Enter your email address to get our weekly email with fresh, exciting and thoughtful content that will enrich your inbox and your life.

De mi ansiedad a tu felicidad

La serpiente en el camino
Toda ansiedad surge de un temor o de un miedo. Cuando alguien percibe una amenaza y siente que su bienestar está en riesgo, puede caer de manera involuntaria en un estado de ansiedad. El miedo y el temor son manifestaciones activas del ego.
Nos veremos como si fuéramos el centro del universo; ¡pero no de forma arrogante!
El Rebe escuchó con atención sus pedidos y cuando terminó le dijo con un tono enérgico: “Veo que estás muy preocupado por lo que necesitas de Di-s, pero ¿has pensado qué necesita Di-s de ti?”.
El Talmud expresa que “Del árbol mismo proviene el mango del hacha que tala el árbol”. Es algo similar a lo que ocurre con el antídoto que proviene del veneno.
La verdadera alegría
La alegría se desvanece cuando las cosas no resultan como deseamos. En ese momento, sentimos que se nos quiebra el corazón en mil pedazos, el universo entero se desploma frente a nuestros ojos, sobreviene un instante de inmensa frustración, creemos que se trata del final y que para volver a levantarnos necesitaremos recorrer un camino largo y tortuoso.
El miedo a la muerte
Siempre llegamos a la conclusión de que el miedo más poderoso, la base de todos nuestros pesares, es el miedo a la muerte.
Una de las situaciones que más nos enfrenta con este miedo es la de los viajes en avión. Muchas son las consultas que recibo sobre este tema y que, con diferentes matices, expresan las mismas preocupaciones; en ellas, se desliza el inmenso temor a viajar en avión porque es una situación que nos hace sentir vulnerables y estimula el temor a la muerte.