Una teoría popular dice que en hebreo se escribe de derecha a izquierda porque, en los tiempos antiguos, cuando se esculpían palabras en placas de piedra, el grabador sostenía el martillo con su mano fuerte (en general, la derecha) y el cincel con la izquierda, por lo que lo más fácil era escribir de derecha a izquierda.

A medida que se desarrollaron las herramientas para escribir y se comenzó a usar la tinta sobre el pergamino o el estilete en la arcilla, los escribas empezaron a escribir de izquierda a derecha para no borronear las letras. Sin embargo, para cuando esto sucedió, el hebreo y otras lenguas semíticas ya estaban, por así decirlo, “grabadas en la piedra”, por lo que continuaron escribiéndose de derecha a izquierda.

Sin meternos en el nivel de precisión de esta respuesta, sabemos que hace mucho tiempo, cuando no éramos más que un pueblo joven, Moshé escribió la Torá con tinta sobre pergamino,1 y el pergamino de la Torá está escrito de derecha a izquierda. Así que parecería que hay más razones que las técnicas para explicar por qué el hebreo se escribe de derecha a izquierda.

El lado derecho

El tercer rebe de Lubavitch, el rabí Menajem Mendel (el Tzemaj Tzedek), explica que escribir de derecha a izquierda forma parte de la regla general del judaísmo de que damos prioridad al lado derecho, por ejemplo: nos ponemos primero el zapato derecho,2 y nos lavamos primero la mano derecha.3 Una vez que hemos escrito la primera letra en el extremo derecho del pergamino o de la hoja, escribimos en el siguiente lugar disponible de la derecha, que está justo a la izquierda de la letra que acabamos de escribir. Y así es como escribimos de derecha a izquierda.4

El Tzemaj Tzedek agrega que aunque hay otra regla talmúdica: “Todos los pasos que tomes deberían ser a la derecha”5 —lo que parece implicar que deberíamos escribir de izquierda a derecha (para movernos hacia la derecha)—, esto sólo se aplica al movimiento físico del cuerpo.6

¿Por qué se le da prioridad al lado derecho en el judaísmo? En las enseñanzas cabalísticas, la derecha representa el atributo de la jesed (la amabilidad) y la derecha, la guevurá (la severidad). Así como hay una regla general de que la derecha tiene prioridad en la vida de los judíos, cada vez que enfrentamos una situación en la que hay que decidir entre la amabilidad y la severidad, la amabilidad viene primero.

Lee más sobre la prioridad del lado derecho en el judaísmo en El camino derecho (y el izquierdo)[1] .