El éxito, de acuerdo al plan supremo, tiene lugar cuando un alma, que se había alejado, retorna. Es la prueba más absoluta de su resistencia y su profundidad:

No importa cuán lejos viaje, jamás podrá desvincularse.