Si reprendes a tu hermano y no te escucha, entonces eres tú el culpable. Palabras del corazón entran al corazón.