Estimados Lectores:

La historia de Kamza y Bar Kamza es relatada en el Talmud como el motivo de la destrucción de Jerusalem y el sagrado templo, que es el símbolo del comienzo de más de 2000 años de exilio del pueblo judío.

El Talmud cuenta que un señor decidió hacer una fiesta para la elite de Jerusalem invitando a toda la cúpula social y religiosa de la ciudad y a sus amigos. Dentro de ellos estaba su amigo Kamtza, pero por error el mensajero invitó a su enemigo Bar Kamtza. Bar Kamtza pensó que por fin harían las paces pero al acudir a la fiesta fue expulsado y avergonzado delante de todos. Lleno de rencor acusó a los judíos de rebeldía frente al emperador romano y el deicidio destruir a los rebeldes como venganza.

“Por el odio gratuito se destruyó el templo y se reconstruirá con el amor gratuito”. En la época del templo habían distintas facciones políticas y religiosas que pugnaban por controlar al pueblo e imponerse frente a los demás, no eran facciones que solo debatían sanamente sino que luchaban y se perseguían mutuamente, esto permitió que los romanas finalmente dominaran y destruyeran a los judíos en su tierra y expulsaran a los sobrevivientes.

En estos días de reflexión y duelo debemos pensar en los motivos por los que fuimos expulsados, y analizar desde esa perspectiva la situación actual. Gracias a Di-s, en Israel hay democracia en la que conviven distintas corrientes políticas y en nuestro pueblo hay muchas vertientes religiosas diferentes, pero de todos modos sigue faltando mucho camino en el amor al prójimo, y en la comprensión y aceptación de distintas opiniones. Debemos entender que estas grietas fueron la que nos destruyeron. No todos debemos pensar igual, pero si debemos respetar por igual todas las opiniones incluso cuando no estamos de acuerdo con ellas en absoluto. Eso, y solo eso traerá la futura redención y reconstrucción del Beit Hamikdash.

¡Shabat Shalom y Tzom Kal (ayuno fácil)!

Rabino Eli Levy