Nota: Debido a la confusión actual y el malentendido, debemos hacer hincapié en que la matzá de arroz o papa no es aceptable para el séder. La matzá para el séder debe contener uno de los granos mencionados a continuación. Al igual que con todos los problemas médicos, consulte a su médico antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar potencialmente su salud.

En la víspera de Pésaj se nos manda a comer matzá, un pan fino parecido a una galleta, en recuerdo de la matzá que nuestros antepasados comieron cuando salieron de Egipto.1 Mientras que esta matzá se puede hacer de harina de cualquiera de los cinco granos2 (trigo, cebada, espelta, centeno y avena), el famoso codificador de la ley judía, Rabí Moshé Isserles, escribe que la costumbre es utilizar específicamente la harina de trigo para la matzá.3

(Nota: Hornear matzá kósher para Pésaj en casa sería extremadamente complicado, caro y lento. Antes de proceder, uno debe consultar a una autoridad rabínica conocedora de estas leyes. Por esta razón, hay pocas familias que se atreverían a hornear matzot en casa.)

Según la mayoría de las opiniones, la razón detrás de la costumbre es que el trigo se considera el más especial de los cinco granos, ya que la mayoría de la gente lo prefiere. Sin embargo, si el trigo no se puede utilizar, entonces uno debe hacer matzá de uno de los otros cuatro tipos de grano.4

Otros, sin embargo, sostienen que la razón de la preferencia de la matzá de trigo tiene que ver con el hecho de que otros granos tienen un proceso de fermentación diferente y se convierten en jametz, pan leudado, más rápido; sin embargo, estarían de acuerdo en que en una situación en la que la harina de trigo no se puede comer, uno de los otros cuatro granos se puede utilizar.5

En vista de lo anterior, si uno tiene un problema específico con el consumo de trigo, se debe utilizar preferentemente la matzá de espelta, ya que la espelta se considera una especie de trigo.6 Sin embargo, si alguien tiene un problema con el gluten en general, las cosas se complican un poco más.

(Nota: Es mejor utilizar la matzá shmurá, que contiene harina supervisada desde el momento en que se cosecha el trigo para que no haya agua en contacto con ella. Si es difícil obtener matzá shmurá para todo Pésaj, usted debería hacer todo lo posible para tenerla, al menos, las dos primeras noches de Pésaj).

Matzá de avena

De los cinco granos adecuados para hacer matzá, la avena7 tiene el contenido de gluten más bajo. Debido a esto, en los últimos años algunos han comenzado a hacer matzá con harina de avena. Para hacer estas matzot, cultivaron variedades especiales de avena que eran conocidas por ser particularmente bajas en gluten. En un momento se encontró una pequeña zona en Escocia donde la avena no tenía gluten, y se cultivaron para hacer “matzá sin gluten”.

El problema es que, a diferencia de los otros cuatro granos, para almacenarla la avena tiene que ser tratada con calor. Cuando uno de los cinco granos es tratado con calor, pierde la posibilidad de leudar,8 lo cual es problemático en términos de cumplir con el requisito de comer matzá hecha con una harina que tenga la posibilidad de leudar (ver la explicación en la nota al pie de página).9

Sin embargo, las autoridades rabínicas contemporáneas dictaminan que en una situación donde el uso de uno de los otros granos plantea un grave riesgo para la salud, se puede usar matzá de avena que fue tratada con calor antes de su almacenamiento.10 Por lo tanto, es importante determinar si el problema de alguien es simplemente intolerancia al gluten, enfermedad celíaca, o una verdadera alergia, ya que estas condiciones varían significativamente.

Ahora hay en el mercado matzá shmurá de avena sin gluten. En lugar de almacenar y tratar la avena con calor, hornean la matzá inmediatamente después de cosechar la avena. Parecería entonces que estas matzot están libres de la preocupación antes mencionada de que la mezcla no sería susceptible de leudar. Sin embargo, sigue siendo preferible utilizar harina de trigo cuando sea posible.11