Somos todos prisioneros. Pero estamos sentados sobre las llaves.

La finitud es nuestra celda. El universo, la prisión. Nuestro carcelero es el acto de existir.

Las llaves para la liberación están guardadas en los puños rígidamente cerrados de nuestro propio ego.