Estimados lectores:

Esta semana leemos sobre las miztvot de Shmita (año sabático) y Iobel (jubileo). Una vez cada 7 años se debía dejar el campo sin trabajar y aprovechar ese año para dedicarlo a la espiritualidad.

Me puse a pensar, imaginen si hoy deben dejar de trabajar… ¡Por un año entero! Yo ni ninguno de mis conocidos estaría en condiciones de hacerlo. Y no hablamos de gente que ya había amasado riquezas, sino de labradores que viven al día, de campesinos que dependen de su cosecha para sobrevivir.

Esta miztva requería de una profunda fe en Di-s. Por eso Hashem promete que quien cumplía esta mitzva, en el sexto año tendría tan buenas cosechas que no solo dejarían abundancia para el año sabático sino que también esos frutos eran tan bendecidos que nadie se quejaba ni de un dolor de estomago

Y sobre esto tenemos mucho que aprender, Hashem nos dice: "Frena un poco, mira a tu alrededor, para que trabajas tanto si ni siquiera tienes tiempo de disfrutar de toda la abundancia que tienes delante de ti".

Esta mitzva nos enseña a frenar y tomar impulso, si bien hoy en día la mayoría de nosotros no la cumplimos, porque no vivimos en la tierra de Israel ni trabajamos el campo, de todos modos tenemos Shabat que también nos enseña lo mismo:

"Frena, respira hondo, mira a tu alrededor y disfruta del regalo de estar vivo"

¡Shabat Shalom!

Rabino Eli Levy