tomar vino para alejarse de las tentaciones. Por otro lado también hablamos de la Sotá, que es una mujer que se aleja del camino de la rectitud, y se oculta con otro hombre que no es su marido.

Un versículo en particular dice: (Números 5:12) “Cuando se desviara su mujer”, la palabra “desvió” o stia en hebreo, se puede leer también como shtia que significa tontería y también beber o bebida. El jasidut interpreta que todos los pecados y errores que cometemos son desviaciones y tonterías momentáneas que en esencia nadie quiere alejarse de su conexión con Di-s pero que en un momento de tontería tomamos decisiones de las que después nos arrepentiremos por toda la vida.

No es casual que se emparente la palabra bebida, y que la porción del nazir este justo después de esta sección, como dice el mismo Talmud (Sotá 2ª) que la Torá los une para enseñarnos que la bebida puede llevarnos a cometer errores de los cuales no podemos volver.

En nuestra generación el consumo de alcohol, drogas legales e ilegales, se ha popularizado como nunca antes. Es común que los jóvenes acuden a estos escapes, no como un momento de celebración y brindis, sino como una forma de perder totalmente el conocimiento. Es cada vez más común escuchar muertes durante el abuso de sustancia, y ni que hablar de quienes conducen en estado de ebriedad.

Más que nunca debemos estar atentos y alertas de los hábitos de nuestros hijos y de nosotros mismos. Hashem nos dio el vino para celebrar pero no para abusar de él, sino podemos manejarlo debemos hacer como el nazir y abstenernos totalmente. Eduquemos con el ejemplo y empecemos con el cambio en casa.

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy