Al comienzo había Uno. No había paz, porque no existía nada con quién hacer paz. Había sólo Uno.

Luego, fueron dos: pluralidad. A partir de ese punto, una infinita cacofonía de conflictos se extendió en todas direcciones y para siempre.

En el tercer día, D-os creó paz.

Paz no es homogeneidad. Paz no significa que todo el mundo piense del mismo modo. Paz es cuando existe una pluralidad que encuentra una Unidad superior.