La verdadera felicidad es la forma más elevada de autosacrificio. Allí, en ese estado, no hay sentido del yo, ni siquiera la conciencia de estar feliz. Felicidad real es algo más allá del "saber". Más allá del yo.

Especialmente cuando causas alegría a otros.