Estimados lectores:

Esta semana leemos en al Torá sobre la mitzvá de la vaca roja. El primer versículo nos dice Zot Jukat Hatorá (“Esta es la ley de la Torá”). La Mitzvá de la vaca roja es la mitzva más incomprensible de los 613 preceptos.

El Midrash (Kohelet Rabá 7:23) relata que el Rey Shlomó realizó un esfuerzo especial para intentar entender las razones de la pará adumá (vaca roja), pero finalmente concluyó que el tema seguía estando muy lejos de su entendimiento. La pará adumá quedó como el ejemplo clásico de un jok, una Ley Divina cuyo entendimiento nos elude por completo.

¿Por qué entonces decimos que “Es la ley de la Torá”? ¿Acaso toda la Torá es incomprensible?

El mensaje es muy fuerte, ya que en la Torá tenemos muchas mitzvot que podemos explicar y entender, pero la esencia de la Torá y de nuestras mitzvot es elevarnos por encima de lo racional.

El ser humano naturalmente busca darle explicación a todo, encontrarles sentido racional a todos los eventos y acontecimientos de nuestras vidas. Pero la Torá nos enseña que a veces debemos dejar lo racional de costado y entender que muchas cosas son realmente inexplicables y magnificas.

Hace apenas unas horas vengo del hospital de visitar a mi prima que dio a luz un hermoso hijo varón. El momento de un nacimiento se puede explicar científicamente, es al fin y al cabo un hecho natural, pero no deja de ser uno de los momentos más milagrosos de la vida.

Que aburrida sería la vida si todo fuera perfectamente racional y explicable. Estoy seguro que cada uno de ustedes tiene miles de momentos de sus vidas que no los pueden explicar. Hashem quiere que reconozcamos lo infinito a través de sus mitzvot y nos conectemos a El incluso por encima de nuestro intelecto.

¡Shabat Shalom desde México!

Rabino Eli Levy